Los empresarios a los que Elon Musk quiere copiar sus abs

·4 min de lectura
Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images

La competición de Elon Musk con los empresarios más ricos del mundo es evidente. Rivaliza en ganancias, popularidad, capacidad de innovación y hasta en la carrera espacial. Sin embargo, en algo en lo que el fundador de Tesla todavía no va ganando y quiere cambiar es en la forma física de la que pueden presumir emprendedores como Strauss Zelnick, Jeff Bezos y Ari Emanuel.

El punto de inflexión de Elon Musk llegó cuando una fotografía suya sin camiseta se convirtió en superpopular en internet. Su evidente falta de cuidado se convirtió en la comidilla de las redes y el hombre más rico del mundo decidió cambiar su futuro (sus músculos, peso y abdominales, concretamente) ahora que tiene 51 años.

Últimamente, Elon Musk ha optado por el ayuno intermitente en la nutrición y algo de ejercicio, lo que le ha llevado a perder hasta 9 kilogramos, aunque el multimillonario de 51 años todavía está lejos de sus adversarios. Ahora quiere copiar sus tabletas, pero no las electrónicas sino sus 6-pack.

Jeff Bezos, segundo más rico del mundo

Jeff Bezos, el segundo hombre más rico del mundo, le lleva una buena ventaja en el gimnasio a Elon Musk. Con 58 años presume de brazos bien trabajados que se complementan con un torso superior destacado para alguien de su edad.

No hay grandes secretos para lograr los resultados del propietario de Amazon. El consejero delegado dedica una parte de su tiempo al entrenamiento de fuerza y también se dedica a los ejercicios de cardio en sus sesiones en el gimnasio. Comparte entrenador con Tom Cruise, ya que Wesley Okerson es el preparador que le insiste en trabajar en la máquina de remo y con las bandas de resistencia.

Eso sí, para poder tener tiempo para el físico se levanta a las 6:30 de la madrugada y se acuesta en torno a las 10:30 para descansar y recuperar para el día siguiente. Además, Jeff Bezos tiene un especial cuidado con su alimentación y suele evitar los ultraprocesados, aunque reconoce que le cuesta evitar la tentación de las pizzas.

Strauss Zelnick, empresario ejemplo de evolución física

El segundo gran empresario al que le gustaría parecerse por su físico es Strauss Zelnick. El consejero delegado de la empresa de videojuegos Take-Two Interactive (famosa por series de productos como Grand Theft Auto, Red Dead, NBA 2K o Civilization) suma unos increíbles 65 años. De hecho, él ha incluido en algunas de sus presentaciones su propia evolución física personal como ejemplo de constancia y éxito en sus proyectos.

También ha escrito un libro sobre cómo frenar el envejecimiento que se ha convertido en un éxito, aunque todavía solo está disponible en inglés.

Según ha revelado a Men's Health, no siempre sigue la misma rutina de ejercicios y a veces tiene que bajar el número de repeticiones porque a su edad es mejor hacer las cosas bien que una interminable lista de ejecuciones. Suele organizar su trabajo en circuitos para sudar. Le gustan los entrenamientos de fuerza y por eso para tiempo con el press de banca o las presas rusas, aunque también se aplica con los burpees para redondear un increíble cuerpo con edad oficial de jubilado.

¿Cuál es el secreto de Strauss Zelnick para sus abdominales? Nunca ir solo al gimnasio. "El trabajo del gimnasio es por su naturaleza relativamente aburrido. Ir con alguien hace que sea menos aburrido", recomienda.

Photo credit: Stuart C. Wilson - Getty Images
Photo credit: Stuart C. Wilson - Getty Images

Ari Emanuel, talento mental y físico

Photo credit: Michael Kovac - Getty Images
Photo credit: Michael Kovac - Getty Images

La tercera referencia de Elon Musk entre los CEO del planeta es Ari Emanuel, un hombre de 61 años que ha pasado por Hollywood con éxito, lidera William Morris y ahora codirige una empresa deportiva universal, IMG, entre otros proyectos de éxito.

Según ha revelado Mediate, el empresario sigue "una dieta y entrenamiento físico de psicótico". Se levanta antes del amanecer (sobre las 2:30 de la madrugada) y comienza con un largo baño en agua helada. Después, recupera en una sauna y tras un período de meditación empieza a entrenar en su gimnasio personal a las 4 de la madrugada. Además, ha incorporado una cinta de correr en su despacho para combinar su trabajo con el fitness.

No obstante, lo que más llama la atención de Ari Emanuel para poder presumir de físico es su dieta. Es un vegano estricto y ha optado por el ayuno intermitente de 18 horas seis días a la semana. Quizás sea lo que ha inspirado a Elon Musk a comenzar a ayunar, aunque todavía le queda un gran camino para igualar en este campo a sus rivales.