La supuesta infidelidad de Enrique Ponce: el patrón que se repite entre los toreros más famosos

·13 min de lectura

Menuda sorpresa nos llevábamos este miércoles al ver la portada de la revista Semana. La publicación asegura que Enrique Ponce y Paloma Cuevas han iniciado los trámites de separación tras 25 años como pareja y dos hijas en común. El matrimonio parecía irrompible e idílico, pero tras salir esta información a la luz, muchas otras voces han asegurado que no todo era oro reluciente entre el torero y la socialité. Según explicaba Beatriz Corázar en el programa radiofónico de Federico Jiménez Losantos, en esta separación “hay una tercera persona”, un patrón que curiosamente parece repetirse entre muchos de los toreros más famosos de España.

BARCELONA, SPAIN - NOVEMBER 24:  (L-R) Enrique Ponce and Paloma Cuevas pose during a photocall for 'Fifth Gala Against HIV 2014' at the Museu Nacional d'Art de Catalunya on November 24, 2014 in Barcelona, Spain.  (Photo by Miquel Benitez/WireImage)
BARCELONA, SPAIN - NOVEMBER 24: (L-R) Enrique Ponce and Paloma Cuevas pose during a photocall for 'Fifth Gala Against HIV 2014' at the Museu Nacional d'Art de Catalunya on November 24, 2014 in Barcelona, Spain. (Photo by Miquel Benitez/WireImage)

La periodista aseguró en La mañana de Federico que Enrique Ponce, de 48 años, mantiene, supuestamente, una relación sentimental desde hace más de año y medio “con una joven española, de 20 años o así, estudiante, aspirante a modelo. Se maneja en redes sociales. Es una seguidora, se conocieron porque ella es aficionada a la fiesta taurina”. Además, Cortázar indicó que “hace meses hubo fotografías que no salieron a la luz. Esto es muy delicado, y por fuentes veraces del entorno (ellos no quieren manifestarse) me hablan de que sí hay terceras personas por parte de Enrique. No de Paloma. Con una relación que se remonta a enero-febrero 2019, incluso con un viaje a México de ambos. Llegaron a la prensa fotografías que no se publicaron. Estamos hablando supuestamente de una tercera persona, una chica muy joven de no más de veinte años”, quiso añadir.

Portada de Semana donde anuncian la separación de Enrique Ponce y Paloma Cuevas.
Portada de Semana donde anuncian la separación de Enrique Ponce y Paloma Cuevas.

Esto nos llevaría a pensar que el matrimonio entre Ponce y Paloma Cuevas llevaría casi dos años roto pero que ambos tal vez habrían mantenido en secreto este distanciamiento por sus dos hijas. Pero ahora, Enrique ha querido dar un paso al frente y ha visitado a un abogado matrimonialista para informarse de los trámites y tiempos para un divorcio que ya es una realidad. “No hay divorcio como tal aún, ni papeles. Lo que hay es un tiempo de reflexión, de espera, a ver cómo gestionan una crisis que se remonta a casi dos años, año y medio un poco más”, concluye Cortázar.

Los toreros y sus matrimonios fallidos

Toda esta historia nos hace recordar la de otros toreros que parecen estar afectados por una maldición a la hora de mantener vivos sus matrimonios. En realidad no sabemos si es una maldición o que la profesión hace que conozcan a muchas jóvenes fans de su profesión y eso hace que no mantengan la lealtad a sus mujeres. Con el tema de las fotografías guardadas en un cajón de Enrique Ponce, ¿no les recuerda a lo que sucedía hace apenas unos meses con Cayetano Rivera y Eva González? El pasado mes de diciembre, veían la luz unas fotografías del hijo de Carmina Ordóñez con una joven paseando por Londres.

Portada de Semana con las fotos de Cayetano Rivera con una amiga en Londres.
Portada de Semana con las fotos de Cayetano Rivera con una amiga en Londres.

Las instantáneas llevaban circulando por las televisiones varios días y fue en Sálvame donde destaparon esta supuesta deslealtad de Cayetano (a Kiko Matamoros se le ‘escapó’ su nombre en directo) a la modelo sevillana. Incluso llegaron a mostrar dibujos de las fotos porque no habían querido comprarlas. Finalmente fue Semana la que las publicó y todo hizo que corrieran ríos de tinta sobre esta supuesta infidelidad. Cayetano envió un comunicado asegurando que todo era falso y que interpondría demandas a todo aquel que le acusara de algo tan grave. La amiga del torero, Karelys Rodríguez, que al principio pidió que no se la nombrar en ningún sitio, también habló en ¡Hola! asegurando que eran solo amigos, pero sin dejar claro que su relación no iba más allá. Con el paso de los días, la historia fue diluyéndose y, por el momento, Eva y Cayetano han superado esta crisis que estuvo a punto de terminar con su matrimonio.

El perdón público de Fran Rivera

Por todos es conocido la afición de los diestros por las mujeres. Es inolvidable la frase de Luis Miguel Dominguín tras mantener una relación con Ava Gadner, diciendo que lo primero que hizo tras estar con ella fue ir a contarlo. La mayoría de diestros ha mantenido romances sonados y son muchos los que se han casado quizá demasiado jóvenes para tratar de tener una estabilidad en su hogar que les llevara a una estabilidad también en los ruedos. Pero las ‘distracciones’ para ellos son muchas y son muchas las mujeres que acuden a las plazas de toros para verles delante del toro y que luego les tratan de conocer en persona en los hoteles. Los toreros más famosos han visto como sus matrimonios se iban al traste por sus supuestas deslealtades y otros han tratado de salvarlos sin mucho éxito.

Uno de los casos más sonados fue el de Francisco Rivera y Eugenia Martínez de Irujo. El matrimonio se daba el ‘sí, quiero’ por todo lo alto en una boda que fue la boda del año 1998. Uno de los toreros más famosos se casaba con la hija de la Duquesa de Alba y fueron portada de todas las publicaciones como era de esperar. Su boda llegó a retransmitirse en directo en TVE. Casi nada. Pero los rumores de infidelidad por parte de Fran estuvieron presentes durante todo el matrimonio y también lo habían estado años antes en los inicios de su historia de amor.

Portada de ¡Qué me dices! en la que Eugenia M. de Irujo confirma infidelidades de Fran Rivera.
Portada de ¡Qué me dices! en la que Eugenia M. de Irujo confirma infidelidades de Fran Rivera.

La pareja decidía separarse tres años y medio más tarde, en 2002, y aunque en un comunicado pidieron “el mayor respeto posible a nuestra privacidad en estos momentos difíciles durante el plazo que duren los trámites de separación", no tardaron en salir supuestas deslealtades a Eugenia por parte del torero con otras mujeres. Por Sevilla circulaban rumores desde meses antes de su divorcio y enseguida salió a la luz el nombre de Maya García Coronas, una joven aristócrata sevillana algo mayor que Francisco y cuya familia era propietaria de un hotel en el centro de la capital andaluza.

El dolor era tal en la familia, que el torero llamó a un programa de televisión para pedir perdón públicamente a su todavía esposa, pero de nada sirvieron sus disculpas ya que como la propia Eugenia contó después, había vivido las infidelidades de Fran desde antes de casarse y ya estaba harta de aguantarlas. “Como todo el mundo sabe, las cosas no empezaron a ir bien por intromisión de terceras personas por parte de Fran, según mi hija. Yo ahí ni entro ni salgo, pero lo cierto es que Fran le pidió perdón muchas veces y ella no quiso perdonarle, de tan herida que se sentía”, dijo entonces la Duquesa de Alba.

Eugenia reconoció que el culpable del final de su matrimonio fue su marido Fran Rivera.
Eugenia reconoció que el culpable del final de su matrimonio fue su marido Fran Rivera.

Por su parte, la madre de Fran, Carmina Ordóñez, llegó a exculpar a su hijo de sus ‘fechorías’ extramatrimoniales. “La infidelidad en un hombre es algo normal”, dijo la fallecida Carmina. Francisco intentó recuperar a su mujer durante varios meses para tratar de salvar un amor por el bien de ellos y de su hija Cayetana, pero Eugenia, fiel a sus principios, prefirió romper definitivamente un matrimonio que estaba abocado al fracaso casi desde el día de la boda.

¿Una mujer para que cuide a los niños?

Aún hoy seguimos recordando a Jesulín y Belén Esteban felices anunciando el embarazo de ella hace más de 20 años. Pero Jesús Janeiro siempre fue más de estar con muchas mujeres que con una sola. Belén salió escopetada de Ambiciones y él habría sido infiel con otras mujeres a la hoy colaboradora de televisión más querida de España desde el inicio de su relación. No podemos olvidar que en aquellos años Jesulín era el torero de moda y hasta organizaba corridas de toros solo para mujeres. Belén no aguantó ni un momento y salió por patas de la finca, donde estaba alejada de todo y todos, únicamente cuidando de su pareja y su hija, para recomenzar una vida más feliz en Madrid junto a su familia.

Otra de las rupturas más sonadas en el mundo del toro fue la de El Cordobés y Vicky Martín Berrocal. Su amor parecía un cuento de hadas. El chico humilde y torero se enamoró de la bella hija de un ganadero adinerado. Parecían enamorados hasta las trancas. Sus miradas y sus gestos eran absolutamente envidiables y su boda en Sevilla. Manuel Díaz y Vicky Martín Berrocal contrajeron matrimonio el 24 de octubre de 1997 en Sevilla y dos años después, en diciembre de 1999, nacía su única hija, Alba. Cuatro años después surgían los rumores de crisis en la pareja y en octubre de 2001 anunciaban su separación. “Lo mejor es no volver a hablar de si Manuel y yo tuvimos problemas o no porque es un tema que me trae malos recuerdos”, decía unos meses antes la hoy diseñadora dejando claro que entre ellos sí que había habido una crisis.

Manuel Diaz ´El Cordobes´ and his wife Vicky Berrocal in the country Feeding their horses in his property ´El cerro negro´  (Photo by Luis Davilla/Cover/Getty Images)
Manuel Diaz ´El Cordobes´ and his wife Vicky Berrocal in the country Feeding their horses in his property ´El cerro negro´ (Photo by Luis Davilla/Cover/Getty Images)

Se separaron de mutuo acuerdo pero según se explicó después todo indica que Vicky no soportaba vivir en una finca, alejada de su familia y de Sevilla, ciudad en la que ella nació y donde era feliz. Vicky nunca estuvo dispuesta a ser la mujer del torero más clásica, la que se queda en el campo esperando a que su marido vuelva de torear y la que solo se dedica a su casa y a cuidar de los hijos. Los diferentes estilos de vida de cada uno de ellos (Manuel siempre en el campo, más discreto y casero y Vicky mucho más cosmopolita y mundana apasionada de las fiestas y los saraos) dieron al traste con su matrimonio, aunque no con su amistad, ya que ambos siempre se han llevado de maravilla.

De hecho, la segunda mujer de El Cordobés, Virginia Troconis, es pura discreción. Virginia ha preferido vivir en un segundo plano, alejada de los focos salvo contadas apariciones públicas en algún photocall o algún programa de televisión, muy al contrario de la figura de Vicky que tras su separación ha sido habitual en programas como concursante, presentadora y ha desarrollado una exitosa carrera como diseñadora de moda.

La ruptura inesperada de El Litri

Dos mundos opuestos se atrajeron. Nadie confiaba en que Miguel Báez, El Litri, y Carolina Adriana, hija de la diseñadora Carolina Herrera, tuvieran un futuro en común. Pero nos equivocamos. Los orígenes humildes de él, hijo de un gran torero, y los aires aristocráticos de ella, una niña bien criada en los mejores colegios de Manhattan, no fueron un impedimento para que su amor culminara en boda. El 19 de junio de 2004 protagonizaron una de las bodas más esperadas de aquel verano: la hija de uno de los grandes nombres de la moda y un miembro de una estirpe de toreros con tres siglos de antigüedad se daban el ‘sí, quiero’. Su boda estuvo llena de miembros del toreo y del mundo fashion, pero desde ese momento, ambos prefirieron mantener su vida privada al margen de photocalls y flashes indiscretos. Fueron pocas las ocasiones que se les vio acudir juntos a algún evento. Ella viajaba continuamente a Nueva York por trabajo y él prefería la tranquilidad de sus toros y su finca, aunque alguna vez la acompañó (él no habla inglés, entre otros detalles)

El Litri y Carolina Adriana se separaron en 2017.
El Litri y Carolina Adriana se separaron en 2017.

“Estamos juntos siempre, lo que pasa es que no nos gusta salir a ningún lado. No hay nada de crisis, al revés, estamos encantados. Estamos muy bien pero ya sabéis que no me gusta hablar de mi vida”, decía el torero negando rumores de crisis en su pareja ya en 2012. Vivían en un piso en el centro de Madrid pero ella no dejaba de viajar para continuar con su trabajo. Tuvieron tres hijos y tras años de rumores de separación, en agosto de 2017 ponían un punto y final a su matrimonio anunciando un cese temporal de la convivencia en ¡Hola! al más puro estilo Marichalar y la infanta Elena. Se marcharon cada uno por su lado de vacaciones y nunca más supo de su historia de desamor. Hace un año, El Litri se mudaba a una casa de tres plantas en Sevilla, algo que sin duda fue el punto y final definitivo a su matrimonio con la hija de la famosa diseñadora.

Patricia Rato vivió una historia de tres

Tampoco nos olvidamos de Espartaco y Patricia Rato. Otra historia de película romántica que terminó en drama. Ella dejó todo por él. Su familia no aceptaba su relación con el torero. Patricia es una niña bien, educada en colegios privados y acostumbrada a un ambiente elitista. Juan Antonio Ruiz, Espartaco, un torero al que no había forma de sacar del campo. Se casaron en secreto una noche de junio de 1991 en una pequeña iglesia de Espartinas y a la ceremonia solo fueron los padres y hermanos del novio. Ocho meses después nacía su primera hija.

Patricia dejaba su vida anterior en Madrid y se instalaba con Espartaco en el campo en Espartinas para vivir con su marido y sus suegros, con los que vivía las angustiosas tardes en la plaza de él. Tuvieron dos hijos más y los rumores de crisis surgieron varias veces. El cambio radical de vida de ella, a la que le costó adaptarse a esa vida en el campo alejada de las comodidades y la gente de alta alcurnia en las que se crió, sus supuestos problemas de salud y las lesiones de él que le hicieron estar alejado de los toros al poco tiempo, hicieron mella en su relación.

SEVILLE, SPAIN - DECEMBER 11:  Juan Antonio Ruiz Espataco and Patricia Rato attend the funeral service for Manuel Prado Colon de Carvajal on December 11, 2009 in Seville, Spain.  (Photo by Europa Press/Getty Images)
SEVILLE, SPAIN - DECEMBER 11: Juan Antonio Ruiz Espataco and Patricia Rato attend the funeral service for Manuel Prado Colon de Carvajal on December 11, 2009 in Seville, Spain. (Photo by Europa Press/Getty Images)

La gota que colmó el vaso volvió a ser una tercera persona, como en el caso de otros toreros antes mencionados. En noviembre de 2009 ya se hablaba de una mujer en la vida del diestro a la que conocía desde hacía años y con la que comenzó a tener algo más que una amistad. En marzo de 2010, Espartaco y Patricia se divorciaban y ella regresaba a Madrid junto a sus dos hijas mayores que ya estaban en la capital estudiando y fueron su gran apoyo. Espartaco habló de una separación que venía de lejos, desde hacía cinco años, tal vez para exculparse de esa supuesta deslealtad a la madre de sus hijos. Patricia lo pasó fatal, tuvo que recibir ayuda y se centró en su fe para sobreponerse a una ruptura de un matrimonio que ella creía que sería para siempre.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente