Cómo eliminar la tripa sin hacer ejercicio (ni dieta)

·7 min de lectura
Photo credit: getty
Photo credit: getty

undefined

El verano está a la vuelta de la esquina y toca aligerar el atuendo. Y ahí viene el drama: con la camiseta puesta es cuando nos damos cuenta de que la curva de la felicidad se ha convertido en una tripa que va camino de emular a la de Homer Simpson. Te has dejado durante meses (el ejercicio no es lo tuyo) y ahora buscas milagros. Por lo tanto, seamos sinceros: ¿a quién le gusta machacarse en el gimnasio? ¿Y tirarse al suelo por la mañana para hacer cinco series de abdominales –ni que fuéramos Aznar– o 50 planks en lugar de dejar la plancha para el cruasán con mantequilla? Claro, luego vemos el torso de Thor o la tableta de Sergio Ramos, comparamos su tripa (¿qué tripa, exactamente?) con la nuestra y nos echamos las manos a la cabeza. En el fondo sabemos que para lucir un cuerpo 10 hay que sufrir lo suyo durante todo el año a base de duros entrenamientos de ejercicio… y de renuncias en el plato (adiós croquetas).

De todos modos, tampoco te flageles, esa tripa no es toda culpa tuya, como explica Antonio Arjona, fisioterapeuta y responsable de formación de LPG: “Al pasar los 35 años, el metabolismo comienza a lentificarse y se hace más difícil quemar calorías. En el caso de los hombres la grasa se acumula en el abdomen, flancos y alrededor de la cintura. Además, empieza a disminuir la producción de testosterona, lo que ralentiza la liberación de la grasa. De ahí la famosa barriga cervecera”.

Vale, entendido. Llegados a este punto es tarde. Queda poco más de un mes para la operación destape de tripa en la playa y la cosa no pinta bien ni quemando grasa a base de HIIT en sesión continua. Pero nunca hay que dejar de soñar: ¿te imaginas que pudieras deshacerte de la tripa sin hacer ejercicio? Y ya puestos, ¿sin que tuvieras que seguir una dieta superestricta? La solución soñada es posible, y está en los centros de estética, aunque debes tener claro que decir adiós a tu abdomen de esta manera es un parche temporal y que debe servirte para marcar una línea roja y empezar a plantearte en serio lo de los workouts.

Pero mientras llega ese momento de trabajar a base de duros ejercicios un six-pack de campeonato, comer mejor y apostar por la nutricosmética, te descubrimos los tratamientos en cabina más eficaces para que la tripa deje de pesarte, reduzcas su perímetro y vuelvas a verte los talones (u otra zona más preciada de tu anatomía) sin tener que doblar mucho el lomo. Con estos seis programas podrás reducir centímetros, disminuir flancos y abdomen, y empezar a moldear tu mejor versión, pero acuérdate que esto es solo un espejismo y que a partir de septiembre tendrás que marcarte un plan de nutrición saludable y ponerte al día en el ejercicio si quieres que la tableta dure.

1. Crioterapia

El llamado Coolsculpting elimina la grasa de la tripa aplicando frío a 4ºC durante todo el tratamiento, que es la temperatura que va a provocar el estrés y luego el colapso de la célula de la grasa. “Se trata de un método no invasivo y muy cómodo para el paciente, que da unos resultados excelentes para eliminar la grasa localizada. Es la mejor alternativa que existe para las personas delgadas que tienen adiposidades modestas en flancos y abdomen y que no responden a dieta ni ejercicio. Al terminar el tratamiento, la piel está roja, algo inflamada y la zona queda anestesiada durante unos segundos. En ese momento se realizan dos tipos de masajes consecutivos de un minuto de duración cada uno, pues el 30% de la eficacia de este método se debe a este último paso. Al terminar, a diferencia de la liposucción, no se necesita faja”, indica la doctora Elena Soria, especializada en medicina estética. La experta aconseja combinar esta técnica con la carboxiterapia (aplicación subcutánea de CO2 medicinal de alta pureza) de última generación para dar firmeza a la piel de esa zona.

