Una indemnización de 87.000 euros por confundir un cáncer con un lunar

El Mundo ha publicado el caso y la resolución de la Audiencia Provincial de Madrid -una indemnización de 87.000 euros- de una paciente que acudió en 2009 a su dermatólogo y, tras una biopsia, le aseguraron que lo que tenía era un lunar. Dos años después se descubrió que ya entonces era cáncer. Ahora, 10 años más tarde, sufre metástasis en un pulmón.

foot with problem areas on the skin.close up

La protagonista de este error clínico es S.M.M. quien, según el relato de los hechos recogido por el citado diario, acudió en abril de 2009 al Hospital de La Zarzuela, un centro privado de Sanitas. Allí el médico le extirpó un nódulo en el pie y lo mandó analizar ya que se estableció que debía ser considerada una biopsia para descartar que se tratase de un melanoma. Se envió al laboratorio y el patólogo determinó que era un lunar.

La abogada de la paciente, Carmen Fernández-Bravo, ha explicado a El Mundo que “el primer dermatólogo que la trató envió los restos extirpados a que se analizaran por sospecha de melanoma... Si llegan a darse cuenta, podrían haber ampliado el área de extirpación e incluso haberle dado radio, pero el análisis fue erróneo, no se le dio la posibilidad de curarse: le dijeron que era un lunar”.

En base a ese diagnóstico no se le prescribió tratamiento alguno y la mujer se fue a casa pensando que no tenía nada. Sin embargo, dos años después regresó al dermatólogo, le hicieron otra biopsia y esta vez sí detectaron cáncer de piel en los resultados.

Con ese veredicto decidió acudir a la sanidad pública y recurrió al hospital 12 de Octubre. Desde allí, el equipo facultativo que se hizo cargo de su caso solicitó al anterior la muestra analizada en 2009 que, al ser examinada otra vez se descubrió que lo del pie era un melanoma.

Cinco años después, S.M.M. tuvo que volver a someterse a un tratamiento contra el cáncer y un años más tarde le dieron la incapacidad al encontrarse la enfermedad en grado 4. Su abogada, que es letrada del Defensor del Paciente, denuncia que “no solo se erró en el análisis de 2009. Sino que no se tuvieron en cuenta los antecedentes de su familia. Habían tenido melanoma un hermano y cáncer de pulmón su padre”.

Ahora la Justicia le ha dado la razón a la paciente y ha condenado a la aseguradora del primer hospital, La Zarzuela, a pagar a la paciente 87.068 euros por el error que provocó que no se le pusiese tratamiento en un primer momento al quedar demostrado que en el análisis de la primera muestra debería haber sido detectado el melanoma.