El emotivo homenaje de Joaquín Sabina a Almudena Grandes

·3 min de lectura
Photo credit: Omar Vega
Photo credit: Omar Vega

Desde ayer, Madrid es una ciudad un poco mejor. Lo es porque ya puede presumir de tener, entre su colección de Hijos Predilectos, a la escritora Almudena Grandes. No ha sido un camino demasiado fácil, pero cualquier otra cosa habría sido un disparate, como lo fue que el alcalde de la ciudad no estuviera presente en el homenaje. Tampoco la vicealdaldesa. En fin, quedémonos con la elegancia de su viudo, Luis García Montero, poeta maravilloso y señor de los pies a la cabeza, que no ha tenido jamás una mala palabra hacia quienes fueron reacios al reconocimiento de su mujer.

García Montero acudió al Teatro Español arropado por su hijos, para recoger la distinción de la que fuera su pareja durante más de 25 años. En el acto estuvieron presentes cientos de lectores que no dudaron en hacer cola a pesar del calor, además de otras personalidades de la cultura como la actriz Blanca Portillo o la escritora Marta Sanz. Y, por supuesto, quien no faltó a la cita fue Joaquín Sabina, amigo íntimo de la pareja desde hace lustros, y compañero de andanzas vacacionales en Rota desde hace muchos veranos. Allí, junto al resto de sus amigos poetas (Benjamín Prado, Felipe Benítez Reyes o el ya fallecido Ángel González), pasaron cientos de tardes entre cubatas, chistes y concursos de tortillas de patatas. Ayer, a Sabina le tocó homenajear y despedirse de nuevo de su amiga, algo que volvió a hacer tirando de talento:

No acabó ahí el cariño de Sabina a su amiga. Tratándose de un reconocimiento de la ciudad de Madrid a una de sus grandes embajadoras, al cantautor no se le ocurrió mejor homenaje que recitar parte del pregón que Almudena dio en las fiestas de San Isidro del 2018. Unas líneas que defienden la multicultularidad de una ciudad que no es de nadie y es de todos, en la que se recibe con los brazos abiertos al de fuera para que pronto se sienta de dentro. Por mucho que esto les escueza a varios de los que se sientan en los cómodos sofás de la Asamblea de Madrid.

Almudena, como siempre, Grande:

"Hemos cambiado mucho, y no hemos cambiado nada. Ahora somos más variados, más altos, yo creo que también más guapos. Porque hay madrileñas con ojos rasgados, madrileños con la piel de ébano, chulapos andinos. Chulaponas eslavas, bellísimas, en los vagones del metro. Ellos, ellas, somos nosotros. Nosotros somos todos, y todos somos Madrid. Una ciudad enamorada de la felicidad. Tenemos que aprender a amarla y la mejor manera de lograrlo es ser felices. Así que ya sabéis lo que tenéis que hacer. Sed muy felices en estas fiestas de San Isidro, pero no rompáis nada, por favor. Recordad que Madrid no es solo nuestra. Algún día de mayo alguien, que no ha nacido aún, saldrá a este balcón para sentir la emoción que siento yo ahora mismo".

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente