Eliud Kipchoge agiganta su mito con otro récord mundial de maratón en Berlín

Photo credit: TOBIAS SCHWARZ - Getty Images
Photo credit: TOBIAS SCHWARZ - Getty Images

A los 37 años, Eliud Kipchoge agigantó aún más su leyenda en el Maratón de Berlín. Si alguien duda de que es el mejor de la historia sobre los 42.195 metros, el keniano dio otro enorme golpe sobre el circuito de la capital alemana. Cuatro años después, aún fue capaz de rebajar en medio minuto el tope histórico de la mítica distancia del atletismo. 2 horas, 1 minuto y 9 segundos, un registro estratosférico, uno más, su segundo mordisco oficial a la distancia en la que ha bajado de dos horas en condiciones de laboratorio.

Y la hazaña de Kipchoge llegó cuando quizá ya no se esperaba. Tras más de dos décadas en el atletismo, su reto podría ser buscar el tercer oro olímpico consecutivo en París 2024, lo nunca logrado, quizá completar su colección de grandes maratones, un propósito que sigue en su mente pero que parecía desviarse cuando el keniano eligió volver a Berlín, la carrera que este domingo venció por cuarta vez.

A Berlín se va a volar. Es el circuito y el clima perfecto. Y Kipchoge, el que dice que no hay límites, que el ser humano es capaz de todo, envidó a la grande, dispuesto a que su cabalgada por debajo de las dos horas se hiciera oficial. El keniano salió a reventar el cronómetro y el resultado fue un récord que se anunció desde el principio, con unos primeros 5 kilómetros en 14:14 y unos segundos aún más rápidos en 14:09. Kipchoge corrió casi siempre muy por debajo de los tres minutos el kilómetro, y alucinó con un paso por la media maratón en 59:51 minutos.

Pasado el kilómetro 25, a Kipchoge no le aguantaron las liebres, que habían cumplido con creces su trabajo. Y no digamos los rivales. Quién intentó seguirle, como el etíope Andamlak Belihu, lo pagó. En meta, el doble campeón olímpico sacó casi cinco minutos de ventaja al segundo, su compatriota Mark Korir (2h05:58) y al tercero, el etíope Tadu Abate (2h06:28).

Ya en solitario, y a una velocidad cercana a los 21 kilómetros por hora, el espartano del maratón engulló las calles de Berlín, y aunque pareció tener algún momento de bajón mantuvo la concentración y, en la medida de lo posible, el ritmo. Pasó en 1h25:40 el kilómetro 30, se ralentizó algo más antes del 40, pero llegó pletórico a la puerta de Brandenburgo, en otra recta final de ensueño con el público vitoreando como en 2018, cuando corrió en 2h01:39 y pulverizó en más de un minuto el anterior récord de Dennis Kimetto.

Kipchoge pasó más rápido en cada parcial respecto a entonces, el ritmo medido, los avituallamientos perfectos servidos desde la bicicleta, y acumula ya cuatro de las cinco mejores marcas de la historia del maratón, amén de dos oros olímpicos y un balance inigualable de 17 maratones ganadas de las 19 que ha corrido desde 2013, solo derrotado en 2013 en Berlín y en 2020 en la edición especial pandémica en Londres.

Los parciales de Kipchoge en el Maratón de Berlín 2022

  • 5K - 14:14

  • 10K - 14:09 - 28:23

  • 15K - 14:10 - 42:33

  • 20K - 14:12 - 56:45

  • Media Maratón - 59:51

  • 25K - 14:23 - 1h11:08

  • 30K - 14:32 - 1h25:40

  • 35K - 14:30 - 1h40:10

  • 40K - 14:43 - 1h54:53

  • Meta - 2:01:09

Assefa, la tercera más rápida de la historia

La magia de Berlín se extendió también al plantel femenino, bastante más modesto sobre el papel, pero en el que algunas se superaron, con cuatro mujeres por debajo de las 2h20, cuando solo dos lo habían conseguido. La etíope Tigist Assefa venció en 2h15:37, récord de Berlín y la tercera mejor marca de la historia solo por detrás de Brigid Kosgei y Paula Radcliffe. Tras ella, entraron la keniana Rosemary Wanjiru (2h18:00) y Tigist Abayechew (2h18:03).