Elsa Pataky no quiere ser Penélope Cruz: ni Hollywood, ni rodajes estresantes, ella prefiere la vida hippie en Australia

Nuria Hernández
·9 min de lectura

Se marchó a Hollywood en busca del gran sueño americano y ha terminado viviendo alejada del mundanal ruido rodeada de animales y naturaleza salvaje. Elsa Pataky ha sabido encontrar un equilibrio vital entre su trabajo como actriz y su familia y ha logrado que nos muramos de envidia por la vida tan estupenda que lleva junto a su marido Chris Hemsworth y sus tres hijos. Podríamos decir que Elsa ha sido más lista que cualquier actriz española y ha relegado sus ansias de éxito y fama para ser feliz y hacer trabajos muy selectos y que no le roben demasiado tiempo para estar con su familia.

Elsa Pataky attends the Woman'Secret 'KissMas Time' photocall at Santa Barbara Palace in Madrid, Spain on Nov 20, 2019 (Photo by Carlos Dafonte/NurPhoto via Getty Images)
Elsa Pataky posa para presentar una campaña de la firma Woman'Secret. (Photo by Carlos Dafonte/NurPhoto via Getty Images)

Y sí, pocos seguramente serían capaces de decir tres películas que haya protagonizado Elsa en los últimos años en Estados Unidos salvo Serpientes en el avión, que es del año 2006, o Fast and Furious, donde tiene un papel secundario (aunque hay que decir que la saga es de las más taquilleras de la historia del cine, casi nada). Pero a Elsa le da exactamente igual. Ella no quiere ser Penélope Cruz ni conseguir un Oscar, porque su forma de ver la vida es otra y nosotros la alabamos y envidiamos a partes iguales. Y así todo, Elsa es una super estrella en Estados Unidos.

Elsa aterrizaba en Hollywood en 2006 después de haber triunfado en España con series como Al salir de clase, donde se dio a conocer, o Los Serrano, donde la vimos en 11 episodios. Su sueño era convertirse en una gran estrella y se esforzó mucho para lograrlo. Su primer papel fue en Serpientes en el avión, una cinta de terror cuyo argumento está perfectamente descrito en el título de la película y que no obtuvo buenas críticas ni de público ni por parte de la prensa especializada pese a compartir planos con Samuel L. Jackson. A partir de ahí, sus proyectos en Estados Unidos han pasado sin pena ni gloria hasta conseguir un papel en Fast and Furious en 2011 donde interpreta a la chica cañón en cinco entregas de la saga palomitera.

Elsa Pataky en Fast and Furious 6.
Elsa Pataky en Fast and Furious 6.

Que por ese papel no le van a dar un Oscar, ni un Globo de Oro (como mucho un Razzie), y que por Didi Hollywood solo le llovieron críticas (de las malas), también, pero a Elsa todo eso le da lo mismo porque ella es más feliz que una perdiz. A pesar de todo, Pataky se ha convertido en una de las estrellas más requeridas de las alfombras rojas en Estados Unidos y las portadas de las revistas de moda más prestigiosas del planeta. No hay ceremonia de los Oscar a la que Elsa no acuda como invitada junto a su marido. ¿Se acuerdan de la última vez que vieron a Penélope Cruz en la red carpet más famosa del planeta? ¡Pero si Elsa hasta tiene una pose con su nombre! Sí, ‘hacerse un Pataky’ (posar de espaldas con la cabeza girada hacia el fotógrafo) es una expresión conocida a nivel mundial.

En 2010, la madrileña conoció a través de una amiga al amor de su vida, Chris Hemsworth. El actor que da vida a Thor es uno de los más ricos de Estados Unidos pero hace ya varios años decidió que lo de vivir en Los Angeles y soportar a los paparazzi a la puerta de casa a diario no iba con él. Así que Chris y Elsa hicieron las maletas (que suponemos que serían unas cuantas) y se instalaron en una ‘casita’ en Byron Bay, la playa más increíble de Australia. La vivienda, situada en la costa este y valorada en unos 18 millones de euros, cuenta con cuatro hectáreas de terreno, varios pisos, cinco dormitorios con un enorme vestidor para Elsa, un gimnasio (una de las estancias que más usa la pareja) y una espectacular piscina infinita.

"En Byron Bay nos sentimos como gente normal y eso es genial. Tratamos de ser gente normal y de poder estar con nuestros hijos en un lugar donde no haya fotógrafos ni gente persiguiéndonos. Vivimos en un lugar en medio de la nada, así que ya no tenemos ese problema. Y eso es justo lo que queríamos”, decía Elsa hace algún tiempo. Y es que en Australia han encontrado la más absoluta tranquilidad e incluso Hemsworth decidía hace unos meses tomarse un año sabático para no tener que viajar a Estados Unidos continuamente y pasar meses sin ver a sus hijos India, de ocho años, y los gemelos Tristan y Sasha, de seis.

Y es que Elsa y Chris pasan de rumores y de críticas. Si dicen que están en crisis, ellos responden con una foto llena de humor, no se enfadan, ni demandan, ni sacan comunicados. Ellos están por encima de cualquier comentario. Se muestran cómplices y enamorados en sus post en Instagram y hasta ‘compiten’ por ver quién está más fuerte de los dos (y ojo porque Elsa no tiene nada que envidiar al dios Thor). Su amor está más que demostrado y es que se complementan a la perfección. Podríamos decir que son tal para cual y como pareja son respetados y admirados tanto en Hollywood como en nuestro país.

Una familia ‘salvaje’

La familia Pataky-Hemsworth vive alejada de los focos y en plena naturaleza salvaje. Esta misma semana, la española subía un divertido video a su perfil de Instagram en el que nos enseñaba que se había quedado atrapada con su coche en la crecida de un río. Lejos de asustarse o entrar en pánico, a Elsa le van las emociones fuertes y se lo tomó a risa. Tuvo que esperar a que la ‘rescataran’ con otro coche y mientras tanto mantuvo la calma en todo momento. ¿Quién dijo que el súperhéroe de la pareja era Chris?

Pero no es la primera vez que Pataky nos deja con la boca abierta mostrándonos los peligros a los que se enfrentan a diario. Arañas gigantes en mitad del salón, serpientes que pululan por el jardín de su casa, tarántulas y otros animalitos menos peligrosos como koalas o canguros forman parte de su día a día y ella ni se imuta cuando los ve.

Además, la familia suele hacer escapadas en tienda de campaña, sí, en tienda de campaña, junto a sus hijos y algunos amigos entre los que se encuentran el hermano de Elsa y su mujer. Les gusta perderse en playas desiertas, hacer barbacoas en la playa y dormir bajo las estrellas. Algunos podrían decir que es pura fachada e incluso snobismo por parte de dos millonarios, pero nada más lejos de la realidad. A Elsa y a Chris les gusta vivir así, pasan de hoteles lujosos a los que solo acuden cuando es por trabajo, son felices en traje de baño y duchándose con una manguera (literal) y no lo ocultan.

Ha hecho negocio de su vida saludable

En Australia, Elsa pasa de eventos glamurosos y de ir todo el día de punta en blanco, aunque cuando reaparece en una red carpet siempre nos deja con la boca abierta. Prefiere andar en chanclas por la vida y con el pelo recogido en una coleta, pasear por la playa cada mañana y se dedica a cuidar a sus tres hijos y hasta a hacerles la comida, toda ecológica y sana, como a ella le gusta. Una de sus grandes pasiones es el deporte y de ella también ha hecho un negocio, ya que ha publicado dos libros (uno en 2014 y otro el año pasado) con sus trucos para lucir un cuerpo de escándalo y junto a su marido tienen una App de fitness, alimentación y estilo de vida que arrasa en medio mundo. Elsa practica Yoga cada mañana, boxeo con un entrenador y hasta hace ejercicio en plena naturaleza aprovechando la playa privada que tiene enfrente de casa.

Y también gracias a sus curvas envidiables y a un rostro angelical y perfecto, Pataky ha logrado ser imagen de grandes firmas como Woman’Secret, para la que protagonizó un fashion film dirigido por ella misma. Elsa no quiere ser una it girl (ni falta que le hace), ni necesita poner en sus fotos de Instagram tags a marcas para hacer publicidad, porque ella es una estrella con mayúsculas. ¿Qué más se puede desear? Seguramente, nada.

Todos quieren a Elsa

¿Y cómo se comporta Elsa cuando viene a España? Pues como una gran profesional. Atiende a todos los medios, siempre sonriente, posa de mil y una maneras y responde a todas, sí, a todas las preguntas que le plantean los periodistas, incluidas las personales. Nunca pone una mala cara, ni un veto a ningún medio, ni condiciones antes de sentarte delante de ella para entrevistarla. Porque como decíamos antes, Elsa es una estrella y eso se demuestra con este tipo de comportamientos. Sabe que interesa su vida porque sus logros profesionales tampoco es que sean para tirar cohetes, y ella sabe sacar partido a todo eso con una naturalidad digna de alabar.

Elsa es una estrella sin premios ni alabanzas, pero ha conseguido ganarse el cariño del público español que disfruta de su simpatía y naturalidad cada vez que vuelve a casa y se sienta por ejemplo en El Hormiguero. La gente adora (adoramos) a Elsa Pataky y su manera de ver la vida (hasta nos encanta su acento medio madrileño medio americano) y de seguir teniendo los pies en la tierra y acordándose de sus orígenes. Y eso, otras actrices que tienen un Oscar en la estantería de casa... no pueden decirlo.

Más historias que te pueden interesar: