Erin Moriarty (Starlight en 'The Boys') denuncia el sexismo de algunos fans de la serie

·2 min de lectura
Erin Moriarty credit:Bang Showbiz
Erin Moriarty credit:Bang Showbiz

'The Boys' se estrenó en 2019 como una de las apuestas más gamberras y violentas de Prime Video, pero no ha sido hasta esta última temporada -la tercera- cuando se ha convertido en un auténtico fenómeno de masas.

Para quienes no estén al tanto, la serie es una adaptación de unos cómics muy gráficos que muestran un mundo en el que los superhéroes existen, aunque no se parecen en nada a los que estamos acostumbrados a ver en las producciones de Marvel. En esta realidad paralela, se comportan más como celebridades caprichosas e inmaduras, que jamás rinden cuentas por sus errores porque cuentan con una corporación multimillonaria detrás suyo que se encarga de encubrir todos sus abusos.

La popularidad de 'The Boys' ha catapultado a sus protagonistas al estrellato y con la fama llega un problema muy común: que la línea entre la realidad y la ficción se difumina y a los fans les cuesta separar a la persona del personaje. Erin Moriarty, que da vida a la superheroína conocida como Starlight, o Annie para sus allegados, se está llevando la peor parte. Los temidos troles se han cebado especialmente con ella dirigiéndole todo tipo de críticas por su evolución en la historia o su aspecto físico, bien sea delante o detrás de las cámaras.

"Me siento paralizada, deshumanizada, silenciada", ha reconocido la intérprete en Instagram en respuesta a un artículo publicado en el portal Medium, que se hace eco precisamente de la forma en que la han traicionado los supuestos fans de la serie.

Lo más irónico es que el arco argumental de Starlight se centra en una mujer que creció como una estrella infantil cristiana y que comienza a luchar para que no sigan silenciándola ni sexualizándola tras entrar a formar parte de un exclusivo grupo de superhéroes conocido como Los 7. Es entonces cuando se da cuenta de que su gran suelo de la infancia se asemeja más a una pesadilla.

A menudo, son las mismas personas que animan a su personaje en su cruzada contra el sexismo las que publican comentarios acerca de su cuerpo y su peso en las redes sociales. Sin embargo, Erin no piensa permitir que este reducido grupo de haters empañe el cariño que ha recibido por la mayor parte del público.

"Todo el mundo está pasando por su(s) propia(s) batalla(s); no añadamos nada a eso. Yo nunca añadiría a la tuya intencionalmente (y ESPECIALMENTE en público). Esto solo ha fortalecido mi empatía y a cualquiera que se me acerque solo puede decirle: Te veo, no te odio, solo empatizo y perdono", ha asegurado.