Cómo elegir la alfombra adecuada para el comedor de tu casa

·4 min de lectura
Photo credit: MacProMax
Photo credit: MacProMax

Elegir una alfombra para el comedor puede ser una tarea titánica. Es una pieza que atraerá muchas de las miradas, que ayudará a separar espacios y en la que podemos tener que invertir cierto presupuesto, así que no puede hacerse a la ligera. Sin embargo, si consigues elegir la alfombra ideal para tu comedor, el resultado será espectacular. Te enseñamos a lograrlo.

Piensa en el tamaño y la escala

Aunque parezca algo básico, es imprescindible tener claro el tamaño del espacio del que disponemos para la alfombra. Si la elegimos demasiado pequeña corremos el peligro de que modifique la escala visual de los muebles y será un desastre. ¿Lo mejor que podemos hacer? Por supuesto, medirlo. Así no fallaremos al elegir la alfombra. Obviamente, los muebles de los que disponemos en la zona de comedor también tendrán mucho que ver ya que, al menos la mesa y las sillas deben caber dentro de la alfombra. Piensa que debe dar la talla incluso cuando muevas las sillas para sentarte (no pueden quedar fuera de ella y rozar el suelo) así que dale unos centímetros extras. Un consejo bastante útil es que marques el área en el que aproximadamente estará la alfombra (lo puedes hacer con una tiza y luego borrarlo o incluso hacer una copia con papel). Así podrás tener una idea visual de cómo quedará.

Photo credit: Montse Garriga
Photo credit: Montse Garriga

No te pases de la raya

Una de las ventajas de las alfombras frente a una moqueta es que, al permitir que se vea el suelo de la estancia, dejan más espacio visual. Por eso, no te empeñes en que la alfombra ocupe el suelo hasta las paredes, debe haber un pequeño espacio libre de aproximadamente unos 20 o 30 centímetros. Además, lo ideal es que este espacio sea aproximadamente el mismo con todas las paredes. ¿Lo mejor? Que una regla o un metro sean tus nuevos mejores amigos.

Photo credit: Patricia Gallego
Photo credit: Patricia Gallego

Haz un moodboard para elegirla

Aunque pueda sonar complejo y muy profesional, es necesario contar con referencias la hora de elegir el diseño y el color. ¿Quedará bien ese estampado con tu suelo? ¿Y qué pasa con las cortinas? ¿Encajará ese tono con la madera de la mesa? ¿Encaja esa forma con los comedores de estilo fresco y natural? Lo mejor que puedes hacer para solucionar esas preguntas es tenerlas delante. Fotografía cada uno de los elementos que forman parte del comedor e, incluso, si puedes imprime esas imágenes para tenerlas más cerca. Cuando te encuentres viendo alfombras, ya sea en persona o en un tienda online, podrás compararlas de forma rápida y ver si encajan o esa elección es un desastre.

Photo credit: Patricia Gallego
Photo credit: Patricia Gallego

El diseño importa

Por ejemplo, si tu comedor es un de un estilo sobrio y atemporal, una alfombra de pelo medio o corto en colores neutros será perfecta. Por el contrario, espacios como un comedor de aire rural o campestre agradecerá materiales como el yute o las fibras vegetales mientras que una alfombra tipo kilim irá perfecto en un comedor de aires boho chic. Si lo tuyo es el diseño aquí tenemos una selección de alfombras perfectas para el comedor.

Photo credit: Pablo Sarabia
Photo credit: Pablo Sarabia

¿Circular o rectangular?

La forma más habitual para alfombra de comedor es la rectangular. Es la que más fácilmente se adapta a cualquier espacio y se suelen encontrar muchos más diseños y opciones disponibles. Sin embargo, no descartes completamente la forma circular (u ovalada) para la alfombra. Es perfecta si, obviamente, cuentas con una mesa circular o curva pero también funciona si el comedor cuenta con líneas curvas en su arquitectura o sus muebles: ventanas o puertas en forma de arco, techos abovedados, un sofá de siluetas curvas... Le dará un toque de puro diseño.

Photo credit: DR
Photo credit: DR

Piensa en su uso

Independientemente de su diseño, hay algo que debes tener en cuenta en un espacio como este: una alfombra de comedor debe ser resistente. El comedor es un espacio en el que constantemente moverás las sillas que se encuentran sobre la alfombra y que tendrá que soportar constantes pisadas y tirones. Sí, también tendrá que poder aguantar eventuales caídas de comida y hasta bebidas que pueden estropearla. Por eso, debes contar con que soporte procesos de limpieza cada cierto tiempo (no a los textiles delicados) y que los colores extremadamente claros no son los más adecuado. Puedes sentirte libre, eso sí, si seleccionas una alfombra lavable (cada vez hay más en el mercado) o una alfombra vinílica.

Atrévete a innovar

Sin embargo, no todo es apostar a lo seguro en el mundo alfombra. Precisamente al tratarse de un elemento fácil de cambiar, puedes jugar a dar con él toques atrevidos tanto de color como de diseño y hacer que encajen en tu comedor. Además, es un elemento en el que puedes dejarte llevar por las tendencias sin miedo. Un consejo: si te has atrevido a seleccionar un color o un diseño que, en principio, no encaja con el resto del comedor, puedes añadir pequeños toques decorativos que lo integren. Imita su color o su estampado con cojines, cuadros, jarrones... El resultado de unidad te sorprenderá.

Photo credit: DR
Photo credit: DR