En qué consisten los condones eco-friendly

Si se usan correctamente al tener relaciones sexuales, los condones pueden ser altamente efectivos para prevenir embarazos y el contagio de enfermedades de transmisión sexual. Ahora bien, ¿qué sucede si además de querer estar protegidos, buscamos cuidar el medio ambiente? ¿Acaso, pueden ir ambos objetivos de la mano?

Al parecer, la respuesta es sí: en el mundo hay varias marcas que ofrecen condones eco-friendly. Te contamos de qué tratan.

Foto: Photoboyko/istock

De qué están hechos los clásicos condones

La mayoría de las marcas convencionales de condones ofrecen productos que no son biodegradables y deben desecharse después de un solo uso. Esto se debe a que tienen látex como ingrediente

Aunque el látex puede derivarse naturalmente de los árboles, los condones de látex típicos no se fabrican con caucho natural 100% puro porque se busca que sean lo más delgados y cómodos posible. En cambio, suelen contener una mezcla de látex natural derivado del caucho y látex sintético llamado poliisopreno, que tampoco es biodegradable.

Para quienes son alérgicos o sensibles al látex, existen condones de poliuretano, que es un tipo de plástico no biodegradable que requiere petróleo para su fabricación, lo que contribuye al calentamiento global por los gases de efecto invernadero. 

También te puede interesar: Ojo con el condón: no cometas estos errores al utilizarlo

Y eso no es todo: ambos tipos de condones contienen estabilizadores, conservantes y agentes endurecedores, lo que puede provocar una mayor descomposición una vez que se hayan utilizado y desechado. Además, los condones regulares a menudo contienen caseína, un subproducto animal derivado de la leche de vaca o leche de cabra, lo que significa que no son aptos para veganos.

En qué consisten los condones sustentables

Sus características varían según las marcas. Por ejemplo, los condones Glyde se promocionan como "una firma de condones premium certificada como ética, vegana y de comercio justo" y producen preservativos libres de glicerina, parabenos, talco y otros productos químicos.

Mencionan que están fabricados con caucho natural sin OGM (organismo genéticamente modificado) cultivado de manera sostenible que proviene de trabajadores con prácticas de comercio justo. Son también veganos, porque no contienen caseína, que es un ingrediente derivado de los lácteos

Según una encuesta realizada por The Strategist, fueron los condones masculinos más votados y mejor calificados entre su audiencia.

También te puede interesar: Más que placer, cercanía: por qué tener (buen) sexo es tan importante en una relación

Para ellas, la firma Sustain Natural ofrece compresas, tampones, condones, toallitas y ropa interior, diseñados con materiales no tóxicos para que las mujeres no tengan que preocuparse por los químicos que absorben sus cuerpos. La compañía tiene certificación B y fabrica condones veganos, no transgénicos y de comercio justo, y destina el 10% de sus ganancias a organizaciones de atención médica para mujeres en los Estados Unidos.

Estos son solo algunos, pero el mercado está repleto de marcas que ofrecen condones sustentables.

Por último (y no menos importante), es crucial que los condones no se boten al inodoro. Hacerlo puede tener consecuencias devastadoras para los sistemas de alcantarillado, las vías fluviales y la vida acuática. En su lugar, se deben botar responsablemente en la basura. Esto incluye los tipos biodegradables, naturales y libres de toxinas, que luego podrán descomponerse de manera segura en los vertederos.

Si tienes dudas, consulta con un profesional de la salud.