El vértigo de la Princesa Leonor

La Princesa Leonor debe sentir vértigo. La heredera al trono de España se ha convertido estos días en la principal protagonista de la Familia Real española. Desde su debut en los Premios Princesa de Asturias hasta la celebración de ayer de su decimocuarto cumpleaños, que está aún por rematar hoy mismo, la Princesa Leonor ha sido el centro de todas las miradas. Y, lógicamente, todas las miradas no han sido de admiración. La primogénita de los Reyes Felipe y Letizia también ha tenido que ver cómo se creaba el hashtag #NoSoyLeonor para criticarla. Así, en el mismo día de su cumpleaños, la Princesa Leonor habrá podido leer los comentarios de muchos usuarios que denunciaban su precaria situación para poder estudiar o trabajar, bajo esa campaña #NoSoyLeonor.

Spain's Princess Leonor reacts as Spain's King Felipe and Queen Letizia applaud after delivering her speech during the 2019 Princess of Asturias Awards' ceremony at Campoamor Theatre in Oviedo, Spain October 18, 2019. REUTERS/Eloy Alonso

Con estos días mezclados de encendidos aplausos y feroces críticas, la Princesa Leonor ha debido sentir vértigo. “Es lo que le toca”, dirán muchos y tendrán razón. Pero, no por ello deja de dar vértigo. Y es que la fórmula mágica es imposible. ¿Cómo lograr que una adolescente de catorce años que va a ser la Reina de España no tenga que verse expuesta a tanta presión? Una reina, un rey, no aprende de la noche a la mañana su papel en la sociedad. Lo sabe bien el padre de Leonor. Pero, el Rey Felipe VI y otros reyes, o reinas, anteriores en el tiempo, no se vieron expuestos a la sociedad actual.

OVIEDO, SPAIN - OCTOBER 18: (L-R) Princess Sofia of Spain, Princess Leonor of Spain, Queen Letizia of Spain, Queen Sofia of Spain and King Felipe of Spain arrive to the Campoamor Theatre ahead of the 'Princesa de Asturias' Awards Ceremony 2019 on October 18, 2019 in Oviedo, Spain. (Photo by Europa Press Entertainment/Europa Press via Getty Images)

Los herederos a las Coronas de generaciones anteriores a la de Leonor no contaban con el “agravante” de las redes, agravante en cuanto a su efecto multiplicador y su fácil accesibilidad. Los jóvenes herederos, mientras iban creciendo y aprendiendo, estaban mucho más protegidos de los comentarios, opiniones y críticas que se realizaban sobre ellos. Ahora esto es imposible. La Princesa Leonor es una adolescente que tiene a su alcance la vertiginosa ventana que es internet. Sean cuales sean las barreras que sus padres quieran interponer entre su hija y el mundo actual, va a ser muy difícil que logren proteger a la princesa de la facilidad que hay hoy día para saber lo que piensan los ciudadanos de ti, si eres de la realeza.

Spain's Queen Letizia and Princess Leonor talk to a woman as they arrive to visit the Cathedral in Oviedo, Spain, October 17, 2019. REUTERS/Eloy Alonso

Antes, cuando las princesas y príncipes destinados a reinar eran niños o adolescentes, estaban mucho más amparados frente a las críticas y frente a los vítores. Pues, tan peligroso puede llegar a ser recibir los halagos como recibir las censuras, si llegan en exceso a un niño o a un adolescente. Ponerse en su lugar da vértigo en los tiempos actuales, la verdad.