Inesperado pero real: Netflix acaba de sacar la mejor serie del otoño y encima es española

·4 min de lectura

Tiene 10 capítulos pero apenas dura unas 2 horas. Les hablo de El tiempo que te doy, uno de los nuevos éxitos de Netflix que está amasando seguidores hasta el punto de colarse en el ecuador de lo más visto de la plataforma en tan solo unos días (a la hora de escribir este artículo ha escalado a la quinta posición en 6 días). Esta serie española, estrenada el 29 de octubre, es de las apuestas más recomendables de la temporada que por más que nos deje el corazón estrujado al contar una ruptura, tiene la capacidad de conseguir algo mucho mayor: dejarnos el corazón enamorado. ¿De los personajes? ¿De la historia? No, del amor sin más.

El tiempo que te doy, Nadia de Santiago y Álvaro Cervantes (Cr. Txuca Pereira/Netflix © 2020)
El tiempo que te doy, Nadia de Santiago y Álvaro Cervantes (Cr. Txuca Pereira/Netflix © 2020)

Así como Normal People o Fleabag con su corta duración lograron cautivarnos a golpe de risas, lágrimas y emociones, El tiempo que te doy consigue algo similar pero made in Spain. La serie creada por su protagonista, la actriz Nadia de Santiago, relata a lo largo de diez episodios un proceso de ruptura. Cada capítulo divide sus minutos dedicando una cantidad al pasado y otra al presente, haciendo que el espectador se convierta en un pasajero más de esta travesía romántica tratando el romance idílico del principio versus los gritos de la discusión final; el afianzamiento de la relación a base de los momentos compartidos versus la primera traición; y así sucesivamente. Para ser más explícita, por ejemplo, el primer episodio se divide en 1 minuto del presente y 10 minutos del pasado. El quinto se divide en casi la mitad: 5 minutos para el presente y seis minutos de pasado, y así el resto.

Reconozco que tuve la suerte de descubrir esta serie recién llegada a la plataforma, sin la contaminación de los comentarios de las redes, spoilers y demás. Y por eso creo que descubrirla con la más mínima información hace que se convierta en una experiencia emocional como pocas. Por eso, voy a procurar desvelar lo menos posible.

El tiempo que te doy relata el proceso de ruptura de Lina (Nadia de Santiago) y Nico (Álvaro Cervantes), haciéndonos participes del primer beso, la creación paulatina de la confianza, la llegada del enamoramiento, la libertad mutua cuando hay amor, las primeras dudas, las experiencias difíciles compartidas en pareja. Pero también del egoísmo, el desgaste y las crisis. Una pareja como otra cualquiera. Y lo consigue ensalzando la normalidad como hilo conductor. Por eso son tan representativos, por la cotidianidad que transmiten.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

La serie recurre a planos de pareja que se apoyan en la conexión emocional entre ambos, en las miradas sospechosas, en los gestos de amor, romance, idealismo, dolor, dudas o celos. Son sus actores los que transpiran todas esas emociones y las cámaras juegan con delicadeza a su alrededor, captando con total naturalidad momentos de la vida misma.

Pero lo que hace que El tiempo que te doy sea tan emocionalmente arrolladora, además de la química explosiva entre sus protagonistas, entregados al máximo al amor y dolor con actuaciones tan emotivas como físicas, es el mensaje romántico que transmite en relación a las rupturas. O mejor dicho, en la importancia del amor propio en un proceso como este. A mimarse, quererse y dejar que el tiempo cure el dolor que a la larga es pasajero. Un mensaje que puede servir y ayudar a cualquiera que esté pasando por el mismo sufrimiento o lo haya pasado.

A mí me pasó. Yo sentí que un capítulo de mi vida estaba reflejado en esos personajes y esta historia. Y si bien reconozco que probablemente de haberla visto durante un proceso de ruptura hubiera conseguido que me quedara el lagrimal seco de por vida, estoy segura que me hubiera ayudado. Porque lo maravilloso de esta historia es el mensaje que engloba su narrativa: que al final, todo es cuestión de tiempo. Que el dolor, las lágrimas y el echarse de menos terminará pasando y que, al final, recuperarse y seguir adelante depende de uno mismo.

El tiempo que te doy, Nadia de Santiago (Cr. Txuca Pereira/Netflix © 2020)
El tiempo que te doy, Nadia de Santiago (Cr. Txuca Pereira/Netflix © 2020)

Porque a pesar de la identificación universal en el dolor que se vive en la separación, El tiempo que te doy empodera el valor del tiempo. Ese tiempo acurrucado en los recuerdos, en las experiencias compartidas y el tiempo vivido en pareja, dando lugar a que ese mismo tiempo encamine el proceso de sanación.

El tiempo que te doy es una de las series más bonitas, románticas y cautivadoras que existen actualmente en las plataformas streaming. Y ese tiempo que le puedes dedicar, de unas 2 horas y 12 minutos, son el reflejo de que, al final, la longitud de una serie o película no es lo que en realidad importa. Sino cómo consiga tocarnos el corazón con su historia. Y esta nos lo deja estrujado y enamorado, con una lección que puede ayudar si nos toca vivir la misma historia.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente