"Embriones sintéticos", un paso hacia la fabricación de órganos en laboratorio

Para el estudio se tomaron unas 10.000 células madre, de ellas, solo 50 lograron agruparse mediante el dispositivo o incubadora especial desarrollado por los expertos, que se movía continuamente como un útero materno. Esas 50 células se agruparon en esferas y otras estructuras parecidas a las de los embriones, por lo que los responsables describieron estas creaciones como un 95 % similares a los embriones de ratón normales.

Un grupo de científicos del Instituto Weizmann de Ciencias de Israel aseguran que crearon lo que serían los primeros embriones sintéticos con células madre, por lo que no se usó ni óvulos, ni espermatozoides, ni fecundación. La investigación, liderada por el biólogo celular palestino Jacob Hanna, muestra que las células madre se autoensamblan o autoorganizan en estructuras similares a las de los embriones de laboratorio.

“El estudio muestra que puedes usar un dispositivo especial que fabricamos, un medio especial que permite el crecimiento natural de embriones de ratón utilizando ese mismo sistema. Podemos poner células madre que crecen en un plato por largo tiempo, las ubicamos en estas condiciones y se pueden autoorganizar solo en ocho días en un embrión completo”, explicó Hanna.

Para el estudio se tomaron unas 10.000 células madre, de ellas, solo 50 lograron agruparse mediante el dispositivo o incubadora especial desarrollado por los expertos, que se movía continuamente como un útero materno. Esas 50 células se agruparon en esferas y otras estructuras parecidas a las de los embriones, por lo que los responsables describieron estas creaciones como un 95 % similares a los embriones de ratón normales. La mayor importancia de esta técnica reside en que, en el futuro, podrían permitir fabricar órganos que se requieran, reduciendo la posibilidad de rechazo del cuerpo.

“El gran problema con los trasplantes es que necesitas encontrar un donante compatible y el ADN nunca es idéntico al del paciente. Así que siempre habrá un rechazo o debes tomar esteroides para suprimir esa respuesta. Con este método y si aplicamos diferenciación, las células serán del mismo paciente, es decir, el ADN exacto, sin necesidad de donantes y no habrá rechazo”, añadió Hanna.

No obstante, una parte de la comunidad científica reaccionó asegurando que estos no se pueden considerar embriones porque no dan lugar a un individuo viable, que sea capaz de reproducirse. Además, indican que la técnica tendría importantes consecuencias éticas. Sin embargo, reconocen que sí pueden ser el punto de partida para la fabricación de órganos, que sería el punto principal del valor de la investigación.