El truco (definitivo) para evitar la depresión posparto

El estrés, las condiciones del embarazo y el peso son factores que afectan la salud mental de la madre pero ¿y la época del año en que nacerá el bebé? Estas son las mejores estaciones para dar a luz

Una de cada nueve mujeres sufre este síndrome después de tener un bebé. Compartir lo que se siente es muy importante en todos los casos de depresión. (Foto: Getty)

Al menos el 10 por ciento de las mujeres sufre de ansiedad o trastornos depresivos después del parto, con síntomas como tristeza, inquietud y/o agitación y disminución de la concentración. Es un tipo de depresión que puede ser moderada o intensa y que se produce en los 12 primeros meses tras el parto, generalmente de forma más frecuente a partir del tercer mes, aunque puede aparecer inmediatamente después del nacimiento del bebé.

El PPD generalmente surge de una combinación de cambios hormonales, ajustes psicológicos a la maternidad y la fatiga. Si no se trata, además de afectar el cuidado del recién nacido, el PPD puede interferir en la unión madre-hijo y causar angustia a la madre, al niño y a toda la familia.

El ejemplo más gráfico es el de Kathy DiVincenzo, una madre de Cleveland que puso cara a este trastorno a través de una imagen que se volvió viral.

Kathy, exhausta y con la mirada ausente, posa con sus dos hijos en el suelo de una habitación llena de juguetes desordenados. (Foto: Facebook)

En la fotografía su hija mayor intenta llamar su atención para jugar, mientras el bebé está tumbado sobre el suelo. Kathy, despeinada y vestida con un sujetador mal puesto y un pantalón de chándal, mira directo a la cámara. Su cara lo dice todo. Una muestra de lo que la maternidad puede hacerte.

Pero más desgarradora es la imagen contrapuesta… mira

Así es como luce Kathy a los ojos de los demás. Una mujer radiante y feliz con su rol de madre, pero ¿cuál es la realidad? (Foto: Facebook)

El de Kathy no es un caso aislado, y debido al aumento de casos que se vienen produciendo, desde el Hospital Brigham y de Mujeres de Boston (Estados Unidos) se inició un estudio para averiguar si existen ciertos factores que influyen en el riesgo de desarrollar depresión postparto que puedan evitarse para mejorar la salud de las mujeres, tanto física como psicológica.

“Queríamos averiguar si existen ciertos factores que influyen en el riesgo de desarrollar depresión postparto que pueden evitarse para mejorar la salud de las mujeres, tanto física como psicológica”, subraya la autora principal del estudio, Jie Zhou.

El estudio incluyó una revisión de registros médicos de 20.169 mujeres que dieron a luz desde junio de 2015 hasta agosto de 2017. Un total de 817 (4,1 por ciento) mujeres experimentaron PPD. Aunque no se evaluó por qué ciertos factores pueden influir en el desarrollo de depresión posparto, Zhou señala que cuanto mayor es la edad gestacional, o mientras más avanzada esté una mujer en su embarazo, “se espera que la madre mejore antes y esté menos estresada mentalmente al dar a luz un bebé maduro y saludable”, argumenta.

Acunar y cantar al bebé, acariciarlo, favorecer el contacto piel con piel y el colecho son medidas que ayudan a minimizar los efectos de una depresión posparto. (Foto: Getty)

Pero lo realmente sorprendente de este trabajo, presentado en la reunión anual ANESTHESIOLOGY 2017, es que ha demostrado que las mujeres que dan a luz en invierno o en primavera son menos propensas que las mujeres que alumbran en otoño o verano a sufrir depresión posparto (PPD).

El estudio también encontró que las mujeres que dieron a luz en una edad gestacional más alta tenían menos probabilidades de desarrollar PPD y las mujeres que alumbraron a sus hijos sin anestesia, como la epidural, tenían mayor riesgo.

Según los autores, este último caso puede deberse al dolor asociado con el trabajo de parto que puede influir en una depresión posterior o simplemente que quienes rechazaron la anestesia tuvieran características intrínsecas que las hicieran más vulnerable a experimentar esa depresión.

Por otro lado, los resultados indicaron que las mujeres caucásicas presentaban un riesgo menor de PPD en comparación con las mujeres de otras razas. Además, el aumento del índice de masa corporal (IMC) se asocia con un mayor riesgo de PPD debido a que “las mujeres con mayor IMC necesitan más seguimiento ambulatorio materno hospitalario y presentaban más complicaciones relacionadas con el embarazo, lo que podría afectar a las perspectivas maternas”.

Segun los autores, el mecanismo de protección observado para las mujeres que dan a luz en invierno y primavera puede atribuirse al disfrute estacional de las actividades interiores que las madres experimentan con los recién nacidos, pero dicen que las actividades al aire libre, aunque no son convenientes, también son buenas para los recién nacidos y ayudan a aumentar su exposición al sol.

“La diferencia significativa en el riesgo de desarrollar PPD entre caucásicas y otras poblaciones puede deberse a las diferencias en el nivel socioeconómico entre estas etnias, apunta la experta.

Por tanto se entiende que dar a luz en otoño y verano, tener un parto sin anestesia, prematuro o demasido intervencionista pueden ser factores agravantes.

Vamos, que se acabó eso de calcular el momento de la concepción para que el bebé llegue al mundo en los meses más cálidos ya que según este estudio eso no va a contribuir al bienestar familiar. Aunque suene ilógico, la hipótesis del equipo se basa precisamente en las duras condiciones del invierno en Boston. En esa época las madres desarrollaron más actividades con el bebé dentro de la casa con más ayuda de la familia, lo cual implicó mayor apoyo psicológico. En cambio, durante el verano, cuando la gente tiene más actividades sociales, las mujeres se sintieron más solas, encerradas en la casa y abandonadas.

Los expertos advierten precisamente de que ese aislamiento en el que viven la mayoría de las madres durante los primeros meses de vida de sus hijos resulta devastardor.

¿Crees que la maternidad es una carrera de obstáculos? ¿Crees que la inestabilidad laboral, las bajas maternales y la presión del entorno pueden influir en el desarrollo de una depresión? ¿Sientes que los hombres aún no se implican todo lo que deberían en la crianza?

También te puede interesar:

Qué les pasa a los hombres cuando su mujer se queda en estado

El humo de cocinar, el polvo del desierto y otro peligroso factor (fuera de tu alcance) dañan a tu bebé y adelantan el parto

¿El cordón se enrollará alrededor del cuello del bebé si cruzo las piernas o estiro los brazos por encima de la cabeza?