Agresión brutal de varios jugadores de baloncesto de un instituto a su propio entrenador tras un partido

El entrenador del equipo de baloncesto del instituto Malcolm X Shabazz de Newark recibiendo golpes de uno de sus jugadores. Foto: YouTube - Eyewitness News ABC7NY.

Lamentablemente poco a poco vamos acostumbrándonos a todo tipo de episodios violentos en el deporte, y peor aún, en las competiciones de base. No debería ocurrir, pero ocurre, y no conocemos aún la fórmula para evitar que comportamientos lamentables entre adultos se repitan habiendo jóvenes implicados. Pero lo ocurrido recientemente en Nueva Jersey (Estados Unidos) supera casi todo lo que habíamos visto hasta ahora, porque no es ya que los competidores se hayan peleado entre ellos, ni que algún espectador haya causado altercados.

Esta vez es, si cabe, más grave aún: los jugadores de un equipo de baloncesto de instituto han agredido a su propio entrenador. Los implicados pertenecen al Malcolm X Shabazz High School de Newark, la ciudad más poblada del estado, a unos cinco kilómetros al oeste de Nueva York. Los hechos tuvieron lugar el martes de la semana pasada, aunque se han conocido más tarde, tras la publicación de la grabación en las redes sociales.

El vídeo es muy desagradable, por lo que prevenimos a los espectadores antes de verlo. La secuencia empieza con tres individuos, vestidos de negro, derribando en plena calle al técnico (con sudadera blanca) y tirándole en la acera. A continuación empiezan a propinarle fortísimas patadas y puñetazos por todo el cuerpo hasta que otras personas acuden a separarles.

Al parecer, el equipo venía de disputar un partido contra Livingston, otro instituto situado a poca distancia. Los ánimos estaban caldeados porque Shabazz tuvo la ventaja durante gran parte del encuentro pero una serie de errores finales permitieron a su rival remontar y acabar venciendo por 58-51. Según informa la cadena ABC, los jugadores intentaron ir a por otro estudiante del instituto, pero el entrenador se metió para impedirlo y acabó llevándose él la paliza.

Por suerte, la víctima (cuyo nombre no ha trascendido) no sufrió heridas de gravedad y pudo abandonar el lugar por su propio pie. Tampoco se ha hecho pública la identidad de los agresores, debido a que son menores de edad. Sin embargo, el propio alcalde de la ciudad, Ras Baraka, ya ha anunciado que se adoptarán “medidas criminales” contra ellos. “Las acciones de estos estudiantes no serán toleradas. No representan a la mayoría del instituto ni del equipo, que tienen grandes jóvenes”, añadió, además de mostrar todo su apoyo a la dirección del centro para que adopte las decisiones internas oportunas.

Los padres y los demás alumnos del instituto están de acuerdo en que se les imponga el castigo adecuado, si bien advierten de que es un problema que va más allá del deporte. Tal como indicaron al reportero de la ABC, no es la primera vez que se producen incidentes similares a la salida de las clases. Newark, urbe de casi 300.000 habitantes, tiene un historial largo de conflictos violentos, debidos en parte a la coexistencia no siempre armónica de residentes de diferentes razas y orígenes.

El último censo muestra que algo más del 50% de los habitantes son afroamericanos, y que, según el peculiar sistema de clasificación racial vigente en Estados Unidos, un tercio son “hispanos”. Además, una cuarta parte de la población vive bajo el umbral de la pobreza. Sin embargo, en este caso, aunque la tensión social generalizada puede ser la causa de fondo para recurrir a la violencia, basta ver las imágenes para comprobar que no se trata de un incidente racista.

Más historias que te pueden interesar: