Encuestadoras en la mira: ¿Por qué los sondeos erraron al subestimar la fuerza del bolsonarismo en Brasil?

La reacción de votantes de Bolsonaro durante el anuncio de los resutlados
La reacción de votantes de Bolsonaro durante el anuncio de los resutlados - Créditos: @CARL DE SOUZA

RÍO DE JANEIRO.- El presidente Jair Bolsonaro obtuvo en la primera vuelta de las presidenciales en Brasil un fuerte apoyo que ninguna de las principales encuestas del país detectó. A continuación, algunos interrogantes clave para entender qué falló en la primera vuelta.

Lo que mostraban los sondeos

Luiz Inacio Lula da Silva obtuvo 48% de los votos, frente al 50% y 51% que prevían respectivamente Datafolha e Ipec, dos encuestadoras de reconocida trayectoria en Brasil, que acertaron así sus pronósticos dentro del margen de error para el exmandatario izquierdista.

Pero lo que no supieron anticipar fue el éxito que tendría el bolsonarismo: con el 99% de los colegios escrutados, el presidente conquistó el 43% de los votos, frente a un máximo de 37% que le atribuyeron las encuestas en los meses previos.

Otros dos aliados del presidente desbarataron las previsiones: el gobernador de Rio de Janeiro, Claudio Castro, que fue reelegido en primera vuelta con más del 58% (tras puntuar 44% y 47% en las encuestas) y el candidato al gobierno de San Pablo Tarcísio de Freitas que fue a ballottage tras obtener 42% de los votos, diez puntos por encima del 31% previsto en los sondeos.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, que se postula para otro mandato, gesticula durante una conferencia de prensa luego del cierre de las urnas para las elecciones generales en Brasilia
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, que se postula para otro mandato, gesticula durante una conferencia de prensa luego del cierre de las urnas para las elecciones generales en Brasilia - Créditos: @Eraldo Peres

“Los sondeos no hacen pronósticos, son como una foto [del momento], no una película. Pero las últimas encuestas del viernes y del sábado muestran que hubo grandes errores, no solo en la presidencial, sino también en la elección de senadores y gobernadores”, dijoLeandro Gabiati, director de la consultora Dominium en Brasilia.

¿Qué falló?

Esta pregunta dominaba las discusiones hoy en Brasil.

Aunque las conclusiones pueden tomar algún tiempo, los analistas barajan un conjunto de motivos, que incluyen posibles problemas de diseño de las encuestas a la hora de captar la intención de ciertos sectores, el voto oculto y un movimiento de votos indecisos a último momento. También se especula con un posible voto útil de votantes que originalmente iban a votar a candidatos como Simone Tebet y Ciro Gomes, que terminaron en tercera y cuarta posoción.

“¿Hubo migración de voto útil ?¿Una volatilidad de los votos a último momento? Como los sondeos estuvieron tan lejos de la realidad, ahora no sabemos si de hecho Bolsonaro creció o si ya tenía ese apoyo” y escapó a las encuestas, apunta Gabiati.

Algunos señalan que en regiones como San Pablo pudo haber una impensada migración de votantes de Ciro Gomes a Bolsonaro. Si bien Gomes ideológicamente es más cercano a Lula, durante su campaña adoptó un tono muy duro contra el candidato del PT.

Lula Da SIlva; Jair Bolsonaro; MUndo; eleciones en Brasil; Brasil; Ciro Gomes; Simone Tebet; Soraya Thronicke
Ciro Gomes - Créditos: @MIGUEL SCHINCARIOL

Otros especulaban con que el voto “vergüenza” es más típico de la derecha a semejanza de otros países, a diferencia de algunos analistas que postulaban esa posibilidad para la izquierda.

Apagón de información

Para la politóloga Mayra Goulart, de la Universidad Federal de Rio de Janeiro, existe un “apagón de información en Brasil” debido al atraso de dos años del censo demográfico, que fue postergado de 2020 para 2022 por la pandemia.

Esto afecta la precisión de la muestra, especialmente en segmentos como el evangélico, que representa un 30% de los brasileños y es “un sector popular capaz de dar votos a la extrema derecha”, apunta Goulart.

“Es probable que el censo de 2022 ayude a corregir algunas de esas inconsistencias para elecciones futuras”, coincide Guilherme Casares, politólogo de la Fundación Getulio Vargas.

Consecuencias

“Las consultoras de opinión tendrán que ocuparse de esto (...) Afectará el análisis de los periodistas y los expertos”, dijo a la AFP Leonardo Paz, consultor para Brasil del centro de análisis International Crisis Group.

Estas discrepancias suponen un “gran problema para los institutos y para la propia democracia”, coincide Gabiati.

“Los sondeos son una pieza importante dentro del proceso electoral y es pésimo para la democracia que ese actor se vea tan cuestionado”, sostiene el especialista.

Bolsonaro reforzará su discurso de que lo que importa es la temperatura de las calles, que él apoda “DataPueblo” y que “la victoria está asegurada porque las encuestas no reflejan la realidad”, prevé Gabiati.

Dirá “que las encuestadoras trabajan para la oposición y que los grandes medios que las contratan actúan de forma tendenciosa”.

Goulart advierte también del riesgo de que las críticas a las encuestas se transformen en un discurso negacionista generalizado.

El jefe de gabinete de Bolsonaro, Ciro Nogueira, incluso pidió a sus seguidores ignorar a los encuestadores.

“Después del escándalo que cometieron, todos los electores del presidente de Bolsonaro solo tienen una respuesta a las encuestadoras: ¡No responder a ninguna hasta el final de la elección!”, escribió el ministro jefe de la Casa Civil en su cuenta de Twitter.

Agencia AFP