Esto es lo que los entrenamientos pueden hacer por el embarazo y el parto

·2 min de lectura
Photo credit: svetikd - Getty Images
Photo credit: svetikd - Getty Images

Una de las preguntas que más recibimos sobre entrenamiento durante el embarazo es: "¿Hasta cuándo puedo entrenar?" No solo cada mujer es un mundo si no que cada embarazo es un mundo. No debemos comparar a una mujer con otra, ni siquiera debemos guiarnos cien por cien de nuestro embarazo anterior. Debemos escuchar y sentir nuestro cuerpo desde el minuto uno hasta el final. Porque si, amigas, el ejercicio que, por ejemplo, está realizando la atleta Ana Peleteiro estas semanas o la rutina que mostró María F. Rubíes en su segundo trimestre de embarazo no tiene porque funcionarte a ti de la misma manera.

Por esa razón, tampoco existe una fecha programada para interrumpir nuestro entrenamiento si no que debemos adaptarlo a cada momento. En nuestro caso, solemos cambiar nuestra metodología de entrenamiento sobre la semana 34 de gestación (quizás semana 32 en algunos casos o incluso puede que semana 36).

Cuando hablamos de cambiar nuestra metodología nos referimos a cambiar nuestro objetivo, a partir de cierto momento nuestro entrenamiento no ira tan enfocado a una mejora de la condición física si no que nos encaminamos hacia un "parto en movimiento", guiando a la mujer a conocer los principales movimientos de dilatación, conocer cada movimiento de su pelvis, escuchar y sentir… A pesar de que hoy en día no en todos los hospitales nos permiten utilizar todos los recursos para un parto en movimiento, es necesario que la mujer conozca y escuche su cuerpo para guiarlo a aquellos movimientos que nos relajan y nos hacen hacer de este momento algo mágico.

Juntos haremos a nuestras futuras mamás más conscientes de una buena higiene postural, nos esperan largos meses de malas posturas durante la lactancia, durante el sueño, etc. Si trabajamos sobre ella y sobre la importancia de intentar mantener una buena postura de cara al posparto nuestra espalda lo agradecerá.

¡Controlar nuestra postura, fortalecer nuestra espalda, conocer y experimentar los pujos, el apoyo del papá, diferentes posturas de parto, etc. todo esto y mucho más podremos ponerlo en práctica durante nuestro entrenamientos hasta el día de antes de dar a luz!