La encendida respuesta del dueño de un restaurante a esta crítica: "Los hosteleros estamos hartos"

Redacción El HuffPost
Crítica en TripAdvisor

Las plataformas de opinión de restaurantes son una herramienta muy útil para los clientes pero también un instrumento para poner a prueba la paciencia y la mano izquierda de los hosteleros.

En muchas ocasiones, las críticas se ajustan a la realidad. Pero en otras se trata más bien de venganzas contra los empresarios, que tratan de defenderse en internet dando las respuestas más ingeniosas de las que son posibles.

Para muestra, lo que le ha ocurrido en TripAdvisor al restaurante Bocana Bormujos de esa localidad sevillana, que hace dos semanas vio cómo una usuaria le puntuaba con sólo un dos sobre cinco y calificaba el trato en el local como “pésimo”.

La clienta relata que pidió una tapa de ensaladilla de pulpo que “de pulpo tenía poco por no decir nada”. “Si me encontré con dos trozos minúsculos ya fue mucho”, denuncia. Luego explica que probó una lasaña de carrillada que, según dice, era de carne picada de cerdo. Además, se queja de que al decírselo a la camarera ésta dijo que ella no sabía nada y que le parecía el producto de siempre, “que estaba muy buena”. 

“Decirle a esta camarera que su trabajo deja mucho que desear en cuanto a trato al cliente y al encargado, dueño ... del establecimiento que por favor deje de engañar a los clientes con la lasaña de carrillada gracias”, concluía la comensal en TripAdvisor.

El director de relaciones con los clientes del restaurante decidió responder admitiendo las dudas de si debía hacerlo o no: “En primer lugar indicarle que no sabía si contestarle o no, ya que una persona con una sola opinión sabemos que suele ser fraudulenta y para hacer daño”.

“Los hosteleros estamos hartos de estar ‘hartos’ y tener que aguantar que cualquier persona con un móvil en la mano se crea que sabe más que el mismísimo Karlos Arguiñano, y ponga con sus absurdos comentarios en juego la reputación de un establecimiento del que comen muchas familias”, se queja.

Luego pregunta a la...

Sigue leyendo en El HuffPost