Empleados tecnológicos, por favor, vuelvan a oficina: C. O’Neil

·3 min de lectura

(Bloomberg) -- ¿Quién quiere volver a la oficina? Los viajes diarios pueden ser una locura y muchas personas pueden ser igual de productivas (si no más) trabajando desde casa. Solo hay un problema, particularmente en la industria de la tecnología: quedarse en casa podría amenazar el poder de los empleados, la ética corporativa e incluso la seguridad nacional.

Para algunos trabajos, ir en persona es una necesidad. Las tiendas Starbucks y las bodegas de Amazon necesitan personas en cada lugar donde operan, y deben estar en todas partes. Por lo tanto, no pueden amenazar de manera creíble con llevarse los trabajos a otro lugar, razón por la cual son más susceptibles a las demandas de los trabajadores y a la sindicalización.

No así Facebook, Google ni Twitter. En este punto, muchos de sus trabajadores tecnológicos simplemente mantienen las plataformas, no ejecutan hazañas virtuosas de codificación o investigación. Solo algunas vagas nociones de cultura, innovación y aplomo los inspiran a conservar sus trabajos en lugares caros como Silicon Valley o la ciudad de Nueva York. Si la gente deja de presentarse a trabajar, no hay nada que impida que los dueños del dinero trasladen los puestos más móviles, por ejemplo, en operaciones publicitarias, a Hungría, India o México.

Los peligros de tal deslocalización pueden ir mucho más allá de la pérdida de empleos en Estados Unidos, como ilustra mi experiencia en servicios financieros. En 2010, trabajé en una empresa que calculaba el riesgo de cartera para bancos y fondos de cobertura. Luego, otra empresa nos adquirió e inmediatamente dejó claro que los investigadores como yo no eran una prioridad. Todos los vendedores obtuvieron oficinas más grandes y mejores, y muchos de los trabajos de investigación se fueron al exterior.

Muy pronto me encontré hablando con jóvenes serios que trabajaban en las afueras de Ciudad de México y Budapest sobre la última implementación de modelos de riesgo en valores o crédito. Estaban ansiosos por aprender y desesperados por mantener los excelentes trabajos que habían obtenido. Me caían bien, pero también me preocupaba que nunca informaran de faltas si veían algo poco ético. Tenían poco poder, en gran medida porque había tantos otros como ellos.

Puede ver a dónde podría conducir esto en una empresa como Facebook. El mundo conoce los lapsus éticos de la empresa —sobre su búsqueda de ganancia en detrimento de la justicia, la verdad, las adolescentes y la sociedad en general— en gran medida gracias a los empleados que denunciaron y hablaron con los periodistas de investigación. ¿Qué pasaría si no lo hubieran hecho? ¿Qué pasaría si hubiesen estado tan motivados por aferrarse a sus trabajos que ni siquiera lo hubieran considerado?

Dicho esto, los trabajadores en destinos populares de deslocalización también pueden enfrentar otras presiones, de sus Gobiernos o del crimen organizado. De ahí mi preocupación por la seguridad nacional. El Gobierno de EE.UU. tiene razón al preocuparse por la influencia de la aplicación china TikTok, controlada por China, sobre los muchos estadounidenses adictos a ella. ¿Qué pasaría si personas sujetas a reclutamiento por parte de Gobiernos extranjeros o mafiosos estuvieran cuidando nuestros servidores de Gmail?

Por su propio bien, y por el bien de nuestro país, insto a los trabajadores del sector tecnológico a regresar a la oficina y a aceptar esos almuerzos y servicios de lavandería gratis mientras duren.

Nota Original:

US Tech Workers, Please Get Back to the Office: Cathy O’Neil

More stories like this are available on bloomberg.com

©2022 Bloomberg L.P.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente