Emma Roberts cambia de look y se atreve con el rubio tiramisú del otoño

emma roberts cambia de look y apuesta por el rubio tiramisú
Emma Roberts y el rubio tiramisúDimitrios Kambouris - Getty Images

Emma Roberts es una de las famosas del momento, y como tal, también es una de las responsables se sentar las bases de las últimas tendencias, especialmente en lo que a tendencias de pelo y belleza se refiere. Para prueba su último cambio de look, con el que se ha apuntado a uno de los tonos de pelo del otoño y que ahora, gracias a ella, promete ser el que todas vamos a llevar. Hablamos del rubio tiramisú.

No ha sido la sobrina de la sonrisa de América sino su estilista y colorista, Nikki Lee, quien ha compartido el nuevo look de Emma a través de su cuenta de Instagram y ahí es donde ha dejado ver los detalles de esta tendencia que, hasta el momento, todavía era un misterio para la mayoría.

Ha sido también su estilista quien ha acuñado el nombre de esta nueva tendencia en tonos de pelo, porque realmente recuerda mucho a aquel 'bronde'. Este estilo mezclaba el rubio y el moreno igual que lo hace el tiramisú. Pero es verdad que en el rubio tiramisú manda el rubio (cualquiera de este año) y el moreno que se deja ver es un castaño claro, al estilo del de María Pombo. De hecho, es un tono de pelo que nos recuerda más bien a la vainilla.

Emma Roberts tampoco ha tenido que someterse a una transformación excesiva para conseguir el rubio tiramisú. Y es que se trata de un tono de pelo que no exige un mantenimiento excesivo. De hecho, el secreto está en dejar crecer la raíz. Lo mejor es que, si eres castaña o tu pelo es color miel, lo lleves al natural y luego el rubio domine en la parte de abajo.

Eso sí, a diferencia de, por ejemplo, las mechas californianas, el rubio tiramisú debe ser un degradado natural, en el que el rubio de distintas intensidades y dorados se mezcla con la parte de arriba más oscura. Gracias a esto, esta nueva tendencia es perfecta para esas melenas que no tienen mucho volumen y el pelo fino, ya que el contraste entre rubio y castaño aporta movimiento y sensación de densidad. Además, este rubio aporta mucha luz al rostro.

A pesar de que es un tono de pelo que no necesita demasiada actualización ni retoques, sí que hay que cuidarlo a diario para que ese rubio no se vuelva naranja o pajizo. Y es que hay que recordar que para pasar de una raíz castaña a una punta tan rubia como la de Emma, habrá que decolorar el cabello en la mayoría de las veces. Eso implica tener que usar un champú morado para matizar, aceite de argán para que las puntas decoloradas no se sequen y evitar abusar de las herramientas de calor.

¿La mejor forma de llevarlo? Con ondas como las de Emma. Estas requieren menos calor que planchar completamente el pelo y, además, se pueden conseguir de forma natural.

Así que, ya sabes, aunque llevemos toda la vida escuchando que el castaño, el chocolate mocha, y el pelo oscuro en general son para el verano, ahora las tornas han cambiado y el rubio se vuelve el color del frío. ¿Estás preparada?