El entrenador que convirtió a Ronnie Coleman en el mejor culturista del mundo

·2 min de lectura
Photo credit: Ronnie Coleman
Photo credit: Ronnie Coleman

Para la mayoría de los culturistas, Arnold Schwarzenegger es la personificación del éxito en el mundo del culturismo. Forjó un camino para que lo siguieran las generaciones más jóvenes y canalizó sus entrenamientos y dieta para convertirse en uno de los mejores culturistas de todos los tiempos. Luego vinieron otros que lo igualaron e incluso lo superaron, como Ronnie Coleman, que ganó ocho títulos consecutivos de Mr. Olympia, convirtiéndose seguramente en el mejor culturista de todos los tiempos.

Para algunos, Coleman es un mito, mientras que para otros, el fundador del culturismo moderno. Y gran parte de su éxito se lo debe a otro culturista de renombre, aunque no fue un gran campeón como él. Se trata de Flex Wheeler, al que Ronnie describió cómo el mejor rival al que se enfrentó. (Flex Wheeler: leyenda del culturismo y amputación de una pierna).

Coleman comenzó a hacer culturismo a los 24 años y tenía un cuerpo totalmente natural. Durante esos tiempos, los culturistas tenían la libertad de tomar esteroides. Para empezar, Coleman no usó esteroides al principio. Al ver las ventajas, comenzó a tomarlos, ya que era legal que los culturistas los usaran. No obstante, Flex Wheeler lo introdujo en varios aspectos del culturismo que lo impulsaron a alcanzar la grandeza de verdad.

Ronnie Coleman y su porcentaje de grasa corporal de solo el 0,33 por ciento

“Es uno de mis mejores amigos en el mundo. Me enseñó todo lo que sé”, comenta Ronnie Coleman, que llegó a tener un porcentaje de grasa corporal del 0,33 %.

El efecto que tuvo Flex Wheeler en Coleman fue inmenso. Wheeler fue cinco veces ganador de Ironman Pro, cuatro veces ganador de Arnold Classic y ganó el Gran Premio de Francia, South Beach Pro Invitational, Night of Champions y el Gran Premio de Hungría.

No puede subestimarse la influencia que Wheeler tuvo en otros culturistas. Coleman, una leyenda en sí mismo, entendió los entresijos del culturismo gracias a Flex. Impulsó a Coleman a perseguir sus sueños y alcanzar alturas mucho mayores que nunca imaginó. Al igual que Arnold Schwarzenegger, Flex Wheeler merece una mención especial por su dedicación al culturismo. (El entrenamiento de Flex Wheeler tras su amputación de una pierna).