Photo credit: B Bennett
Photo credit: B Bennett

2. Ultrasonidos Focalizados de Alta Intensidad

Es lo que se conoce como HIFU, y comenzó a aplicarse en la reducción de la papada y el contorno del óvalo. Pero después se demostró que también funcionaba en el cuerpo, y ahora se está aplicando sobre todo en esta zona de la barriga y los flancos, porque se ha visto que da buenos resultados eliminando la grasa y minimizando la flacidez de la piel. ¿Cómo actúa? “Produciendo un efecto térmico-mecánico que consigue destruir el tejido graso subdérmico sin dañar la dermis, los tejidos cercanos ni la epidermis. Las células grasas muertas las va eliminando el organismo de forma gradual, disminuyendo los centímetros de grasa en la zona donde se aplica. Es un tratamiento no invasivo, que no requiere de ningún tipo de recuperación, ni de anestesia o agujas para su aplicación, ya que destruye solo las células grasas seleccionadas en el área de tratamiento. Conviene acompañarlo de drenaje linfático para ayudar a eliminar la grasa”, explica la doctora Virtudes Ruiz, de Virtudes Estética.

3. Intradermoterapia

Si quieres lucir tripa lisa en bañador debes realizarte este tratamiento antes de los meses de pleno verano, ya que la zona se puede inflamar. “Se introducen en el tejido celular subcutáneo y el tejido graso sustancias que destruyen las células grasas, que después serán eliminadas del organismo por vía renal. Para ello se utilizan agujas largas y muy flexibles que permiten alcanzar una zona concreta o toda la superficie a tratar. Tras el proceso, que puede durar unos 20 minutos, se aplica frío para evitar las pequeñas molestias o morados que pueden aparecer inmediatamente”, señala la cirujana María Vicente, quien aconseja utilizar prendas que sujeten la zona durante las 48 horas siguientes.

4. Radiofrecuencia

“Funciona muy bien combinada con intradermoterapia para la grasa más localizada. La radiofrecuencia, sobre todo, lo que hace es mejorar la flacidez de la zona grasa que se ha tratado. Lo bueno de esta técnica es que puede realizarse en cualquier época del año, incluso en verano. Aconsejamos comenzar con las inyecciones y después quedarse con la radiofrecuencia el tiempo que sea necesario para alisar la piel lo máximo posible”, sugiere María Vicente.

5. Lipováser

Esta técnica ha sustituido a la lipoescultura láser, ya que con el láser los riesgos son altísimos, no solo de quemaduras sino de aparición de fibrosis por las altas temperaturas de la fibra óptica del láser. Además la marcación abdominal queda mejor y la recuperación es más rápida, según apunta Nikolaos Antoniadis, cirujano plástico, estético y reconstructor de Clínica Menorca. “Esta intervención se realiza con anestesia local y sedación. Al igual que en la liposucción convencional, se infiltra una solución tumescente. Entre esta infiltración y la aspiración de los glóbulos o células de grasa, llamadas adipocitos, se pasa la cánula de ultrasonidos para romper por vibración estas células grasas. La rotura es espontánea y no se lesionan ni los vasos sanguíneos ni los nervios, lo que se traduce en un post operatorio con menos hematomas y menos dolor. Después, con la cánula de extracción se realizan pequeños movimientos muy suaves para extraer la grasa, succionándola, no destruyéndola. Con este sistema se diluyen las tres capas de grasa –superficial, media y profunda– y en el abdomen se logra una alta definición”.

6. Endermología

Es un sistema de lipomasaje, conocido como LPG, en el que se utiliza un aparato que lleva un cabezal corporal con un rodillo motorizado para realizar un masaje mecánico que libera la grasa localizada de la tripa y los flancos, activa el sistema circulatorio y el drenaje linfático. Y al mismo tiempo, se estimulan los fibroblastos para que produzcan ácido hialurónico, colágeno y elastina nuevos y la piel esté más firme y turgente.

Las mejores cremas reductoras de grasa que puedes utilizar sin salir de casa

Sabemos que el tiempo apremia, que las vacaciones están a la vuelta de la esquina y que, si eres de los que se ha machacado en el gimnasio durante los últimos meses, mereces un extra de ayuda. Si, además de los tratamientos arriba indicados, quieres saber cómo reducir tanto la grasa abdominal como la de los flancos, a continuación encontrarás hasta 10 cremas reductoras para que eso de quitarte la camiseta no sea un suplicio.

Vídeo | Nos hemos estado enjabonando mal el pelo todo el tiempo: el método para evitar que el cabello quede graso demasiado pronto

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente