Destapado un entramado de corrupción tras los Globos de Oro que tiene cada vez peor pinta

Cine 54
·6 min de lectura

La polémica sacude de nuevo a la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood, la agrupación que cada año entrega los Globos de Oro. Formada por un total de 87 miembros, a lo largo de su trayectoria ha sido criticada por una sucesión de malas praxis que se han repetido en múltiples ocasiones. Ahora la historia se repite, puesto que a raíz de la denuncia de una periodista a la asociación, Los Ángeles Times ha indagado en su entramado destapando presuntos casos de tratos de favor con los estudios de Hollywood y un uso atípico de sus fondos económicos. Y desde su publicación parece que el escándalo está a la vuelta de la esquina…

Tras ver como su petición de acceso a la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood era rechazada, la periodista noruega Kjersti Flaa presentó una demanda contra ellos en los tribunales. Flaa alegaba que esta agrupación, exenta de impuestos al ser una organización sin ánimo de lucro, actúa como “una especie de cartel”, excluyendo a los solicitantes cualificados y monopolizando el acceso mientras sus miembros aceptarían “miles de dólares en remuneraciones” e incentivos por parte de los estudios e intérpretes a los que premian.

(Jordan Strauss; Gtres)
(Jordan Strauss; Gtres)

Esta acusación, en la que la periodista hablaba de una “cultura de la corrupción” y de un “código de silencio” en la asociación, ha sido desestimada en los tribunales, pero ha abierto la veda sobre las prácticas que los organizadores de los Globos de Oro llevan a cabo, un tema que ya estaba candente tras las polémicas nominaciones de su 78 edición.

Los Ángeles Timesha reunido más de 50 entrevistas con expertos del sector e incluso miembros de la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood para tratar de destapar y aclarar lo que se cuece detrás de los Globos de Oro. “La desestimación fue decepcionante”, admitía un miembro de la organización que ha preferido mantenerse en el anonimato. “Pensé que cambiaría las cosas…. Somos una organización arcaica. Sigo pensando que la asociación necesita presión externa para cambiar”.

Desde el periódico angelino destapan que esta asociación sin ánimo de lucro emite regularmente pagos a sus miembros que podrían ir contra del Servicio de Impuestos Internos. Según la información reunida, en 2020 habría llegado a pagar hasta 1.929 millones de dólares, lo que supondría un sueldo mensual de casi 100.000 euros para cada uno de los socios.

Además, acorde a los registros a los que ha tenido acceso el medio, a menudo forman parte de más de un comité y reciben más de un salario. Los miembros del comité de visualización de películas extranjeras cobrarían 3.465 dólares al mes, los del comité de viajes 2.310, los de festivales de cine 1.100, los de archivos 2.200 y los expresidentes y otros miembros recibirían 1.000 dólares mensuales por formar parte del comité de historia.

El artículo tampoco se olvida de los tratos de favor que realizan a los estudios. Se hacen eco de que en 2019 más de 30 miembros de la Asociación de Prensa Extranjera fueron invitados a Francia al rodaje de Emily en París, donde les pagaron el alojamiento en un hotel de cinco estrellas y una comida en el prestigioso Musée des Arts Forains. Precisamente, la nominación de Emily en París en los Globos de Oro ha sido una de las más polémicas de este 2021, e incluso su guionista salió a criticar que se nominara a su serie y se dejará fuera a aclamadas producciones como I May Destroy You. Y no ha sido el caso más polémico, puesto que la nominación de Music de Sia, duramente destrozada por la crítica, también ha dado mucho que hablar. Tampoco se ha pasado por alto el ninguneo a producciones protagonizadas por actores afroamericanos como Da 5 Bloods: Hermanos de armas, muy presente en quinielas y en otros galardones.

Todo esto no hace más que dinamitar la reputación ya de por sí cuestionable que hace tiempo acarrea la asociación. Sus premios se conocen como la antesala a los Óscar por una cuestión de tradición cinematográfica, pero su credibilidad hace tiempo que está en duda. La nominación a películas y series que no pasan por ninguna otra ceremonia de premios es una constante y la falta de inclusión de nuevos miembros también. Incluso, a pesar de todos los llamamientos de diversidad en Hollywood, ellos aun no cuentan con ningún miembro negro.

Además, el hecho de sus 87 miembros publiquen en medios de poca trascendencia o no publiquen nada, pero tengan acceso a eventos de prensa, entrevistas y festivales con privilegios los convierte en una asociación de poca credibilidad crítica y cinematográfica.

Pero estas polémicas tienen un largo historial tras de sí. En 1968, la NBC eliminó la emisión de los Globos de Oro de su parrilla tras considerar que engañaban sustancialmente al público en el proceso de selección de ganadores. En 1982, cuando la CBS iba a emitir los premios por segundo año, cortó el vínculo con la asociación tras premiar a Pia Zadora por la criticada película Butterfly, puesto que su esposo, el productor Meshulam Riklis, había invitado a los miembros de la organización a un casino en Las Vegas supuestamente para que su mujer consiguiera el premio. Además, si miramos la historia más reciente de los Globos de Oro, encontramos casos muy sangrantes y criticados como las nominaciones de Burlesque o The Tourist en 2010.

Hoy en día parece improbable que un boicot así por parte de las televisiones pueda ocurrir. En los últimos años los Globos de Oro han mantenido una audiencia estable entre los 18 y 20 millones de espectadores, superando con ventaja a los Emmy y reduciendo distancias con los Óscar en EE.UU. De hecho, en 2018 NBC aumentó a 60 millones el pago a la Asociación de Prensa Extranjera para mantener los derechos de emisión de la gala. Y vista esta visibilidad y aceptación por parte de la audiencia, a los grandes estudios de Hollywood también les interesaría mantener todo este mecanismo por mucha posible corrupción que haya detrás.

Un ex ejecutivo de marketing de Amazon Studios que ha preferido mantenerse en el anonimato lo confirma, dado que en el reportaje de Los Angeles Times señala que el servicio de streaming tiene incluso un equipo exclusivamente dedicado a trabajar con la Asociación de Prensa Extranjera.

Con este panorama podría parecer que esta información sobre la estructura corrupta tras los Globos de Oro va a quedar en tierra de nadie y que los estudios seguirán prestándose a su juego, sin embargo ahora se suman también otros medios como The New York Times, cuestionando en su propio artículo que la organización sea fiel a su propósito y profundizando en los intentos de lavado de imagen que han venido realizando en los últimos años. 

Esta presión podría obligar a los ejecutivos de Hollywood a cuestionar su relación con la asociación obligándola quizás a reformular sus bases, puesto que la pérdida de prestigio y credibilidad es lo último que se busca en unos premios que hasta ahora se erigían como la antesala de los Óscar y una de las principales citas para la industria.

Veremos a ver en qué acaba esta nueva polémica. Por el momento, el próximo domingo 28 de febrero se celebra la 78 edición de los Globos de Oro que en España podrá seguirse de madrugada a través de Movistar+.

Más historias que te pueden interesar: