Así ha sido el viaje de la infanta Elena a Emiratos para ver a su padre, el rey Juan Carlos

Anna Sanchez
·3 min de lectura
PARIS, FRANCE - JUNE 9: Infanta Elena, Duchess of Lugo and her father Juan Carlos I of Spain cheer for Rafael Nadal of Spain during the men's final on day 15 of the 2019 French Open at Roland Garros stadium on June 9, 2019 in Paris, France. (Photo by Jean Catuffe/Getty Images)
La infanta Elena viajó a Dubai para visitar al rey emérito (Photo by Jean Catuffe/Getty Images)

El rey emérito sigue su exilio forzoso en Emiratos Árabes y, como Pilar Eyre ya ha contado que no cree que regrese a España de nuevo, Juan Carlos I ha recibido la visita de su hija Elena.

El rey lleva fuera del país desde agosto y ha estado aparentemente solo en cuanto a visitas de la familia real se refiere. Ahora, quizá movida por el espíritu pre-navideño o quizá debido a que las aguas se han calmado respecto a la mala imagen de su padre, la infanta Elena ha volado a Emiratos.

Elena voló el miércoles 18 de noviembre a mediodía con destino a Emiratos Árabes en un vuelo regular a Dubai. El trayecto duró siete horas y la infanta vivió un cambio horario de tres horas más, sin embargo todo valió la pena con tal de pasar unos días con papá.

La hija mayor de doña Sofía se quedó cuatro días junto al monarca y no viajó sola sino que lo hizo con su escolta personal. En el vuelo de vuelta a Madrid, fue vista y reconocida por uno de los pasajeros anónimos del avión que le hizo una fotografía.

Gracias a esa imagen se ha sabido que Elena volvía de Dubai y por eso se han podido investigar los detalles de dicho viaje tirando del hilo y de fuentes de información, tarea compleja dado que solo era conocedor de este desplazamiento su más estricto círculo de confianza.

Pero, ¿por qué Elena viajó a Dubai y no a Abu Dabi que es donde reside actualmente el rey emérito? Pues no es casualidad este desvío de 100 kilómetros sino cosa de la pandemia. En Abu Dabi se exige actualmente un permiso especial para que solo puedan entrar personas a trabajar o a visitar a un familiar que lo necesite.

El gobierno no expide visados para turistas, en cambio en Dubai sí. Aterrizando allí y encontrándose con su padre en aquella zona, solo necesitaba su PCR negativa hecha con 96 horas de antelación a su vuelo, como el resto de viajeros y sin realizar cuarentena cosa que Abu Dabi sí exige.

El punto de encuentro real de padre e hija es un misterio así que no podemos afirmar que el rey viajara a Dubai sin plantear que quizá, una vez en tierra, Elena se moviera hacia una zona más cercana a Abu Dabi creando un punto medio de encuentro común.

Tras esta visita de su hija, Juan Carlos I vuelve a su soledad habitual en la que las horas se le deben hacer eternas y es que, a su edad y con su delicada salud, las horas muertas son un mal enemigo.

Eso sí, el rey emérito está rodeado de lujos, constantemente atendido a nivel médico y se sabe que practica ejercicio y se trata los dolores gracias a un fisioterapeuta varias veces por semana.

La Vanguardia’ recogió hace unos días que él está deseando volver al país que un día fue su reino y que, cuando le llaman sus amigos y seres queridos siempre pregunta si hay alguien que quiere que vuelva. La verdad es que, a estas alturas, lo dudo.

Mucho me temo, como ya recogió Eyre, que el rey emérito acabará su vida en el exilio y es que tras tanta polémica, dudo mucho que las puertas de su casa, Zarzuela, se abran para él dado que este gesto metería en un aprieto a Felipe VI y Letizia Ortiz.

Felipe no lo sé, pero ella, seguramente priorizaría la institución y su imagen antes del regreso de su suegro octogenario y, sinceramente, la comprendo.

Más historias que te pueden interesar

La infanta Elena, muy triste en la despedida de la infanta Pilar

La infanta Elena, muy emocionada durante los aplausos de la tarde

La infanta Elena pasea a su perro en plena cuarentena