Elon Musk aparece en la fiesta de Halloween de Heidi Klum con un disfraz de 7.500 dólares

Elon Musk a su llegada a la fiesta de Halloween de Heidi Klum credit:Bang Showbiz
Elon Musk a su llegada a la fiesta de Halloween de Heidi Klum credit:Bang Showbiz

Pese a haber desembolsado 44 mil millones de dólares para la adquisición de la red social Twitter, una operación de la que quiso desligarse en el último momento antes de ser amenazado con una demanda que le habría obligado a completar la transacción a un precio mayor, Elon Musk sigue demostrando que su poder adquisitivo no conoce límites.

Tanto es así, que el también director gerente de Tesla, y dueño de SpaceX, acudió a la tradicional fiesta de Halloween que organiza cada año la modelo Heidi Klum enfundado en un disfraz de samurái muy elaborado y costoso. Como se desprende de la información que ofrece 'Abracadabra', la tienda de Nueva York donde lo habría conseguido, semejante armadura tiene un precio de 7.500 dólares, una minucia para uno de los hombres más acaudalados del planeta.

El empresario asistió a la gran noche de Heidi Klum, quien por su parte se vistió de horripilante gusano, en compañía de su madre Maye. Como era de esperar, Musk compartió varias imágenes de la velada en su cuenta de Twitter. "Noche de Halloween con mi madre", reza la descripción del sorprendente álbum de fotos.

Además de dedicar parte de su tiempo al ocio, codeándose con las numerosas celebridades que estuvieron presentes en la citada fiesta, Elon Musk sigue desarrollando sus planes para la plataforma de la plataforma de microblogging. Esta semana, el nuevo jefazo de la empresa ha expresado su deseo de que aquellos usuarios verificados con el distintivo 'tick' azul abonen unos 20 dólares mensuales para seguir disfrutando de tal condición, una medida concebida para evitar la proliferación de bots.

Una de las decisiones más polémicas que ya ha tomado Musk, en su particular cruzada para proteger la libertad de expresión, ha sido la de rehabilitar la cuenta del controvertido rapero Kanye West, quien a su vez ha perdido su perfil de Instagram, durante un período de 30 días, por haber infringido las normas de conducta a raíz de su criticada retahíla de mensajes de corte antisemita.