¿Llevar brillos a la oficina? sí, pero como lo hace la jefa de 'Emily en París'

·4 min de lectura

Es oficial, el calendario navideño se puede dar ya por finalizado. Esto significa que toca despedirse hasta el año que viene de polvorones, villancicos y demás emblemas típicos de estas fechas y, en lo que a la moda respecta, pasar de las piezas festivas para centrar nuestros esfuerzos en las rebajas y las nuevas tendencias que están preparadas para triunfar en el año recién estrenado. Pero, un momento, ¿quién ha dicho que tengamos que guardar los metalizados o las lentejuelas hasta nuevo aviso? Que sea complicado su uso en contextos diferentes no quiere decir que esté restringido. Es más, podemos afirmar sin miedo a equivocarnos que el esfuerzo por intentarlo merece la pena. 

Quizá necesitas ejemplos prácticos de ello para salir de dudas. Uno de los que probablemente sea de gran ayuda porque explica de manera muy visual a qué nos referimos lo hemos encontrado en Emily en París. Aunque no hayas visto la serie protagonizada y producida por Lilly Collins es muy probable que a estas alturas sepas que se trata de una comedia que cuenta a base de clichés las andanzas de una joven americana que se traslada a la capital francesa por motivos laborales. No te va a mantener en tensión en busca de ningún asesino, no te va a tener llorando a lágrima viva ni te va a invitar a reflexionar sobre nada en particular una vez desaparezcan los créditos, su propósito es sencillo pero tampoco engaña. Entretenimiento puro y duro que no te haga pensar demasiado... pero con grandes looks. Y es en este aspecto en el que vamos a centrarnos porque, como te decíamos, es aquí donde hemos dado con muestras de lo más clarificadoras al respecto.

Resulta que no es Emily sino Sylvie el personaje más inspirador de la segunda temporada de esta ficción que triunfa en Netflix. Philippine Leroy-Beaulieu es la actriz que se mete en la piel de la estricta directiva de Savoir, la agencia de publicidad y marketing en torno a la que se desarrollan muchas de las tramas y en la que se pueden ver probablemente los mejores estilismos de la ficción a cargo de la francesa. 

Philippine Leroy-Beaulieu, el personaje de Sylvie en Emily en París.
Philippine Leroy-Beaulieu, el personaje de Sylvie en Emily en París.

Ella encarna a la perfección, a sus 58 años, el envidiable chic francés en cada uno de los looks con los que aparece en pantalla pero, de entre todos ellos, nos vamos a quedar con lo que nos ha traído hasta aquí que es la magistral incursión que hace de los brillos a la vida cotidiana. Bueno, todo lo cotidiano que puede ser lo que ocurre en Emily en París... 

El estilo de Sylvie es elegante y sofisticado, con la sobriedad justa como para que ese equilibrio entre detalles serios y festivos se unan a la perfección. Una muestra clara es su manera de reinterpretar un traje plateado. Podría haber sido perfecto para acudir a un evento que requiera etiqueta de cóctel o a una boda de invierno, pero en su lugar ella lo ha elegido para ir a la oficina. Tal cual. Eso sí, para restarle formalidad, sus acompañantes no fueron unas sandalias de tacón sino unos zapatos abotinados que rompen con todo en color morado. Tampoco se apoyó en un recogido pulido como peinado ni en un maquillaje nocturno, la naturalidad manda y eso hace que funcione. 

Sylvie con abrigo metalizado en Emily en París.
Sylvie con abrigo metalizado en Emily en París.

Otro ejemplo, un abrigo deslumbrante con el que Sylvie nos ha enseñado que se puede reutilizar esa prenda que compramos hace unas cuantas nocheviejas. Ella la lleva sobre un conjunto formado por un top azul y una falda negra en una mezcla encantadora. Sirve lo mismo para una jornada laboral como para una de ocio y es obra, como el resto de estilismos de los que puede presumir este personaje, de la directora de vestuario de la serie, Patricia Field, quien fuera responsable también de los inolvidables de Sexo en Nueva York.

Un último regalo por parte de la jefa de Emily para poder exprimir al máximo el armario festivo es el look que tiene como protagonista una camisa dorada. Si tienes un modelo similar al suyo que ves ahí colgado de la percha de tu habitación y no sabes muy con qué ponértelo para que quede bien en un entorno que no sea de juerga, nada como fijarse en ella. La austeridad bien entendida es fundamental para que esta apuesta también resulte ganadora y ella la pone en práctica con dos piezas en negro, una falda lápiz y una blazer. Insuperable. 

Sylvie, la jefa de Emily en París, la más elegante de la serie.
Sylvie, la jefa de Emily en París, la más elegante de la serie.

Más historias que te puedan interesa

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente