El embajador de Ecuador en la Argentina apuntó contra Correa, Venezuela y Cuba por las protestas en su país: “Son regímenes del mal”

·6 min de lectura
Xavier Monge Yoder, el embajador de Ecuador en la Argentina
Xavier Monge Yoder, el embajador de Ecuador en la Argentina

Lo llama “el innombrable” y dice que es la “mente perversa” detrás de las violentas movilizaciones que sacudieron a Ecuador este junio –en las que fallecieron por lo menos ocho personas y decenas resultaron heridas– y del “intento de desestabilización de la democracia” en el país al promover una iniciativa parlamentaria para destituir al presidente Guillermo Lasso.

Para Xavier Monge Yoder, embajador de Ecuador en la Argentina desde octubre de 2021 y otrora empresario del sector agroexportador, el expresidente prófugo Rafael Correa es un “enfermo del poder” que intentará socavar cualquier avance alcanzado entre el gobierno y la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), que el jueves, después de 18 jornadas ininterrumpidas de paro general y protestas, firmaron un Acta por la Paz, una serie de acuerdos para restablecer el orden, que incluyen una reducción del valor del combustible, una derogación del estado de excepción, entre otros.

Pero Monge no solo repara en Correa, en una entrevista con LA NACION, el funcionario también apunta contra Venezuela y Cuba y acusa a “estos regímenes del mal” de enviar infiltrados que “rápidamente se alinean, aplauden y alimentan este tipo de conductas”.

Los líderes indígenas Leonidas Iza, izquierda, y Marlon Vargas, al centro, firman un acuerdo junto a monseñor David de la Torre durante una sesión de diálogo con el gobierno en la que la Iglesia católica fungió como mediadora, el jueves 30 de junio de 2022, en la sede de la Conferencia Episcopal en Quito, Ecuador. (AP Foto/Dolores Ochoa)
Los líderes indígenas Leonidas Iza, izquierda, y Marlon Vargas, al centro, firman un acuerdo junto a monseñor David de la Torre durante una sesión de diálogo con el gobierno en la que la Iglesia católica fungió como mediadora, el jueves 30 de junio de 2022, en la sede de la Conferencia Episcopal en Quito, Ecuador. (AP Foto/Dolores Ochoa)

-La firma de un Acta por la Paz abre paso a una mesa de diálogo por un período de 90 días en la que se hará seguimiento de las 10 demandas que la Conaie, presidida por Leónidas Iza, ha presentado al gobierno para aplacar los efectos de la crisis económica que atraviesa el país, ¿considera que estos reclamos son legítimos?

-Los objetivos de la directiva personificados en Iza no fueron auténticos. Está desvirtuado, el propósito no es corregir lo corregible sino sacar al presidente actual para que pueda entrar por la ventana el “innombrable”. El innombrable, Correa, es un enfermo del poder que solo busca la presidencia vitalicia para su persona como ya lo hizo. Y por su condición de enfermo mental no va a cesar de tomar acciones, las que pueda. Y eso evita que otros hagan los reclamos o solicitudes que tendrían que estar haciendo, sobre todo de forma pacífica.

-¿Entonces usted cree que efectivamente es Correa el que está detrás de las protestas?

-Claro. Pero incluso dicho por Correa. Cuando además de ese propósito muy personal de él, hay el dinero mal habido en miles de millones de dólares, hay el presupuesto necesario para financiar cosas como estas. Y desgraciadamente el dinero corrompe. Se compran conciencias en los parlamentos para que voten de una u otra forma. Todas esas 14.000 personas tienen que movilizarse, alguien tiene que pagar los buses, los camiones, lo que fuera para movilizar a la gente. Y allí está Correa y el dinero mal habido. Mientras tuvo 300.000 millones de dólares a su manejo como presidente de la República y todo lo que desapareció por allí, sirve para cosas como estas. Y esto no solo lo hace en el país sino que es un agitador internacional.

Manifestantes levantan barricadas en medio de protestas contra el gobierno del presidente Guillermo Lasso en Quito, Ecuador, el lunes 20 de junio de 2022. (Foto AP/Dolores Ochoa)
Manifestantes levantan barricadas en medio de protestas contra el gobierno del presidente Guillermo Lasso en Quito, Ecuador, el lunes 20 de junio de 2022. (Foto AP/Dolores Ochoa)

-Sin embargo, la Asamblea Nacional rechazó la moción de destitución, ¿cree que el presidente Lasso ha salido más fortalecido?

-Totalmente, pero sobre todo en la opinión pública. El cambio al que yo me refería es que las porciones mayoritarias de la sociedad pasiva decidieron en hartazgo despertarse. Dijeron basta, 14.000 personas con infiltración proterva no pueden dejarnos sin país.

-Al principio de la entrevista mencionó la intromisión de Venezuela y Cuba en las movilizaciones en Ecuador... ¿Cómo lo han hecho?

-Sí. Estas no son suposiciones, estás son cosas reales. Lo mismo ocurrió en Colombia. Y los países que tienen estas desgracias, como Venezuela, Cuba, Irán o Nicaragua, rápidamente se alientan, se aplauden y se alinean.

-Más allá de las acusaciones que usted hace contra Rafael Correa, la crisis económica en el país existe... ¿a qué la atribuye principalmente?

-Por supuesto que la pandemia y luego la guerra en Ucrania han golpeado en todo el mundo. Pero la desgracia es que Ecuador venía despegando con este gobierno. Por ejemplo, el riesgo país tuvo una mejora importantísima por el simple hecho de que Lasso haya ganado las elecciones. Ahora se ha dañado porque quién querría ir a hacer negocios en un país que está patas para arriba, que está convulsionado.

-Con el reciente e histórico triunfo de Gustavo Petro en Colombia o la asunción en marzo de Gabriel Boric en Chile, Ecuador queda como uno de los pocos países en la región con un partido de centroderecha, Movimiento CREO, en el poder. En este contexto, ¿cómo ve el avance de la izquierda en América Latina?

-Desgraciadamente la izquierda está enredada con estas cosas. Si bien hay un fondo de que se debe trabajar en que las desigualdades existentes en América sean menores, ya sabemos que quitando a unos para dar a otros no se resuelven las cosas. Lo que hay que hacer es encontrar la manera de mejorar las oportunidades sin quitar a nadie. Y que esas oportunidades puedan estar al alcance de las mayorías. Eso se consigue con la educación, que ha sido descuidada históricamente. Y es necesario que se filtre a los que menos tienen.

-Y con respecto a las relaciones bilaterales entre la Argentina y Ecuador, ¿en qué áreas cree necesario reforzar la cooperación?

-La más importante de todas es la de facilitar un tratamiento igualitario como en otros países en cuanto a los rubros que el Ecuador exporta a la Argentina. Por ejemplo, el cacao. Allí hay barreras arancelarias que dificultan la exportación. El cacao ecuatoriano es hoy apenas el 7% de la importación argentina. Ese trato preferencial lo tienen los países del Mercosur. Nosotros competimos en desventaja con Brasil. Entonces esa es una de mis obsesiones, que podamos incrementar la exportación de los productos en los que Ecuador se distingue.

-¿Y lo ve posible con el gobierno actual?

-Es difícil por las restricciones al uso de dólares. Yo creo que nadie puede estar en desacuerdo en hacerlo en temas suntuarios, o en que se pongan algunas trabas, pero los productos que Ecuador exporta, no se dan en el país. Y los que usan esos productos del agro para industrializarlos no están haciendo mal uso de las divisas que están escasas.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente