El error del teléfono en 'El juego del calamar' también le pasó a Disney y a Raffaella Carrá

·5 min de lectura

Desde su estreno el 17 de septiembre, El juego del calamar se ha coronado como la serie más vista y comentada del momento. La ficción coreana de Netflix, que tiene reminiscencias deLos juegos del hambre, Battle Royal o Alice in Borderland narra cómo un hombre arruinado por su ludopatía accede a entrar en un peligroso juego a cambio de un cuantioso premio en metálico.

En el primer episodio vemos cómo Ki-hoon (Lee Jung-jaeno) recibe una tarjeta como invitación para que piense la inusual propuesta. Detrás hay un número de teléfono al que finalmente termina llamando solo para descubrir un juego de supervivencia, con pruebas de vida o muerte, pero un premio final que salvaría la vida de su madre y lo sacaría de deudas. Desde su lanzamiento son muchos los espectadores que debaten qué harían en su lugar, si llamarían al número de teléfono o no. Pues resulta que más de uno lo ha hecho en la vida real, llamando al numero que aparece en la serie, topándose con una persona real, anónima, del otro lado.

El juego del calamar (Youngkyu Park, cortesía de Netflix)
El juego del calamar (Youngkyu Park, cortesía de Netflix)

Según apuntan diferentes medios, el usuario al que pertenece ese número de teléfono ha alucinado con la cantidad de llamadas y mensajes que recibe las 24 horas del día, cada día de la semana, hasta el punto que le dificulta el desarrollo de su vida diaria. “Es el número que tengo desde hace más de diez años, pero estoy a punto de cambiarlo. Me llegan unas 4.000 llamadas al día”, explica el usuario, que ni siquiera había visto la serie. 

Al parecer, según cita el sitio de noticias Kstarlive, las leyes de Corea del Sur pueden multar la exposición de información personal al público sin ningún tipo de censura con sanciones de hasta KRW 50 millones (36.400 euros).

Desde hace años se sabe que hay que tener muchísimo cuidado con los números que salen en una película o serie, y más si la misma está llamada al éxito. Por ejemplo, desde los años 60 todos los números de teléfono que aparecen en las ficciones estadounidenses empiezan por 555-, sin importar que hablemos de La Jungla de Cristal II o Los Simpson. Por ejemplo, el personaje de Jeremy Irons en la primera película y el señor Burns de la serie comparten el mismo número, el 555-0001. Esto se debe a que 555 era un prefijo inexistente en EE.UU. que, al utilizarlo ante una cámara, no provocaba ningún problema con la vida real. En la actualidad solo se permite el uso en ficción de cualquier número entre 555-0100 y 555-0199.

Sin embargo, a veces el desconocimiento provoca deslices como el que ha mencionado en El juego del calamar. Por ejemplo, en la película de Disney ¡Vaya Santa Claus! se realizó un chiste sobre un número de teléfono que resultó ser real, y encima, pertenecía a una línea erótica. Para curarse en salud esa escena está actualmente cortada, así que te puedes ahorrar el buscar ese momento dentro del catálogo de Disney +.

También sucedió en uno de los mayores hits de Raffaella Carrá: ‘53 53 456’, que poco después volvió a presentarse con un título (y numeración) diferente: ‘03 03 456’. Y es que el número pertenecía a un residente de Argentina, que imaginamos que terminaría tan agobiado de llamadas como el buen hombre de El juego del calamar.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Es por eso que muchos responsables de la industria han tomado nota de errores y necesidades, y han convertido el desliz en una estrategia de marketing. Por ejemplo podemos recordar cómo en la segunda temporada de Stranger Things se mostraba un teléfono que pertenecía al laboratorio nacional de Hawkins, el pueblo donde se desarrolla la acción. Sin embargo, si alguien lo marcaba, escuchaba un buzón de voz con un mensaje automático del Dr. Sam Owens.

En la tercera temporada se hizo algo similar con otro número, el cual tenía un mensaje del personaje de Murray Bauman (Brett Gelman), que empezaba con una frase para su madre, otra para el personaje de Joyce, y que terminaba burlándose del interlocutor diciendo que no es tan listo por haber obtenido el número y que antes otros “cretinos” habían probado a llamar.

En la película It de 2017 se hizo algo similar. En el cartel de uno de los niños desaparecidos, Richie Tozier, se veía una fotografía muy nítida, algunos datos sobre él y un teléfono al cual cualquiera puede llamar para dar información. Al marcarlo, en este caso, los creativos del filme hicieron una broma bastante macabra, y en primer lugar se escuchaba una grabación de un supuesto departamento de policía aconsejando cómo actuar. Pero hacia la mitad, el policía sufría un percance y terminaba la conversación el temido payaso Pennywise.

Y Netflix mismo también volvió a recurrir a la misma táctica con La maldición de Bly Manor a través del anuncio de periódico que buscaba niñera al comienzo de la historia. Aquellos que llamaron al número británico se toparon con un mensaje grabado donde la más pequeña de la familia anunciaba que no estaban en casa, pero que si se trataba del puesto de niñera, el tío Henry (Henry Thomas) concedería entrevistas en cinco días. "Será espléndido" rezaba la niña, repitiendo la frase más famosa de la serie.

No cabe dudas que los responsables de El juego del calamar han cometido un error de los gordos. Es más, resulta insólito imaginar que crearan tanta simbología en torno a la serie, con esa tarjeta misteriosa y el número teléfono impreso apareciendo en primer plano en diferente secuencias de los primeros dos episodios, y nadie se detuviera a verificar la validez del número para la ficción. En comprobar que podían usarlo, que no estaban incordiando la vida de nadie. Es probable que no se vieran venir el éxito global, como aseguró el co-CEO de Netflix, Ted Sarandos, en una conferencia reciente, pero de ahí a no verificar un dato tan fácil de corroborar hay un trecho. Lecciones hay muchas en la historia de Hollywood como para haber tomado nota.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente