Críticas del equipo de Ellen DeGeneres por reducirles el salario mientras ella graba el programa desde casa

Cine 54
·3 min de lectura

Una vez más, Ellen DeGeneres vuelve a estar en el centro de la polémica. Si hace unos días nos hacíamos eco de las críticas dirigidas por numerosos tuiteros ante las bromas y quejas por el confinamiento que la presentadora expresaba desde el confort de su mansión (y también recogíamos ese hilo de Twitter que repasa su historial como “bully”), ahora gracias a Variety hemos sabido que sus empleados están protestando por la falta de transparencia y la cuestionable gestión de los responsables del programa durante el confinamiento.

(John Shearer; Gtres)
(John Shearer; Gtres)

En efecto, más de 30 trabajadores de The Ellen DeGeneres Show –algunos de los cuales llevan 17 años en el programa– se han quejado de no haber recibido comunicación escrita sobre sus horas laborales y salario, ni tampoco muestras de interés por su salud mental y física, desde hace un mes. Además, el equipo habría recibido un nuevo agravio tras la contratación de una empresa externa, al margen del sindicato correspondiente, que estaría ayudando a DeGeneres a grabar el programa desde su mansión en California.

Cuando los ejecutivos de la producción finalmente dieron respuesta el pasado 9 de abril, casi todos los miembros del equipo recibieron el aviso de un recorte salarial del 60% –a pesar de que el programa sigue emitiéndose. Según fuentes internas, solo cuatro trabajadores estarían trabajando actualmente en la versión remota de la emisión, algo totalmente inconsistente con la llamada diaria de DeGeneres a “ser amables”.

Un representante de Warner Bros. Television –la distribuidora del programa– declaró a Variety: “Nuestros productores ejecutivos y Telepictures están comprometidos con el cuidado de nuestros trabajadores, y han tomado las decisiones primera y principalmente con ellos en mente”. El estudio subraya que el equipo entero ha recibido su salario sin excepción –aunque con horarios reducidos.

El pasado 2 de abril, la mayoría de los miembros del equipo se sorprendió al saber que DeGeneres había montado un decorado remoto en su residencia particular y que desde allí estaba grabando nuevos programas –algo que habrían descubierto solo gracias a publicaciones en redes sociales por parte de colegas en otros departamentos. En condiciones normales, The Ellen DeGeneres Show se graba cuatro días a la semana, habiendo tenido lugar la grabación del último episodio en plató el pasado 9 de marzo.

Como hemos dicho antes, la nueva producción a distancia DeGeneres habría contratado a Key Code Media, una productora audiovisual que no está afiliada al sindicato International Alliance of Theatrical Stage Employees –a diferencia de toda la plantilla habitual. Un representante de Warner Bros. habría tratado de calmar los ánimos señalando que dicha contratación es una medida excepcional debida a las circunstancias actuales y que ningún miembro del equipo del programa ha perdido su puesto por ello. También hay que recordar que, cuando DeGeneres anunció su vuelta a la emisión el pasado 7 de abril, dijo a sus espectadores que lo hacía “por mis trabajadores y mi equipo”.

Les amo, les extraño, y lo mejor que puedo hacer para apoyarles es mantener el programa en emisión”.

La presentadora aún no ha dado respuesta oficial a las protestas de sus trabajadores, aunque sigue publicando vídeos en los que expresa su pesar por las condiciones del confinamiento mientras se pasea al aire libre por su extensa propiedad. Recordemos que DeGeneres es a día de hoy una de las estrellas televisivas mejor pagadas, ingresando más de 68 millones de euros (75 millones de dólares) por año -al menos es lo que cobró en 2019 según Celebrity Net Worth- y cuenta con una fortuna estimada en torno a los 304 millones de euros (330 millones de dólares). (Fuente: Business Insider)

Más historias que te pueden interesar: