Cuando el sexo vende mucho más que una historia en Netflix

·4 min de lectura

Por Alberto Cano. - Élite es uno de los mayores fenómenos de la ficción televisiva en España. Pocos jóvenes se resistieron a sus intrigas, triángulos amorosos y continuas escenas de sexo desenfrenado protagonizadas por un reparto estelar conformado por Miguel Bernardeau, Mina El Hammani, Itzan Escamilla, Danna Paola, Ester Expósito, Arón Piper, Omar Ayuso o Álvaro Rico. Y es que lo seductora que resulta esta propuesta de Netflix creada por los responsables de Física o Química consigue enganchar a millones de personas pese a ser una serie que flojea por muchos de sus costados, como bien ha vuelto a demostrar el primer tráiler de su cuarta temporada.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Y es que siendo sinceros, la serie hace tiempo que dejó de prestar atención a sus tramas y se centró de lleno en el puro exhibicionismo. El sexo, mostrar a sus actores y actrices luciendo tipazo, las continuas fiestas o las secuencias a ritmo de temazos musicales se convirtieron en la única baza de Élite para mantener enganchado a sus seguidores. Aunque en verdad, ya desde la primera temporada fue así, pero en aquella al menos hubo un punto de partida potente como fue el asesinato del personaje de María Pedraza y toda la intriga que trajo consigo. Tras ello, la serie cayó en la monotonía, la reiteración y en apostar todas sus cartas a la estrategia de provocar conversación a base de pasión y cuerpos.

Con su cuarta temporada Élite se enfrentaba al reto de tener que renovarse a la fuerza. Muchos de sus protagonistas, como Ester Expósito, Danna Paola, Álvaro Rico o Mina El Hammani, decidieron dejar la serie tras el final de la tercera temporada, debiendo buscar nuevos rostros atractivos para el público que estuvieran a la altura de los ausentes. Sin embargo, en vez de aprovechar la oportunidad para buscar un nuevo perfil de personajes que aportaran un soplo de aire fresco, sus responsables han ido a lo de siempre: caras guapas y atractivas. Es el caso de Carla Díaz, Manu Ríos, Martina Cariddi, Pol Granch, Andrés Velencoso o Diego Martín, nadie que aparentemente vaya a aportar algo diferente a lo visto hasta ahora.

Y por si quedaban dudas, el primer tráiler de esta nueva tanda de capítulos ha sido la confirmación definitiva. El avance nos adelanta el terremoto que va a provocar en Las Encimas el desembarco de estos nuevos personajes, añadiendo más tensión entre los triángulos amorosos y, por supuesto, mucho más sexo y desenfreno. De hecho, es llamativo que la única virtud del tráiler sea esta, la de mostrar un no parar de torsos desnudos, escenas sexuales y momentos festivos durante el 90% del metraje. Y es que ya ni intentan dar un mínimo de atención a una historia o intriga, porque total, lo que vende aquí es el sexo y la fiesta.

Los protagonistas de la cuarta temporada de Élite (Foto: Netflix)
Los protagonistas de la cuarta temporada de Élite (Foto: Netflix)

En mi caso, dejé Élite tras ver unos pocos capítulos de su segunda temporada. La primera no me convenció como a los millones que apoyan el fenómeno porque aparte de esta visión tan idealizada, tóxica e irrealista de la adolescencia, el desarrollo de sus tramas me resultó torpe y atropellado, no habiendo nada en ella que me generase interés.

A veces pienso que el ser ya un adulto de 26 años me hace desconectar de este tipo de contenido, pero la verdad es que hay otra infinidad de series adolescentes que me tienen enganchadísimo y que no caen en la reiteración y en los problemas de Élite.

Se me ocurre el caso de Riverdale, serie también propensa a idealizar el mundo adolescente con personajes guapísimos, cuerpos tan perfectos como irreales, secuencias festivas y un buen puñado de tramas amorosas. Pero aquí todo está perfectamente equilibrado con sus tramas de misterio, terror y asesinatos. Y de hecho, con cada temporada, además de buscar nuevas formas de restregar continuamente el cuerpo tan cachas de K.J Apa en pantalla, hay una intención muy latente de reformular la serie en el terreno argumental y explorar un sinfín de opciones que mantengan la trama a flote. Y como tal, es un producto muy loco, entretenido y variado en el que nunca sabes con qué te van a sorprender. Justo al contrario que Élite.

Será el próximo 18 de junio cuando la cuarta temporada aterrice en Netflix. Y quien sabe. En un giro inesperado de los acontecimientos podemos encontrarnos ante una nueva intriga interesante que lleve la serie a otros terrenos en medio de ese espectáculo de sexo y desvarío. Aunque por el momento, todo apunta a que Élite seguirá anclada en la misma fórmula que tan bien le ha funcionado hasta ahora.

Más historias que te pueden interesar: