El 'resplandor' sexual dura hasta dos días después de hacer el amor

Dependiendo de cada persona, los beneficios pueden extenderse hasta las 48 horas

La satisfacción postcoital es una prueba de lo feliz que estás en tu relación. (Foto: Getty)

Todos sabemos que después de un encuentro sexual satisfactorio estamos pletóricos y podríamos con cualquier cosa, porque el ‘subidón’ anímico que nos proporciona nos hace capaces de (casi) todo. Pero ahora la ciencia ha demostrado que el placer que estimula la segregación de endorfinas y oxitocina, puede durar más tiempo del estimado.

Esa felicidad que irradiamos o ‘resplandor’ sexual (afterglow en inglés) hace que aumente el afecto hacia tu pareja pero también genera un estado de suprema felicidad que lo impregna todo, aumentando tu empatía con el resto del mundo, incluso con tu jefe y tus compañeros de trabajo.

Un estudio de la Universidad de Florida ha demostrado que los efectos secundarios de las relaciones sexuales se mantienen en el tiempo (más de lo que pensabas) y repercuten en nuestra vida personal y profesional.

El bienestar general que nos produce el sexo no sólo influye en la relación de pareja, sino que impregna todas las parcelas de nuestra vida, más allá de lo íntimo y personal.

Para demostrarlo, los investigadores pidieron a 200 parejas que anotasen cada noche, antes de irse a la cama y durante 14 días, si habían tenido relaciones o no y que valorasen su grado de satisfacción/felicidad en relación a su vida sexual, su pareja y su relación en términos generales.

Entenderse bajo las sábanas es sinónimo de que la cosa va bien. Si alguno se queda con ganas o finde, malo. (Foto: Getty)

Por un lado, los autores del estudio advirtieron que los encuestados tuvieron de media menos relaciones que las que calculó este estudio sobre parejas felices, haciendo el amor 4 de las 14 noches de promedio.

Andrea Meltzer, autor del estudio, afirma que“Nuestra investigación muestra que la satisfacción sexual sigue siendo elevada 48 horas después del acto sexual”.

No obstante, como la calidad es más importante que la cantidad, los resultados confirmaron lo esperado –las valoraciones eran más positivas las noches en que sí habían tenido relaciones- pero también aportaron una sorpresa: su felicidad se alargaba hasta 2 días después. Algo que, obviamente, también repercutía en la visión de su relación a largo plazo.

Además, más allá del bienestar evidente para cada miembro de la pareja, las conclusiones sugieren que este ‘subidón’ garantiza la salud de la relación y, con ello, asegura la reproducción de la especie.

Por cierto, otro dato curioso que arroja el estudio es que esta asociación no cambió según el sexo o la edad de los participantes y se mantuvo incluso después de que se tuvieron en cuenta la frecuencia sexual, los rasgos de personalidad, la duración de la relación y otros factores.

Además, ese efecto positivo que proporciona la relación sexual se mantenía a pesar de las peleas y otros aspectos negativos que podía haber en la pareja.

“Y las personas con una mayor persistencia sexual, es decir, las personas que tienen un nivel más alto de satisfacción sexual 48 horas después del sexo, reportan mayores niveles de satisfacción de la relación varios meses después”, añade el autor.

Esto quiere decir que a mayor persistencia sexual más felicidad conyugal. Es decir que quienes experimentan una mayor persistencia sexual son más felices en sus matrimonios, tanto al comienzo del estudio como a los cuatro o seis meses posteriores, reforzando la hipótesis de los investigadores de que el sexo aumenta el vínculo de la pareja y está relacionado con la duración y la satisfacción.

También te puede interesar:

Que se acueste con otro o que se enamore, ¿qué duele más?

Por qué las mujeres lesbianas tienen más orgasmos