El liderazgo de 'El tiempo del descuento' frente a 'OT 2020' evidencia el carácter chismoso de la audiencia

Hace unos días nos atrevíamos a aventurar que OT 2020, a pesar de su esperado regreso a la pequeña pantalla, podría patinar con la undécima edición que acaba de desembarcar en Televisión Española. Y es que más allá de que quizás no ha sido suficiente el respiro de un año para la puesta en marcha de una nueva entrega del talent show musical que nos descubrió a David Bisbal o Aitana, lo cierto es que la nueva camada de artistas lo ha tenido más difícil todavía en su debut porque se ha topado con un duro competidor, El tiempo de descuento, que ha liderado el prime time de la parrilla dominical demostrando que a una gran parte de la audiencia le pirra un buen chisme.

(©Mediaset)

Ojipláticos nos hemos quedado con el resultado de la primera gran batalla televisiva del año en televisión. Según los datos publicados por Barlovento Comunicación, El tiempo del descuento ha liderado en su estreno en Telecinco con 2.182.000 espectadores y un 18.1%, una cuota inferior a la que solía marcar GH VIP 7 pero que, no obstante, ha torpedeado la gala 0 de OT 2020que ha registrado un 13% de share en Televisión Española, 1.824.000 espectadores. El reality para resolver cuentas pendientes, de hecho, ha marcado el minuto de oro a las 22:47 horas, logrando un 30.4% de cuota y 3.146.000 espectadores y dejando con el culo al aire a los dieciséis nuevos elegidos para entrar en la Academia más famosa de la televisión.

A pesar de que OT 2020 ha logrado liderar la mayoría de las interacciones en redes sociales, con los seguidores del programa musical comentando las actuaciones y los perfiles de los nuevos concursantes, el talent show de La 1 no ha logrado nisiquiera convertirse en la segunda opción ya que se ha visto superado también por El Peliculón de Antena 3 con Geostorm que ha conseguido atrapar un 13,1%, es decir, 1.991.000 espectadores.

Aparcando la cruda realidad de OT 2020, que ha anotado el estreno más bajo de su historia tras no alcanzar por primera vez los dos millones de espectadores (en 2018 la gala 0 registró un 20,5% de cuota de pantalla y en 2017 un 19%), lo más significativo es el triunfo de la telerrealidad en las cadenas generalistas. La audiencia ha demostrado que prefiere entretenerse con los enredos de personajes televisivos resabiados de hacer tanta televisión, con sus tramas que todavía están calentitas, a descubrir a una nueva generación de jóvenes que buscan cumplir su sueño en el mundo de la música.

No obstante, lo más preocupante no es tanto que el programa producido por Gestmusic haya resbalado en su debut, sino que los espectadores hayan aceptado de tan buen grado el estreno del refrito de GH VIP 7 cuando hace escasas semanas se llamó al boicot del reality estrella de Mediaset en redes sociales por el caso Carlota Prado, que hace referencia al presunto abuso sexual que sufrió la concursante de GH Revolution¿Cómo es posible que ahora el público haya tenido la doble moral de consumir este programa por el simple hecho de que haya cambiado de nombre para desvincularse de la marca Gran Hermano y así evitar la fuga de anunciantes?

Ya nos avisaba el pasado mes de octubre el experto Ferran Lalueza que el éxito de los realities en España respondía a que empoderaban a los espectadores: “cuanto más penosa es la actuación de tales protagonistas, mayor es la gratificante sensación de superioridad moral y/o intelectual que experimenta el telespectador”. En este sentido, Mediaset ha acertado al estirar el chicle de GH VIP 7, exprimiendo el culebrón de la ganadora Adara Molinero (cuyo secreto atufa) con Gianmarco, además de otras miserias que cobraron peso durante la edición.

Y es que en su estreno El tiempo del descuento se ha sentido como la continuación de GH VIP 7. Así, aunque no ha contado con Alba Carrillo, Mila Ximénez, Irene Junquera y Noemí Salazar, parece que a la audiencia le ha gustado experimentar este déjà vu del concurso. Si bien no hay quien se crea este programa, los concursantes que han accedido a vivir otra vez del cuento televisado al menos han hecho todo lo posible para dar juego desde el arranque.

Así, como si se tratara de la primera gala de GH VIP 7los protagonistas nuevamente han vuelto a entrar a cuentagotas a la casa de Guadalix de la Sierra para, una vez dentro, echarse el pasado en cara como Kiko Jiménez y Estela Grande quienes prometen entretener a los fieles seguidores hasta que se lance la nueva edición de Supervivientes cuyo estreno se ha precipitado tras la cancelación de la segunda entrega de GH Dúo.

El tiempo del descuento no es más que otro programa para exprimir la gallina de los huevos de oro de Mediaset y demostrar que a los espectadores les interesa la vida personal de los personajes mediáticos, sobre todo si se emite el reencuentro entre enemigos o si se sitúan en plano parejas dolidas.

Este híbrido, que se ha lanzado cuando todavía no se ha cumplido el primer mes desde la final de GH VIP 7, sirve además para el recocijo de la cadena de Fuencarral que, asumiendo este éxito, nos recuerda que la séptima edición del reality, muy a pesar de todo, alcanzó cifras estratosféricas. Se volvió una entrega muy adictiva capaz de retroalimentar el resto de programas del grupo de comunicación como Sálvame o Mujeres y hombres y viceveresa.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©Mediaset