Elton John se despide así de Isabel II: 'La reina merecía descansar, ha trabajado muy duro'

·2 min de lectura
Elton John y la reina Isabel II en las celebraciones por el Jubileo de Diamante, en 2012 credit:Bang Showbiz
Elton John y la reina Isabel II en las celebraciones por el Jubileo de Diamante, en 2012 credit:Bang Showbiz

El cantante Elton John ha reconocido que el fallecimiento de Isabel II, a los 96 años de edad y tras un reinado histórico de siete décadas, le ha generado sentimientos encontrados. Por un lado, el artista británico se ha unido al dolor y a la pena de sus compatriotas y demás ciudadanos de la Commonwealth ante la pérdida de tan carismática y adorada monarca. Sin embargo, al veterano intérprete también le reconforta saber que la reina por fin descansa en paz, algo más que "merecido" para una mujer de inagotable energía y sentido del deber.

"Tengo 75 años y la reina ha estado conmigo toda la vida. Me entristece que ya no esté conmigo, pero me alegro de que esté en paz, de que por fin descanse. Se lo merece. Ha trabajado muy duro y quiero enviar todo mi amor a su familia. La vamos a echar de menos", se dirigió así al público del concierto que ofreció ayer por la noche en Toronto, antes de proyectar diversas imágenes de la reina y dedicarle el tema 'Don't Let the Sun Go Down on Me', un éxito de 1974.

A nadie se le olvida que Elton John interpretó el mítico tema 'Candle in the Wind' durante el emotivo funeral por la princesa Diana, fallecida en 1997 tras un accidente de tráfico en el centro de París. Un año después, Isabel II le nombró caballero de la Orden del Imperio Británico y, desde entonces, el respeto y la admiración del artista por la figura de Isabel II no han dejado de crecer.

"Como el resto de la nación, estoy profundamente apenado por la noticia de que Su Majestad, la Reina Isabel, ha fallecido. Fue una presencia inspiradora y dirigió al país durante algunos de sus momentos más gloriosos y oscuros con gracia, dignidad y una genuina y reconfortante calidez", escribía Sir Elton solo unas horas antes de subir al escenario de su recital canadiense.