Ahora entiendo más la unión 'tóxica' de Sofía Suescun y Maite Galdeano

·3 min de lectura
MADRID, SPAIN - JUNE 13: (L-r) Maite Galdeano and Sofía Suescun attend the Warner Bros. beach opening on June 13, 2019 in Madrid, Spain. (Photo by Pablo Cuadra/WireImage)
Maite Galdeano y Sofía Suescun son inseparables y ahora sé porqué (Photo by Pablo Cuadra/WireImage)

Maite Galdeano, madre de Sofía Suescun, siempre me ha parecido un personaje caricaturesco. Desde que saltó a la fama cuando concursó con su hija en Gran Hermano, su manera de comportarse, basta y sin tapujos, su manera de vestir con ese toque vulgar y hortera me han fascinado televisivamente hablando.

A Jorge Javier Vázquez le hacía gracia la espontaneidad de Maite Galdeano y es que, a pesar de sus rarezas, se ve la bondad en ella. Es una mujer que ha trabajado siempre sacando sola a su hija adelante, viene de orígenes humildes y la fama no la ha hecho cambiar.

Ella, la Maite ‘de siempre’ despierta filias y fobias a partes iguales y es que su fuerte carácter o te encanta o te cabrea. A mí Maite Galdeano me inspira ternura, igual que Sofía Suescun. En ella veo a esa chica joven, preciosa, que lo tiene todo pero parece que nunca logre acabar de ser feliz.

La misma sensación me ha dado siempre Maite y, de hecho, siempre había achacado la soledad de ella a ese apego un poco tóxico hacia su hija. Me daba la sensación de que Maite la ataba tan en corto que no dejaba que Sofía volara y evolucionara como mujer individual e independiente.

Ambas se adoran, de eso no hay duda. Se tienen la una a la otra de un modo incondicional pero la manera en que Maite se metía en las relaciones de pareja, por ejemplo, de su hija no me parecía ni medio normal.

Ahora Sofía y Maite han hecho pública una información delicada, vía exclusiva en ‘Lecturas’ que ha permitido que las pueda comprender mejor. Por lo visto Maite está muy enferma y el titular es demoledor “Mi enfermedad me permite pedir la eutanasia”.

En las páginas de la revista Maite explica que sigue viva porque debe luchar por Sofía pero revela que padece un cáncer de sangre que le diagnosticaron a los 38 años, es decir, muchísimo antes de que a ella y a Suescun les llegara la fama mediática.

Viendo ahora que Maite Galdeano no solo es una madre luchadora sino que encima está batallando hace años contra varias patologías, su sentido del humor, su carácter dicharachero y, porque no decirlo, su apego exagerado a su hija se valoran mucho más, desde otro nivel.

Maite padece cáncer de piel pero también tiene artritis, varias hernias, cefalea, fibromialgia y gastritis crónica, que se dice pronto. Todos estos diagnósticos son altamente doloroso y la enfermedad de la sangre, es mortal.

Sofía lo explicó así a la revista: "Nadie sabe que ella tiene una enfermedad mortal. Ella no lo ha contado nunca, pero tiene un cáncer en la sangre” mientras que Maite asegura que “Dios me ha traído muchas enfermedades porque quiere que esté al lado de mi hija”.

El hecho de que Maite esté sola y tan enferma a sus 53 años, que es muy joven, puede haber hecho que la relación con su hija fuese tan intensa. Sofía la quiere cuidar, necesita de ella y sabe que su salud es frágil. Maite, por su parte, protege a su pequeña aunque ya sea una adulta y no piensa separarse de ella por nada ni nadie.

Obviamente ambas tendrían mucho que trabajar en su relación madre e hija pero, sinceramente, comprendo ese salvavidas que son la una para la otra y aunque a veces también puedan ser las que más daño se hacen, son sin duda las que se dan el amor más verdadero.

Te puede interesar...

¿Cómo se hizo famosa Sofía Suescun?

Sofía Suescun saltó a la fama en Gran Hermano 16 y además ganó el reality show