Los episodios más impactantes de ‘Punky Brewster’, la serie de los 80 que traumatizó a una generación

·11 min de lectura

¡Punky Brewster vuelve! El simpático y estrafalario personaje infantil que nos robó el corazón en los 80 tendrá próximamente una nueva serie donde veremos a Punky como madre soltera de tres niños intentando lidiar con la vida adulta. Es la excusa perfecta para recordar una de las comedias familiares más queridas por los niños de aquella década, una serie colorida y optimista, pero que como veremos a continuación, también podía llegar a ser muy dramática, incluso terrorífica.

Mientras esperamos a reencontrarnos con Punky en el siglo XXI para ver qué ha sido de ella en todo este tiempo, hoy echamos la vista atrás para recordar los episodios más impactantes de este clásico de la televisión y los momentos que dejaron marcados a toda una generación. Aviso: este artículo puede reavivar traumas de la infancia.

Soleil Moon Frye como Punky Brewster (NBCUniversal Photo Bank)
Soleil Moon Frye como Punky Brewster (NBCUniversal Photo Bank)

“Maybe the world is blind / Or just a little unkind / Don't know”. La sintonía de Punky Brewster es inmediatamente reconocible y nos transporta al pasado. Esa melodía nos daba la bienvenida al divertido mundo de Punky, una niña abandonada que es adoptada por un viudo gruñón, Henry, llenando de color su vida gris. Gracias a esta comedia de situación orientada a toda la familia, Soleil Moon Frye se convirtió en uno de lo rostros televisivos más populares interpretando a Punky durante cuatro temporadas, entre 1984 y 1988 -en España se emitía diariamente en Antena 3-, cuando se podían contar los canales con los dedos de la mano y las cadenas dedicaban bloques enteros a la programación infantil. La serie hizo de Punky un icono y referente para la generación que hoy en día se encuentra plenamente sumergida en la nostalgia por aquella década.

Para quien no se acuerde, la historia comienza cuando Punky, una niña abandonada por su madre en un centro comercial de Chicago, encuentra un apartamento vacío y se cuela para guarecerse con su fiel perro Brandon. El administrador del edificio, Henry Warnimont, encuentra a la niña y ella le cuenta su triste historia. Henry decide adoptarla, para lo que tendrá que iniciar un complicado proceso legal que finalmente se inclina a su favor. Convertida en su hija adoptiva, Punky llevará la luz a la vida de Henry y hará nuevos amigos: su inseparable Cherie Johnson, el atolondrado Allen Anderson y la niña rica estirada Margaux Kramer. Con todos ellos vivirá la infancia que siempre debió vivir.

Punky Brewster -tanto el personaje como la serie- se caracterizaba por su vitalidad y desenfado, y sus situaciones divertidas y enredos familiares gustaban tanto a los más pequeños de la casa como a sus padres. Pero también tenía una vertiente bastante seria y dramática. En Estados Unidos fue una de las primeras series en horario de máxima audiencia dirigidas específicamente a los niños, una idea transgresora para la época de Reagan. Por eso solía tratar temas más maduros que otros productos infantiles y ofrecía lecciones vitales sobre los peligros del mundo.

La serie nos proporcionaba media hora de diversión frente al televisor y nos hacía soñar con tener una casa del árbol como la de Punky, pero a menudo se ponía seria para recordarnos que su historia en el fondo era bastante trágica. Ocasionalmente, las risas enlatadas daban paso al melodrama y el llanto. Pero no solo eso, sino que también realizó un par de incursiones en el thriller e incluso el terror, con episodios inesperadamente impactantes que, vistos hoy en día pueden parecer inofensivos, pero cuando éramos pequeños nos dejaron huella. Son esos capítulos, grabados a fuego en la memoria de muchos espectadores, los que recordamos hoy.

Ver esta publicación en Instagram

I ♥ YOU HENRY! ★★★

Una publicación compartida de @ punky_brewster_ el

1. Cuando empezó todo

Ya desde el principio, Punky Brewster quiso que nos tomáramos muy en serio la historia de su protagonista. Aunque se presentaba como una sitcom clásica, su primer capítulo ya nos dejaba una buena dosis de drama. Dividido en tres partes, Punky encuentra un hogar es la historia de orígenes de nuestra traviesa protagonista. Como adelantaba antes, Punky es una niña abandonada de 8 años que se refugia en un apartamento vacío de Chicago, donde es descubierta por el administrador del edificio, un hombre viudo de 60 años que vive solo y trabaja como fotógrafo en un centro comercial.

Pronto, Henry desarrolla un fuerte afecto por Punky y decide adoptarla con la ayuda de su vecina, la enfermera Betty Johnson. Mientras sigue el proceso legal y el papeleo correspondiente, Punky debe permanecer en el orfanato Fenster Hall. Henry inicia la lucha para convertirse en el padre de Punky y finalmente el tribunal se pone de su parte y aprueba la adopción. Aunque no faltan las risas, estos tres primeros episodios de Punky Brewster son un auténtico drama familiar y judicial, un arranque sin duda atípico para una serie infantil.

2. El drama en cinco partes en el que casi perdemos a Punky

Y por si se nos había olvidado que la vida de Punky era dura, la serie nos lo recordó en la segunda temporada. Después de acompañar a Punky y sus amigos en sus aventuras en Chicago, todo se volvió a complicar en Cambios, un arco narrativo en cinco partes (es decir, prácticamente una película) en el que el estudio de fotografía de Henry queda destrozado a causa de un incendio y como resultado del estrés por el incidente, él es hospitalizado con una úlcera sangrante. Los servicios sociales son alertados de la situación y consideran que Henry ya no es apto como tutor de Punky, a quien obligan a regresar al sombrío Fenster Hall.

Una vez allí, Punky revive el infierno de la primera temporada. La niña intenta escapar del orfanato con la ayuda de sus amigos, pero no lo consigue y finalmente la dan en adopción a una nueva familia, un matrimonio adinerado y distinguido que es completamente opuesto a ella. Afortunadamente, Henry se recupera, abre un nuevo estudio y recobra la custodia de Punky. Sabíamos que la cosa acabaría en final feliz, pero aun así, como espectadores en edad escolar quedamos rotos ante tal drama.

3. La tragedia real del Challenger

El 28 de enero de 1986, el transbordador espacial Challenger sufrió una explosión y se desintegró a los 73 segundos de su lanzamiento, causando la muerte a sus siete tripulantes. El desastre fue televisado en directo y conmocionó profundamente a la sociedad estadounidense. En marzo, Punky Brewster emitió un episodio escrito expresamente para hacer alusión al suceso.

En este capítulo, Punky se traumatiza al ver la explosión del Challenger en clase, lo que frustra sus sueños de convertirse en astronauta. Buzz Aldrin, uno de los dos primeros seres humanos en pisar la Luna, realiza una aparición estelar en el capítulo para ayudarla a ella, y a los espectadores más jóvenes, a gestionar sus sentimientos ante la tragedia y animarlos a seguir persiguiendo sus sueños. En su día, Aldrin declaró que el guion trataba el tema con tacto y que quería que los niños que vieran el capítulo supieran que “hay momentos de felicidad y momentos de tristeza en la vida de todo el mundo. Debemos prestarle atención a ambos y dar un paso hacia el futuro con optimismo” (Los Angeles Times).

4. Aparece un asesino en serie

En el capítulo de la segunda temporada Miedo urbano, Punky teme por la vida de Henry cuando se entera por las noticias de que un asesino en serie está sembrando el terror en su zona. El hombre ha acabado con la vida de siete personas y se cree que puede seguir matando. Punky se obsesiona con él hasta el punto de hacer dibujos perturbadores en clase e intentar por todos los medios que Henry no vaya a trabajar al estudio. Henry la tranquiliza y le dice que es normal tener miedo, pero que no debería dejar que la domine por completo. Asesinos en serie y lecciones sobre el temor a que asesinen a un ser querido, la típica trama de serie infantil, vamos.

5. Cherie a punto de morir en la nevera

Así llegamos a uno de los episodios más memorables de la televisión de los 80, también de la segunda temporada. Como ya hemos dicho, uno de los aspectos que diferenciaban a Punky Brewster de otras series infantiles y juveniles eran sus temas maduros, entre ellos la muerte. En este capítulo, Henry se compraba un nuevo frigorífico y dejaba el antiguo en el patio trasero del edificio. Jugando al escondite con sus amigos, Cherie se introduce en la nevera y se queda encerrada, llegando a estar a punto de morir asfixiada. Punky y Margaux la encuentran y le salvan la vida aplicándole las técnicas de primeros auxilios que han aprendido en clase.

Según el productor Rick Hawkins, la idea provino de una investigación real en la que descubrieron que un alarmante número de niños habían muerto asfixiados en una nevera o congelador. A pesar de las leyes que desde los 50 prohibían manufacturar estos electrodomésticos sin que se pudieran abrir desde dentro, todavía existían muchos aparatos antiguos abandonados que conllevaban ese riesgo. La historia de Cherie era una advertencia para todos los niños.

En este capítulo es donde se ve más claramente la intención de los productores de realizar una serie informativa y educativa para los más pequeños. El capítulo es una fábula oscura con enseñanza, pero también un thriller de 20 minutos que los niños de los 80 vivimos con miedo y ansiedad. En la historia oral del icónico episodio que realizó Mental Floss en 2016, Cherie Johnson, la actriz que interpretaba a Cherie, contó que ese inolvidable capítulo sigue muy presente en su vida y en la de muchas personas: “Tengo 40 años y la gente me sigue tuiteando sobre el tema todo el tiempo. ‘Si Punky Brewster me enseñó algo, fue a no meterme en una nevera’”.

6. El terrorífico episodio de Halloween

Y terminamos con el especial doble de Halloween Los peligros de Punky, con el que Punky Brewster se convirtió en una perturbadora película de terror. Normalmente, cuando una serie infantil le dedica un episodio a Halloween, lo hace de forma superficial e inocente, evitando que los niños pasen miedo de verdad. Pero por alguna razón, Punky decidió que estábamos preparados para una horrible pesadilla de horror al estilo Stephen King.

Punky y sus amigos se van de acampada. Mientras buscan leña para la hoguera, se pierden en el bosque y se refugian en una cueva, donde Punky decide contar una historia de miedo para pasar el tiempo. Es entonces cuando los niños descubren que la cueva está habitada por fantasmas indígenas que creen que Punky es la sucesora de la Princesa Luna, quien según la profecía, derrotaría a un espíritu maligno. La pandilla se adentra entonces en las profundidades de la cueva, donde se enfrentan a los horrores creados por el espíritu a partir de sus peores miedos: arañas gigantes, esqueletos y otras macabras visiones. Sus imágenes nos dejaron secuelas para siempre.

Estos seis capítulos son un compendio de lo que podíamos encontrarnos en Punky Brewster, una serie ligera a primera vista que reescribió las normas de los productos infantiles para plantear con ella temas importantes con los que concienciar a los espectadores. Además de estos ejemplos, Punky trató a lo largo de sus cuatro temporadas cuestiones muy adultas como las drogas, la adicción a los somníferos, los abusos sexuales a menores o la desaparición de niños. De ahí que muchos la recordemos como algo más que una simple sitcom.

Como avanzábamos al comienzo, Punky Brewster vuelve este año en una nueva serie continuación para el servicio de streaming de NBCUniversal, Peacock. En ella Soleil Moon Frye recupera al icónico personaje y su “Poder Punky” para mostrarnos su vida treinta años más tarde.

Los tiempos han cambiado y en la sociedad actual, los productos familiares son mucho más inocuos que en los 80, cuando cualquier cosa era posible en una serie como Punky Brewster. Dudo mucho que el revival vaya a traumatizar a una nueva generación como lo hizo con la mía, pero quizá sea lo mejor, porque para eso ya tienen la vida real.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente