El torpedeo de las aerolíneas a los clientes para no devolverles el dinero

Viajeros de todo el mundo se han visto obligados a cancelar sus vuelos ante la expansión de la pandemia de coronavirus, pero muchos todavía no han recibido la devolución del importe pagado. Muchas compañías se decantan por compensar a los usuarios con bonos, una medida que no ha sido del todo bien recibida.

Ante la falta de liquidez de las compañías, el Gobierno de España propuso permitir temporalmente a las aerolíneas ofrecer a los pasajeros ‘vouchers’- bonos- en lugar de reembolsos, que se emitirían bajo unas condiciones uniformes en toda la Unión Europea. Estos bonos supondrían el intercambio del viaje que ya estaba reservado por otro para volar más adelante, con la opción a reembolso en caso de que no haya sido utilizado en el plazo estipulado. Sin embargo, el Reglamento europeo 261/2004, por el que se establecen normas comunes sobre compensación y asistencia a los pasajeros aéreos, obliga a las compañías a devolver el dinero.

Artículos relacionados:

Un pasajero con mascarilla se despide de su pareja antes de embarcar en un vuelo. REUTERS

Las plataformas de servicios legales recuerdan que la Comisión Europea ha ratificado que las compañías aéreas deben ofrecer la cancelación del viaje y devolver el dinero a los clientes si así lo desean. Los pasajeros tienen derecho o bien al reembolso del billete, o bien a un ‘voucher’, pero la decisión última la debe tomar el propio viajero, por lo que las aerolíneas siempre deben ofrecer ambas alternativas. En muchas ocasiones, las empresas hacen “trampas” para que los usuarios no encuentren la opción de la devolución del dinero. Así, se ven obligados a escoger el bono, cuyo importe se devuelve en caso de que expire, pero le deja a la compañía un margen de 12 meses para pagar.

Más de 1.500 viajeros han solicitado el reembolso del importe de su billete a través de plataformas como Reclamador.es, que registra una media de 100 solicitudes diarias. Según datos de su web, más del 60% de las reclamaciones gestionadas son de personas que iban a volar con compañías low-cost, como Ryanair o Vueling. Reclamador.es explica que, al tratarse de una circunstancia extraordinaria, externa a la aerolínea, el pasajero no tiene derecho a indemnización económica habitual, pero sí al reembolso del billete o a la reubicación en otro vuelo.

La plataforma aconseja a los usuarios que no quieran aceptar el ‘voucher' que se pongan en manos de sus expertos, quienes se encargarán de estudiar cada caso y calcular la viabilidad de la reclamación, poniéndose ellos mismos en contacto con la compañía aérea.

Consejos de la OCU

El problema de las aerolíneas low-cost es que, muchas veces, no permiten la cancelación del vuelo, solo por causa de fuerza mayor, que no incluye el supuesto de cancelación por pandemia. Por tanto, la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) ha solicitado a las agencias de viajes y a las compañías de transporte que comiencen a considerar motivo de fuerza mayor la cancelación de vuelos por el coronavirus.

Por otra parte, la OCU recomienda a los individuos conservar toda la documentación del viaje, solicitar la cancelación del servicio alegando circunstancias excepcionales y enviar la petición al departamento de atención al cliente de la empresa o compañía. Si después de un mes no se obtiene respuesta, o el reembolso es denegado, la Organización afirma que se puede recurrir a los tribunales.

No obstante, si la fecha del vuelo aún no ha pasado, es posible que la compañía todavía no haya cancelado el vuelo, y siempre es más fácil ejercitar nuestros derechos cuando el vuelo ya ha sido cancelado oficialmente.

En definitiva, las medidas de apoyo al sector turístico son necesarias, siempre y cuando no limiten los derechos de los consumidores.

Laotracaradelamoneda

IDnet Noticias