El sorprendente cambio de 'look' de Aramís Fuster

Ya la habíamos visto con sus imposibles postizos de plástico, teñida de pelirroja y hasta raparse la cabeza en directo. En esta ocasión, Aramís Fuster volvió a la televisión para renovarse el look por completo. Lo hizo en el programa Cámbiame, el espacio de Telecinco que ahora presenta Carlota Corredera. La verdad es que la transformación de la pitonisa fue bastante grande.

Aramís Fuster, antes y después
Aramís Fuster, antes y después

Aramís acudió a Mediaset buscando un minuto más de gloria –probablemente, uno de los últimos que le quedan- y, de paso, abandonar su estilo marujil de una tacada. La aparición de la bruja en el plató dejó en shock a los allí presentes. Tanto es así que uno de los asesores, Pelayo Díaz, se negó a que se pusiera en sus manos. La pitonisa contestó así: “¡Te echo un mal de ojo que te dejo impotente!”.

Finalmente, el equipo del programa accedió a tratarla. Primero para modificarle la forma de vestir, que buena falta le hacía. Posteriormente, para quitarle ese tinte pollo de su churruscada cabellera, aunque todo apunta a que le pusieron una peluca. Aun así, parece que Fuster quedó satisfecha con el cambio. Y no era para menos, porque, aunque la mona se vista de seda, mona se queda, la pitonisa ganó bastantes puntos. Lo curioso es que Aramís se vio como una grande de la escena teatral: Concha Velasco. “Me parezco muchísimo a ella. Esto no es Cámbiame, es Lourdes”, soltó en mitad del plató.

Aramís, totalmente renovada
Aramís, totalmente renovada

Sólo hay algo que el equipo del programa de Telecinco no pudo cambiar: los problemas que la separan de todos sus allegados. Y es que, después de todos los circos que ha montado en la televisión todos estos años, hasta sus hijos reniegan de ella. “Echo de menos no tener familia para compartir este momento tan feliz en mi vida. Pero me quede lo que me quede (de vida), os voy a llevar siempre en mi corazón y en mis oraciones”, confesó visiblemente emocionada.

Aramís Fuster, transformada en Concha Velasco.
Aramís Fuster, transformada en Concha Velasco.

Pese a esas lágrimas de cocodrilo, la cosa es que Aramís se fue a casa contenta y, probablemente, con unos euros de más. ¿Y a ti qué te parece el cambio de estilismo? ¿Te convence?

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente