El renacer del niño de Billy Elliot: ¿lo reconociste en Rocketman?

Si ya viste Rocketman en cines, seguramente hayas notado una actuación magnifica que destaca cada vez que aparece en pantalla. Y no me refiero a Taron Egerton -que tampoco lo hace nada mal como Elton John- sino a Jamie Bell, el encargado de dar vida al letrista de la mayoría de las canciones del cantante, Bernie Taupin. Y es muy probable que te hayas llevado una grata sorpresa al reconocer su rostro… ¿o no lo reconociste!

¡Es el niño de Billy Elliot!

Jamie Bell en Billy Elliot (StudioCanal) y en Rocketman 19 años después (Autor: David Appleby; © 2018 Paramount Pictures. All Rights Reserved.)

Si no lo reconociste al ver la película, no te culpes. Jamie Bell es un actor de gran talento, pero durante varios años no tuvo buena suerte a la hora de escoger proyectos que sacaran a relucir su potencial y es muy probable que le hayas perdido la pista. Hasta ahora…

[Crítica: Rocketman, la redención brillante de Elton John]

Jamie saltó al estrellato internacional con apenas 13 años cuando fue escogido de entre 2.000 niños para interpretar al pequeño Billy Elliot que desafía a su padre en la historia, un viudo de clase trabajadora y minera, al tomar clases de baile. El carisma del actor nos ganó por completo con esta película del año 2000, abriendo un camino de rosas pero con unas cuantas espinas también.

StudioCanal

Pero a pesar de demostrar un talento nato delante de la pantalla siendo un niño, Jamie no tuvo suerte en el mundo de los papeles protagonistas. Su carrera continuó con un papel en una miniserie británica titulada Close & True (2000) y con personajes secundarios que pasaron al olvido como en La leyenda de Nicholas Nickleby o Deathwatch, ambas de 2002. Pero así llegó su salto a Hollywood… y la cosa fue peor.

Los estudios apostaron por él dándole papeles secundarios en grandes producciones como el King Kong (2005) de Peter Jackson, o en Banderas de nuestros padres (2007, La conquista del honor en Hispanoamérica) de Clint Eastwood, que si bien obtuvieron críticas positivas no consiguieron dejar huella en la carrera de Jamie. Es más, el drama bélico de Eastwood fue un batacazo de taquilla que solo generó pérdidas al estudio.

Jamie Bell en King Kong (Universal Pictures)

Y mientras tanto su vida personal también sufría altibajos. Jamie conoció a Evan Rachel Wood (Westworld) en 2005 durante la filmación del videoclip de Green Day para Wake me up when september ends. Rompieron un año más tarde, reconciliándose cinco años después cuando contrajeron matrimonio en 2012 y tuvieron un hijo en 2013. Pero al año siguiente se separaban.

Durante aquellos altibajos llegó su primera película como protagonista. Fue con Jumper en 2008, la adaptación de la novela de ciencia ficción de Steven Gould. Pero ya sea porque fue una producción complicada que sufrió cambios de guion durante el mismísimo rodaje, o la falta de visión del director Doug Liman o que quizás no era su momento, terminó siendo un fracaso. Jumper logró salvarse de las pérdidas, pero las críticas fueron tan negativas que muchos recuerdan esta película como sinónimo del Jamie Bell adulto. Pero así llegaron cosas aun peores como Resistencia (2008, Desafío en Hispanoamérica) con Daniel Craig o La legión del águila (2011) con Channing Tatum.

A partir de 2011, volvió a apostar por proyectos que requerían que pusiera más en juego su talento y se desafiara aún más como artista. Y lo hizo con creces. Como el papel del reverendo que pretende casarse con Jane Eyre en la adaptacion del clásico de Charlotte Brontë, o jugando con la captura en movimiento de la mano de Steven Spielberg en Las aventuras de Tintin. Y así llegaron cosas mejores como la magnifica Snowpiercer (2013) de Joon-ho Bong, la rarísima Filth (2013) de Jon S. Baird y Nymphomaniac. Volumen 2 de Lars von Trier. ¿No lo recordabas? Sí, también estuvo en esta película con un personaje de lo más grotesco.

Jamie Bell y Annette Bening en Las estrellas de cine no mueren en Liverpool (Eon Productions) y Jamie en Skin (Maven Pictures)

Y su camino volvió a llenarse rosas al recordarnos su talento manteniendo el peso de compartir escenas con una leyenda como Annette Bening en Las estrellas de cine no mueren en Liverpool (2017) o al transformarse en un neonazi en Skin (2018).

Es cierto que entre medias volvió a cometer el error de caer en la tentación de los blockbusteres con la reciente -y terrible- versión de Los cuatro fantásticos (2015) pero al menos allí conoció al amor de su vida. Se comprometió con Kate Mara en enero de 2017, contrayendo matrimonio seis meses después. Y este mismo mes de mayo dieron la bienvenida a su primera hija juntos.

Desde el éxito en la temporada de premios de Las estrellas de cine no mueren en Liverpool en 2018, Jamie Bell comenzó a captar la atención de la industria de nuevo. Y su papel en Rocketman es ejemplo del largo camino de rosas y espinas que este intérprete tuvo para alcanzar la cima.

Y es que con el biopic musical de Elton John nos recuerda por qué fue una de las grandes promesas de comienzo de siglo. Su presencia ilumina la pantalla, así como lo hizo con Billy Elliot hace 19 años, captando nuestra atención incluso cuando comparte escenas con Taron Egerton. Jamie transmite la humildad y el cariño de Bernie en la vida de Elton, y lo hace de manera sublime colocándose entre los primeros favoritos de los críticos para la próxima temporada de premios en la categoría de actor de reparto. Es el mío, sin dudas.

Para seguir leyendo:

Las grandes diferencias entre Rocketman y Bohemian Rhapsody

¿Quién podría interpretar a Celine Dion en su biopic?

Taron Egerton canta con Elton John ante el estreno de Rocketman y ya olemos un éxito a lo Bohemian Rhapsody

Las 10 películas que podrían ser las candidatas al Oscar en 2020

Taron Egerton responde a las críticas por interpretar a Elton John siendo heterosexual

El director de Rocketman podría rodar el biopic de Madonna