Más alabanzas por las 'noches secas' y menos castigos

·4 min de lectura

El refuerzo positivo sería, según indican los pediatras, la mejor fórmula para que tu hijo supere los escapes nocturnos provocados por la enuresis, una enfermedad reconocida por la OMS

Lo niños no se hacen <a href="https://es.vida-estilo.yahoo.com/10-recomendaciones-si-tu-hijo-moja-la-cama-y-errores-que-no-debes-cometer-070742602.html" data-ylk="slk:pis en la cama;outcm:mb_qualified_link;_E:mb_qualified_link;ct:story;" class="link  yahoo-link">pis en la cama</a> a propósito. Al contrario, les da verguënza e inseguridad. Para ayudarle a controlar esfínteres, lánzale mensajes positivos para transmitirle confianza y apoyo. (Foto: Getty)
Lo niños no se hacen pis en la cama a propósito. Al contrario, les da verguënza e inseguridad. Para ayudarle a controlar esfínteres, lánzale mensajes positivos para transmitirle confianza y apoyo. (Foto: Getty)

Esta es, probablemente, una de las pocas veces en las que podamos estar y observar a los niños 24 horas diarias durante días y días. Por eso, es la oportunidad perfecta para observar los hábitos miccionales de los niños y prevenir la enuresis.

“La cuarentena a la que nos está obligando el coronavirus es una buena oportunidad para observar estas conductas en los niños y comentarlo, cuando sea posible, con el pediatra para actuar tempranamente y prevenir posibles complicaciones”, indica el doctor Juan Carlos Ruiz de la Roja, jefe de Urología del H. Santa Cristina de Madrid, director del Instituto Urológico Madrileño y presidente de la Asociación Española contra la Enuresis.

La enuresis monosintomática primaria, la más común, es el escape repetido de orina durante el sueño, por encima de los 5 años, cuando los niños ya deberían ser capaces de controlarla; es una enfermedad, así viene reconocida en las principales guías de clasificación de enfermedades tanto de la OMS como de sociedades y organismos especializados en la atención de los problemas nefrourológicos.

Según datos de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP), “la enuresis afecta al 16 por ciento de los niños de 5 años, al 10 por ciento de los de 6 años y al 7,5 por ciento de los de 10 años de edad”, lo que significa aproximadamente medio millón de niños en España.

La enuresis conlleva, además, factores emocionales olvidados muchas veces por las familias y los profesionales sanitarios, que pueden desembocar en una baja autoestima, dificultad para las actividades diarias o bajo rendimiento social y escolar que pueden verse agravados en estos días con el desconcierto que provoca en los niños la situación de la cuarentena.

Pistas para desenmascarar el problema

La desinformación, la vergüenza de reconocer en público el problema y la falta de concienciación por parte de los padres -que frecuentemente piensan que se solucionará con el tiempo-, provocan que sea una patología altamente infradiagnosticada e infratratada.

Por eso los expertos insisten en que la observación y dedicación de padres y niños es fundamental para el éxito. El estar 24/7 con nuestros hijos durante la cuarentena es una oportunidad para conocer los hábitos miccionales de nuestros hijos y detectar posibles problemas.

Para el Dr. Ruiz de la Roja, jefe de Urología del H. Santa Cristina de Madrid, director del Instituto Urológico Madrileño y presidente de la Asociación Española contra la Enuresis “la enuresis nocturna suele ir acompañada de síntomas diurnos como urgencia o dificultad para orinar, pequeñas pérdidas de orina durante el día, o señales como cruzar las piernas y contraer la vejiga; si estamos atentos a estos síntomas y nuestro hijo orina más de tres noches a la semana, nos encontramos ante una enuresis que debe ser correctamente diagnosticada y tratada”.

Cuanto antes se corte mejor

La enuresis a partir de los 5 años tiene una tasa de curación alta, pero los estudios dicen claramente que si intervenimos tempranamente sobre la enuresis, los niños dejan de orinar antes y las complicaciones de todo tipo que entraña padecerla son más leves y desaparecen antes”.

Y es que diagnosticar correctamente ayuda, no solo a detectar la enuresis, sino a descartar otras posibles anomalías, como mal funcionamiento de la vejiga, hiperactividad vesical, hipertrofias de la musculatura vesical, problemas obstructivos o, incluso, poliuria asociada a la diabetes.

Para realizar un correcto diagnóstico deben realizarse pruebas clínicas, conocer la cantidad de orina por micción, el momento de los escapes, número de noches por semana y veces por noche, el volumen miccional máximo diurno (VMMD), así como utilizar herramientas como el diario o los calendarios miccionales.

No le regañes ni hagas un mundo

Para el doctor “los castigos no ayudan en nada, por eso durante estos días debemos estar más cercanos al niño, trabajar el refuerzo positivo y alabar sus progresos como las noches secas”.

Cosas que podéis probar

Hay diferentes tipos de tratamiento como la terapia motivacional, los consejos o el entrenamiento vesical y, de no solucionarse el problema, existe terapia conductual con dispositivos de alarma y tratamiento farmacológico

Algunos consejos durante estos días, que pueden ayudar a mejorar la situación son:

  • Hacer orinar al niño cada 3 horas como mucho, evitando que retenga la orina.

  • Reducir la ingesta de líquidos por la noche.

  • Evitar la cafeína.

  • Adelantar la hora de la cena o atrasar la hora de acostarse y que haga pis dos veces antes de ir a dormir.

  • No poner pañal al niño ni despertarle durante la noche para que orine.

  • Elogiar, estimular y premiar las noches secas.

Y tú, ¿cómo reaccionas cuando tu hijo moja la cama? ¿Qué medidas tomas para evitarlo?

Más historias que pueden interesarte:

Qué hacer si tu hijo moja la cama y errores que no debes cometer

¿Cuánto tiempo pueden pasar los niños pequeños frente a las pantallas?

¿Mojabas la cama de pequeño?