Los Emmy evidencian el gran año de series que dejó la pandemia

·10 min de lectura

Ahora que empezamos a ver la luz al final del túnel tras el año y medio de pandemia (yo elijo ser positiva), podemos hacer terapia grupal y reconocer que a pesar de todo lo malo, al menos tuvimos buenas distracciones a un click de distancia. Las plataformas streaming nos trajeron infinidad de series que lograron distraer mientras el virus nos obligaba a ponerle pausa a la vida de siempre. Y las nominaciones a los Premios Emmy son un reflejo de ello, una especie de resumen que evidencia el gran año de series que disfrutamos entre 2020 y 2021.

Sin embargo, más allá de unas pocas candidatas a mejor drama y comedia que superaron la media, creo que este año los premios de la Academia de Televisión sentencian sobre todo el poderío arrollador de las series limitadas. Hablo de esas hermanas del sector que han crecido en demanda al ofrecer historias breves, inteligentes y, por lo general, más atractivas que el resto de seriales de tirada anual.

Los Emmy demuestran que los amantes de las miniseries tuvimos un ‘añazo’. Pasen y vean.

Podría destruirte (Natalie Seery; HBO), WandaVision (©Marvel Studios 2021. All Rights Reserved.), El ferrocarril subterráneo (Kyle Kaplan; Amazon), Mare of Easttown (HBO) y Gambito de dama (© 2020 Netflix, Inc.)
Podría destruirte (Natalie Seery; HBO), WandaVision (©Marvel Studios 2021. All Rights Reserved.), El ferrocarril subterráneo (Kyle Kaplan; Amazon), Mare of Easttown (HBO) y Gambito de dama (© 2020 Netflix, Inc.)

Las cinco series limitadas que reflejan ese gran año de series que vivimos a pesar de la pandemia son Podría destruirte y Mare of Easttown de HBO, Gambito de dama de Netflix, El ferrocarril subterráneo de Amazon Prime y Bruja Escarlata y Vision (más popularmente conocida como WandaVision) de Disney+. Todas historias muy diferentes entre sí, de géneros y tramas para todos los gustos, que comparten la táctica de contar su argumento en una única temporada tan bien construida que hoy nos demuestran su potencial para dejar huella. Porque cada nominación no hace más que recordar lo mucho que nos engancharon durante días, semanas e incluso meses (en el caso de los estrenos de un capítulo por semana de HBO y Disney+) y, al compararlas con las series de continuidad nominadas en mejor drama y comedia, nos damos cuenta que fueron de las cinco historias más potentes y arrolladoras del año. 

A excepción de Podría destruirte, que quizás por su temática no ha conseguido calar tan hondo como merece, estamos ante series que se consagraron como fenómenos del año, fueron tendencia y supieron engancharnos con relatos interesantes. No obstante, las cinco comparten una profundidad narrativa para que la industria tome nota, completamente alejadas de las fórmulas fáciles. Estamos ante miniseries originales que cuidaron nuestra inteligencia como espectador, no nos subestimaron y cautivaron por ser apuestas diferentes que llevaron sus historias más allá del mero producto de maratón recurrente. Básicamente, las cinco merecen estar allí enfrentándose en la categoría más reñida de los Emmy 2021. Son, sin duda, el ejemplo del aluvión de buenas series que vibramos el último año.

Entonces, empecemos por HBO. La mencionada Podría destruirte nos trajo en 12 capítulos la historia de superación, auto empoderamiento y valentía de una autora e influencer que sufre abuso sexual. Poco a poco, la serie reconstruye lo sucedido, ahonda en los efectos del trauma y trata un tema candente desde un ángulo valiente y crudo, pero muy necesario. Estamos ante una serie que no profundiza en el debate de forma gratuita, sino que expone el abuso y sus consecuencias desde una trama inteligente y provocadora que genera conversación con una apuesta emocionalmente arrolladora. Que su protagonista, Michaela Coel, esté nominada a mejor actriz es una las justicias divinas más aclamadas entre aquellos que sucumbimos a esta historia.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Sin embargo, el verdadero plato fuerte de esta plataforma fue Mare of Easttown. El thriller dramático de siete episodios nos regaló la consagración definitiva del talento de Kate Winslet, cultivado a través de la experiencia y la madurez, plasmando en la pantalla la historia de una mujer que carga en sus andares, voz y mirada, el luto por un hijo, la soledad y, sobre todo, la culpa, mientras debe resolver un caso que sacude las entrañas de su propia vida. La serie parte como la gran favorita gracias a un éxito que todavía se palpita al haber concluido hace apenas un mes y medio. En resumen, podría definirse como la apuesta que más entusiasmo provoca por ser de las más frescas en la memoria colectiva de los espectadores. No solo provocó conversación en redes sociales con cada episodio a lo largo de varias semanas, sino que se consagró a finales de mayo con un desenlace apoteósico y de los mejores vistos en mucho tiempo. Además, las merecidas nominaciones de su protagonista y de sus compañeros Evan Peters (sin dudas, el gran favorito de las redes -y mío- al premio a mejor actor secundario en una serie limitada), Julianne Nicholson (mi otra favorita en el apartado femenino) y Jean Smart, sentencian que estamos ante un éxito que bebe directamente del talento y las entregadas actuaciones de sus artistas. Mare of Easttown es una de las mejores miniseries del último año, de la década incluso.

Kate Winslet en 'Mare of Easttown' (cortesía de HBO)
Kate Winslet en 'Mare of Easttown' (cortesía de HBO)

Netflix también se apunta un tanto en esta categoría con otro de los grandes fenómenos de 2020, Gambito de dama. Lo que dio de hablar esta miniserie no tiene nombre. Basada en la novela homónima de Walter Tevis publicada en 1983, a lo largo de siete capítulos cuenta la historia de una joven prodigio del ajedrez, creciendo sin referentes pero enfrentándose a las adicciones y a un mundo de hombres en los años 60s. La construcción cronológica y el aporte feminista fueron clave en el auge que disfrutó la serie, sin embargo es muy probable que no hubiera conseguido la misma repercusión sin el fichaje perfecto. Aquí, Anya-Taylor Joy lidera con un magnetismo inusual, seduciendo al espectador a través de esa mirada cautivante que todas sus películas explotan al máximo. Y, por supuesto, se enfrenta al premio de mejor actriz en una serie limitada como la gran contrincante de Kate Winslet. Según las cifras de Netflix fue la serie limitada más vista de la plataforma en sus primeros 28 días, cautivando a 62 millones de hogares alrededor del mundo. Y si bien podemos poner en duda esta cifra ante la dudosa táctica de contabilización que tiene la empresa -que con tan solo 2 minutos de visionado ya la dan por vista- en este caso, el éxito fue real. El interés por el ajedrez se disparó en las búsquedas online, el libro resurgió en la lista de los más vendidos y la carrera de Anya se elevó como la espuma. La elegancia de Gambito de dama gustó, y mucho, y si bien tengo mis dudas de que consiga arrebatarle el premio a Mare of Easttown, sin dudas es una de las series que demuestran lo bien que nos lo pasamos viendo series en el último año.

Gambito de dama (Phil Bray, cortesía de Netflix/©2020)
Gambito de dama (Phil Bray, cortesía de Netflix/©2020)

Y así pasamos a Prime Video y mi favorita personal, El ferrocarril subterráneo. Reconozco que tengo tanta debilidad con Mare of Easttown que a veces tengo mis dudas, sin embargo, esta obra maestra de Amazon es una de las joyas que más desapercibidas han pasado entre espectadores en general, y prueba de ello es que los Emmy no han nominado a ninguno de sus protagonistas cuando, al menos, su estrella Thuso Mbedu lo merecía con creces. Dirigida por un experto en la difícil tarea de plasmar emociones en imágenes como Barry Jenkins (Moonlight, El blues de Beale Street), esta serie de diez episodios es una de las producciones más visuales, emocionales y trascendentales del año, apostando por una trama que aboga por la esperanza a pesar de su terrible historia. Y es que Jenkins baña de originalidad un tema tan difícil y recurrente como los horrores de la esclavitud en las plantaciones del sur estadounidense. Basada en la novela ganadora del Pulitzer en 2017 de Colson Whiteheard, El ferrocarril subterráneo relata la historia de superación, física y emocional, de una esclava que huye de las atrocidades y el trauma de su plantación a través de un tren que libera esclavos en secreto. A pesar de estar en permanente huida, siendo perseguida por un pasado que no deja de acecharla y un cazador de esclavos (Joel Edgerton) consumido por el odio de su propia vida, Cora simboliza un mensaje de esperanza que convierte a esta serie de época en una trama de trascendencia moderna. Es una verdadera maravilla.  

Imagen de El ferrocarril subterráneo (Kyle Kaplan; cortesía de Amazon Studios)
Imagen de El ferrocarril subterráneo (Kyle Kaplan; cortesía de Amazon Studios)

Y por último, el otro fenómeno del año, en este caso de la mano de Disney+: WandaVision. Lo que ha conseguido Marvel y la plataforma de la casa del ratón Mickey con esta serie es para quitarse el sombrero. No solo lograron trasladar el fenómeno del Universo Cinematográfico de Marvel al formato serial, sino que consiguieron cautivar con originalidad, tomando un riesgo inesperado a través de una de las historias más humanas de la saga y con un personaje abandonado al plano secundario. Y es que WandaVision -la miniserie más nominada de la categoría con un total de 23 candidaturas- toma el personaje de la Bruja Escarlata tras el desenlace de Vengadores: Infinity War para homenajear su historia de amor con Vision pero, sobre todo, construir un drama sobre el dolor, la pérdida y el luto a través de un personaje estancado en la negación. A pesar de convivir dentro del género de superhéroes, WandaVision es una serie que dio cátedra sobre el valor de tomar riesgos, sin subestimar al espectador, ofreciendo algo diferente, inteligente y con una sobremesa que se trasladó cada semana a las redes sociales. Tanto Elizabeth Olsen como Paul Bettany están nominados a mejor actriz y actor, mientras Kathryn Hahn -convertida en reina de internet a raíz de su papel de villana- se verá las caras con los pesos pesados secundarios de Mare of Easttown en la categoría de actriz secundaria.

'Bruja Escarlata y Visión' (©Marvel Studios 2021)
'Bruja Escarlata y Visión' (©Marvel Studios 2021)

Lo maravilloso de esta categoría es que además de recordarnos cinco títulos infalibles cuando alguien nos pida recomendaciones, sirve de reflejo para demostrar las verdaderas maravillas que disfrutamos en el apartado de las miniseries en el último año encerrados en casa.

Por un lado, podemos encontrar otros títulos entre las nominaciones interpretativas, como Ewan McGregor que hace un despliegue de talento deslumbrante en Halston de Netflix -un biopic sobre el exigente diseñador de los años 60- o Genius: Aretha con una Cynthia Erivo que por fin consigue el reconocimiento que merece por su interpretación de Aretha Franklin en la serie biografía de National Geographic (en Disney+). Cabe destacar que también encontramos a Hugh Grant entre los nominados, pero si bien su trabajo es digno de reconocimiento, su miniserie The Undoing de HBO terminó dejando mucho que desear.

Pero al recordar todas ellas, me vinieron a la mente otras series limitadas maravillosas que vimos en el año de la pandemia. Desde fenómenos virales como Unorthodox, a propuestas diferentes como la miniserie que convierte el racismo en una trama de terror en Them (Amazon), la segunda temporada de Dirty John disponible en Netflix (que al ser una antología entra dentro de esta categoría), la inusual El tercer día en HBO, o la gran olvidada por los Emmy este año, Small Axe de Steve McQueen (Movistar+).

No, nos podemos quejar. Los seriéfilos hemos tenido una piñata de miniseries con las que vivir fiestas intelectuales y visuales a lo largo del año pandémico.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente