Eliminar el pan de tu dieta, un error (garrafal) si quieres adelgazar

Su poder saciante  ayuda en la pérdida de peso al provocar una menor ingesta de otros alimentos

El verano es maravilloso y un engorro para much@s que se empeñan en lucir esculturales aunque haya que morirse de hambre y estar de mal rasque durante meses. Durante los meses previos hacemos todo tipo de barrabasadas para bajar peso. Sin embargo, en vacaciones pasamos de todo y nos dejamos llevar porque “nos merecemos un premio después de un año tan duro", y a la vuelta descubrimos horrorizamos que estamos donde empezamos.

¿Cumplimos los españoles con este tópico? ¿Y qué medidas tomamos para ello?  Y tú, ¿qué haces? ¿Eres de los que se abandonan por completo o hace los que sea con tal de adelgazar?

Con el objetivo de resolver estas preguntas, IMOP y Berbés Asociados han realizado una encuesta y han descubierto que un 15 por ciento de los españoles realiza dieta o toma medidas para adelgazar. De entre ellos, el porcentaje es mayor entre las mujeres (18 por ciento) que entre los hombres (12 por ciento), y entre las personas con edades comprendidas entre los 25 y 34 años.

El pan es saludable. Elige bien el acompañamiento (y la hora de la ingesta) y no habrá problema. (Foto: Getty Images)

Entre las medida más destacadas a la que recurren aquellos que quieren bajar peso están realizar ejercicio (84 por ciento) y llevar una dieta más equilibrada (78 por ciento), reduciendo el número de dulces y grasas (72 por ciento) e intentando comer menos (66 por ciento).

En menor medida, aquellos que desean adelgazar de cara al verano también optan por recurrir a un médico o nutricionista que les aconseje, a productos de farmacia y herbolarios, a dietas rápidas, a cremas reductoras y/o reafirmantes, a tratamientos en clínicas de estética y otras medidas para ello.

Y muchos otros lo hacen al libre albedrío. Saltándose alguna de las comidas principales o eliminando alimentos. Entre todos el más odiado y el que se lleva la palma es el pan. Pero aunque cuesta creerlo, el pan no solo no engorda sino que además se recomienda su inclusión en dietas de adelgazamiento.

Además, es altamente nutritivo y considerado desde la antiguedad un alimento básico.

Así lo asegura un estudio realizado por el Hospital Universitario La Paz llamado Comparación de la utilidad de dos dietas hipocalóricas equilibradas con inclusión versus exclusión de pan en el tratamiento de pacientes con sobrepeso y obesidad.

El pan, de forma equivocada, suele eliminarse de la alimentación cuando se inicia una dieta de adelgazamiento. No debería ser así porque es uno de los alimentos que componen la dieta mediterránea, posiblemente la más equilibrada que existe en el mundo, y se recomienda el consumo de una ración integral por comida.

Si desconoces las beneficiosas propiedades del pan, a continuación te las descubrimos con el objetivo de incrementar el bienestar en tu vida diaria:

  • Evita las enfermedades cardiovasculares: según el trabajo realizado por la Universitat de Barcelona que se engloba dentro del Programa Consolider-Ingenio de Alimentos Funcionales, el pan integral tiene la capacidad de reducir los niveles de colesterol malo (LDL) en el organismo, lo que conlleva la mejora de la salud cardiovascular de las personas que lo toman dentro de una dieta equilibrada.

  • Favorece la buena digestión: el pan se encuentra dentro del grupo de cereales y destaca por su alto contenido en fibra, que ayuda a mejorar el tránsito intestinal y a tener una buena digestión, sobre todo en verano, cuando se tiende a llevar una vida sedentaria y menos activa, evitando así el estreñimiento.

Si te cuidas el resto de la semana, el pan puede formar parte de un desayuno ‘healthy’ el sábado o el domingo. (Foto: Getty Images)

  • Proporciona energía: el alto contenido en hidratos de carbono que tiene el pan es de gran ayuda para el organismo, al aportar la energía para afrontar nuestro día a día. Además este alimento es muy consumido por los deportistas ya que supone el combustible necesario para afrontar una sesión de entrenamiento con total garantía y retrasar la aparición de la fatiga.

No caigas en el error de prohibirte un alimento (ya sea pan, chocolate o fritos) la ansiedad que genera te volverá loca. (Foto: Getty Images)

  • Previene la diabetes: el primero de los estudios mencionados también señala que el pan integral previene la aparición de diabetes tipo 2 porque hace que disminuya la concentración y demanda de insulina. El pan integral cuenta además con un índice glucémico bastante bajo, lo que es beneficioso para la salud de las personas que padecen esta enfermedad al no elevar la glucosa en sangre.

Así que aunque te toque ponerte ‘a plan’ este estío no renuncies al pan. Eso sí trata de tomarlo en el desayuno (tostadas con un chorrito de aceite de oliva), o a media mañana (no más de una ración) y si puedes, evítalo por la noche. La clave  está en seguir las indicaciones de los expertos en nutrición y no eliminar rápidamente el pan de tu dieta balanceada porque es una fuente de nutrientes importantes para tu salud.

También te puede interesar:

5 claves para hacerse vegano sin que tu salud (y tu estómago) se resientan

Un plátano al día (por la mañana y en ayunas): el truco definitivo para no engordar en verano