El silencio que ha unido a Enrique Ponce y Ana Soria

·4 min de lectura
ALMERIA, SPAIN - JULY 03: Enrique Ponce and Ana Soria cleaning the boat on July 3, 2021 in Almeria, Spain. (Photo By Raul Terrel/Europa Press via Getty Images)
Enrique Ponce y Ana Soria no cedieron al acoso de la prensa y optaron por el silencio (Photo By Raul Terrel/Europa Press via Getty Images)

En 2020 la pareja indiscutible del verano fueron Enrique Ponce y una joven Ana Soria. Por sorpresa y protagonizando todas las fotos robadas de la prensa rosa, el torero se divorciaba de Paloma Cuevas y tenía un romance con una rubia escultural con 25 años menos que él.

Lo que podría haber quedado en un amorío de verano ha resultado ser una relación madura y más que consolidada que lleva ya dos años estable a pesar de la presión mediática a la que ambos personajes han sido sometidos.

Ana Soria era una estudiante anónima que, de la noche a la mañana, vio como su cara era conocida en toda España y que gente que no la conocía de nada, periodistas, hablaban sobre su vida privada en televisión y prensa escrita… abrumador.

En un primer momento Ana y Enrique no se escondían, al revés, sus besos apasionados en calas veraniegas eran carnaza para la prensa amarilla y las redes sociales de la joven trajeron más de una mofa viendo al diestro en actitud más juvenil protagonizando Tik Toks musicales y vestido ‘a la moda’ para salir con Anita y sus amigas.

Sin embargo, los tortolitos pronto se dieron cuenta de que tanta exposición les estaba pasando factura. Primero porque las hijas de Enrique con Paloma podrían pasarlo mal y segundo porque cada paso que daban era comentado con noticias que, en muchos casos, eran medias verdades o directamente rumores.

Soria y Ponce tuvieron que elegir y lo hicieron bien. Decidieron, juntos, renunciar a las redes sociales y exponerse lo mínimo en eventos públicos, a eso ayudó la llegada de la pandemia que hizo que no pudiéramos verla a ella en la grada de la plaza de toros dado que él no podía trabajar.

Estos dos años Ana y Enrique han asentado su amor a solas, con su gente, sus íntimos, la familia y los amigos de verdad dejando a la prensa fuera del pastel, sin ofrecer declaraciones ni regalarnos vídeos en internet y eso ha hecho que su sentimiento pudiera florecer a fuego lento y paso firme gracias a que escogieron su privacidad por encima del ‘show business’.

Aunque siguen generando mucho interés como pareja, las noticias sobre ellos en estos últimos años han descendido a un ritmo vertiginoso y es justo lo que ellos necesitaban para poder permitirse vivir su amor, que básicamente, les dejaran en paz.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Ahora que estrenan casoplón en Almería y que su relación va viento en popa, han sido generosos con la prensa y recientemente hablaron por teléfono a ‘Viva la vida’ donde Ana explicó claramente su sentir: "Somos gente normal que intentamos hacer nuestra vida enamorados, y lo único es que tenemos que aguantar a veces este tipo de cosas que queman. ¿Qué más da que uno tenga una edad u otra si es un número? Que vamos de liberales en muchas cosas y ahora porque haya una relación con una diferencia de edad... Que no somos los primeros, y que el amor está demostrado que no tiene edad”.

Enrique, por su parte, ya adelantó su malestar respecto a los rumores informativos: "Lo que no es justo es el tiempo que llevamos aguantando esta cantidad de mentiras que soportamos”.

Eso sí, lo más destacado fueron las preciosas palabras de uno hacia el otro. Ana dijo que Enrique le aporta muchísimo conocimiento sobre la vida, sobre lo que realmente importa y lo que no, dijo que se veía junto a él para toda su vida: “Yo solo puedo decir que quiero a Enrique más que a mi vida, y cualquier que me conoce lo sabe”.

Él la correspondió diciendo que: “Quiero aclarar que, le pese a quien le pese, Ana y yo estamos muy enamorados, Ana es la mujer más increíble, en todos los sentidos, que he conocido y quiero pasar el resto de mi vida con ella, quiero a Ana con locura”.

Y a esas declaraciones ahora se suma una posible boda entre ambos. La revista ‘Diez Minutos’ asegura que el torero le quiere pedir la mano a su amada y, en palabras de Ponce: “Estoy buscando el momento adecuado para pedir matrimonio a Ana, deseando”.

Con esta declaración de intenciones pública, Enrique Ponce zanja los persistentes rumores de crisis de pareja entre ambos y es que, a estos tortolitos, el silencio les ha beneficiado mucho a la hora de afianzar su amor pero, a su vez, el no dar declaraciones da rienda suelta a la especulación de la prensa y eso, a veces, cansa.

Te puede interesar...

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente