Elecciones en Brasil: Lula ganó, pero la sorpresa fue Bolsonaro y habrá ballottage

Los partidarios del presidente brasileño y candidato a la reelección Jair Bolsonaro lloran después del conteo de votos de las elecciones legislativas y presidenciales, en Brasilia, Brasil, el 2 de octubre de 2022. - Las elecciones presidenciales amargamente divisivas de Brasil irán a una segunda vuelta el 30 de octubre electoral dijeron las autoridades el domingo, cuando el titular Jair Bolsonaro superó las expectativas para terminar en un segundo lugar relativamente cerca del favorito Luiz Inacio Lula da Silva. (Foto de Sergio Lima / AFP)
Los partidarios del presidente brasileño y candidato a la reelección Jair Bolsonaro lloran después del conteo de votos de las elecciones legislativas y presidenciales, en Brasilia, Brasil, el 2 de octubre de 2022. - Las elecciones presidenciales amargamente divisivas de Brasil irán a una segunda vuelta el 30 de octubre electoral dijeron las autoridades el domingo, cuando el titular Jair Bolsonaro superó las expectativas para terminar en un segundo lugar relativamente cerca del favorito Luiz Inacio Lula da Silva. (Foto de Sergio Lima / AFP) - Créditos: @SERGIO LIMA

SAN PABLO.- En las elecciones más polarizadas de la historia del mayor país de América Latina, el nuevo presidente volverá a definirse en un ballottage tras un resultado que pocos preveían: el exmandatario Luiz Inacio de Lula da Silva, que confiaba en un triunfo en primera vuelta, logró el 48,43% de los votos válidos y competirá con el presidente ultraderechista Jair Bolsonaro, que alcanzó el 43,20%, muy por encima de lo que anticipaban las encuestas, y que llegará con aspiraciones renovadas al segundo turno, el 30 de octubre.

Para Lula, que buscaba dar un golpe de efecto en su resurrección política tras el trauma de las condenas por corrupción, el estrecho resultado, con una diferencia de 6,17 millones de votos, marcó un frenazo que nadie esperaba en el Partido de los Trabajadores (PT), entusiasta en el cierre de la campaña. En cambio, para Bolsonaro -que en 2018 había sorprendido al mundo al derrotar en ballottage al entonces delfín de Lula, Fernando Haddad- resultó un envión que le permitirá encarar con otras aspiraciones las cuatro semanas que restan hasta el ballottage, que se anticipan dramáticas.

Seguidores del expresidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva, quien vuelve a postularse para presidente, escuchan los resultados parciales luego del cierre de las urnas para las elecciones generales en Río de Janeiro
Seguidores del expresidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva, quien vuelve a postularse para presidente, escuchan los resultados parciales luego del cierre de las urnas para las elecciones generales en Río de Janeiro - Créditos: @Silvia Izquierdo

Más allá de quedar segundo detrás de Lula, el gran éxito para el presidente ha sido la ola bolsonarista que avanzó en varias regiones del país y en la decisiva elección para el Congreso, que tendrá un fuerte perfil conservador, sobre todo en el Senado, donde se renovaba un tercio de los escaños. En la disputa por la gobernación de San Pablo, el motor económico del país, el candidato bolsonarista, Tarsicio de Freitas (Republicanos), también dio la sorpresa al quedar primero con el 42,4% de los votos por delante de Haddad (35,6%), cuando las encuestas anticipaban un primer puesto del candidato de Lula. Ese resultado marcó el fin de la hegemonía del PSDB.

El tanto, el gobernador de Río de Janeiro, Claudio Castro, aliado de Bolsonaro, fue reelecto para comandar el estado con el 58,2% de los votos. Y en Minas Gerias, otro de los estados claves del país, Romeu Zema, del partido Novo (afín al bolsonarismo) fue reelecto con más del 53% de los votos.

Los partidarios del presidente brasileño y candidato a la reelección, Jair Bolsonaro, reaccionan mientras observan el conteo de votos de las elecciones legislativas y presidenciales
Los partidarios del presidente brasileño y candidato a la reelección, Jair Bolsonaro, reaccionan mientras observan el conteo de votos de las elecciones legislativas y presidenciales - Créditos: @CARL DE SOUZA

Ese avance conservador representará un enorme desafío para Lula en caso de que finalmente gane la presidencia en el ballottage. Los expertos advierten que el expresidente se enfrentaría a un escenario muy adverso en el Congreso, reacio a las reformas que intentaría aplicar el líder del PT para su agenda social.

Tras la sorpresa por el avance bolsonarista, ahora se abre otra pulseada feroz en la campaña electoral, en la que los dos candidatos tendrán que reenfocar sus estrategias en seducir a los votantes de Simone Tebet (MDB, 4,16%) y de Ciro Gomes (PDT, 3,04%), además de lo obtenido por otros siete contendientes, los votos blancos, nulos y los que se ausentaron. Los desempeños de Tebet y Gomes estuvieron por debajo de los previsto, lo que refleja un grado de polarización entre antipetismo y antibolsonarismo

América Latina también siguió con máxima atención los comicios. Tras los años de distanciamientos y disputas con la gestión bolsonarista, los líderes de la izquierda regional, como Alberto Fernández, apostaban a un triunfo de Lula en primera vuelta para recomponer lazos con la mayor potencia latinoamericana.

El presidente Jair Messias Bolsonaro, candidato a la reelección a presidente de Brasil, vota en la escuela municipal Rosa da Fonseca, en Vila Militar Marechal Hermes, zona norte de la ciudad
El presidente Jair Messias Bolsonaro, candidato a la reelección a presidente de Brasil, vota en la escuela municipal Rosa da Fonseca, en Vila Militar Marechal Hermes, zona norte de la ciudad - Créditos: @Anadolu Agency

Los expertos señalan que, de cara a la campaña para el ballottage, el excelente resultado obtenido por Bolsonaro refuerza su discurso de que “no se puede confiar en las encuestas”, dinamizará a sus simpatizantes más radicales y aumentará el riesgo de violencia política en caso de que rechace los resultados si fuera derrotado el 30 de octubre.

Ahora en la campaña de Lula, por momentos incrédula cuando se revelaban los resultados, se aferran a un dato clave: desde le redemocratización en Brasil, en 1985, siempre el candidato más votado en primera vuelta resultó vencedor en el ballottage, como pasó con el propio líder del PT en 2002 y 2006. En un recuento dramático, que lo mostró a Bolsonaro en primer lugar desde el inicio, solo cuando el Tribunal Superior Electoral publicó el 70% de los votos válidos Lula pasó al frente. Esa actualización fue recibida con alivio por los simpatizantes del PT en el búnker de Lula en un hotel del centro de San Pablo, y entre sus seguidores concentrados en la Avenida Paulista, a la espera del discurso del expresidente.

Luiz Inacio Lula da Silva después de votar
Luiz Inacio Lula da Silva después de votar

Bolsonaro, que en esta primera vuelta obtuvo una cifra menor a la que logró en la primera vuelta de 2018 (46,03%), alcanzó un resultado que pocos creían posible, al hacerse muy fuerte en sus bastiones, las regiones centro-oeste y sur. Una ola bolsonarista que pocos vieron venir. Ayer por la mañana, luego de emitir su voto en una escuela militar de Río de Janeiro, se había mostrado confiado en una victoria en primera vuelta. “Elecciones limpias tienen que ser respetadas, que gane el mejor”, dijo el presidente, que durante la campaña había puesto en duda que fuera a aceptar los resultados de las elecciones y sembró dudas sobre el sistema de voto electrónico.

Los resultados demuestran que la agenda del bolsonarismo se fortaleció en sus cuatro años de gobierno, y que resistirá aunque el presidente finalmente sea derrotado en el ballottage. Además de responder a la “Biblia”, una parte significativa de los electores de Bolsonaro responden también a las otras dos B, “bala” y “buey”, como suele llamarse a los sectores armamentísticos y del agro que integra un potente bloque en el Congreso.