¿Embarazada (de forma natural) pasados los cuarenta?

Verdades y mentiras de la fertilidad más allá de los 40

El estreno de Bridget Jones’ Baby ha reabierto el debate sobre la maternidad en la pre-menopausia, ¿es normal o hemos perdido el norte? (Foto: Getty Images)

En la nueva entrega de la saga, la famosa periodista está embarazada de forma natural a los 43 años  Es difícil ser Bridget Jones. No sólo por su extravagante personalidad y su curiosa vida, sino también por sus enredos sentimentales y sus guapísimos pretendientes. Ahora, la rubia desdichada con más suerte de toda la pantalla, riza el rizo y se queda embarazada (de forma sorpresiva) superada la barrera de los cuarenta. 

Una época importante en la vida de la mujer porque está entre la fase de la pubertad y la etapa de la menopausia, y dependiendo de cada una, se irán produciendo una serie de cambios a nivel hormonal (fluctuaciones) que pueden provocar cambios de humor e irritabilidad. Además, la capacidad reproductiva empieza a caer en picado.

Con este panorama en el horizonte entramos en plena sesión, palomitas y refresco en mano, y claro a las espectadoras le empiezan a asaltan las dudas. La primera, ¿quién de los dos amantes de Brigdet será el futuro papá? Su ex Mark Darcy (Colin Firth) o el nuevo enamorado Jack Qwant (Patrick Dempsey). 

Y aquí viene la segunda duda (algo más importante para ellas que para ellos): ¿cómo habrá conseguido Bridget quedarse embarazada? Tranquilas, no vamos a hacer spoilers, hay pocas cosas que fastidien tanto como te cuenten el final de una peli. Para conocer al padre de Bridget´s baby tendréis que comprar vuestras entradas.

En cuanto a la segunda duda, los productores no parecen haber tenido reparo en desvelar la gran incógnita en trailers y promociones: Bridget está embarazada de forma natural a los 43. 

¿Es una posibilidad real al alcance de toda mujer o nos encontramos con uno de esos “golpes de suerte” de la “solterona” más famosa? Para resolverla, hemos preguntado a los expertos en fertilidad de clínicas Eva, con más de 20 años de experiencia en el sector de la reproducción asistida y con 43 centros abiertos por toda  España.  

Echa un vistazo a estas conclusiones antes de forjarte una idea preconcebida sobre la maternidad:

  • El embarazo natural a partir de los 40 no es imposible, pero si se puede considerar como excepcional. Sólo el 5% de las mujeres que lo intentan a partir de los 35 años lo consiguen.

  • Si pensamos en esos 43 años de Bridget Jones, las cifras en torno a la salud del futuro bebé deberían preocuparnos: a partir de los 42 más del 75% de los óvulos están alterados cromosómicamente.

  • El estrés es un factor que perjudica la concepción natural. Bridget, como tantísimas otras profesionales liberales no se libran del agobio laboral y demás ocupaciones. “El estrés induce un retraso o incluso una inhibición de la hormona que desencadena la ovulación (LH). Además, produce un aumento de glucocorticoides, de adrenalina y noradrenalina que podrían disminuir la receptividad del útero a los embriones”, nos cuenta la doctora Isabel Santillán, directora médica de EVA.

Casi siempre el estilo de vida (estrés, hábitos nocivos y una mala alimentación) influye más en el embarazo que la edad. (Foto: Getty Images) 

  • Las madres mayores de 40 que buscan el embarazo lo logran por abrumadora mayoría, en un 95%, mediante tratamientos de reproducción asistida. El más demandado es la FIV, Fecundación in Vitro y el más novedoso la vitrificación de óvulos. Esta consiste en congelar los óvulos durante la edad fértil para implantárnoslos en el futuro, garantizando así el embarazo con óvulos propios y la tranquilidad de tener un bebé saludable en el futuro. Las mujeres que deseen retrasar su maternidad pueden hacerlo congelando sus óvulos mediante este procedimiento.

  • Nuestro reloj biológico no tiene por qué cuadrar con nuestro reloj emocional. Los psicólogos de Eva aseguran que, en cambio, las madres de 40 están mejor preparadas y mas comprometidas con la maternidad. Tienen más dominio de la situación, más experiencia y, sobre todo, más paciencia, con los bebés y con ellas mismas.

  • Si hablamos de maternidad en solitario, como es el caso de la película protagonizada por Renée Zellweger, la mujer de más edad suele tener una mayor independencia económica para criar a su hijo, sola o con ayuda contratada, si se precisa.

La realidad es que la edad de la maternidad se ha ido retrasando poco a poco y hoy en día es frecuente ser una primeriza a los cuarenta de manera natural porque la edad biológica determina más que la edad cronológica. Una mujer de 40 años sana, sin enfermedades ni malos hábitos, tiene más posibilidades de llevar un embarazo a término que una mujer más joven con alguna patología o hábitos poco saludables.

También te puede interesar:

Esta noche, vais a dormir (aunque tengáis un bebé)

Es mucho peor (para tu salud) el tabaco que el sexo oral

Esa copa podría provocar un defecto congénito a tu bebé, ¿te la vas a tomar?