En Monterrey pasaron de la sequía a ríos en las calles