El rejuvenecimiento de la madre de la reina Letizia a sus 67 años

Acaba de cumplir 67 años este lunes 15, pero Paloma Rocasolano se encuentra más joven que nunca. De hecho, si comparamos las imágenes de la madre de la reina Letizia de hace unos años, el cambio experimentado en el rostro de la enfermera jubilada es más que sorprendente. ¡Ni que fuera Benjamin Button, oiga! Pero, ¿cómo lo ha conseguido?

Paloma Rocasolano, el antes y el después (GTres).

Hace ya un lustro que la revista Sálvame analizó la transformación de Rocasolano después de sorprender con su aspecto en los Premios Príncipes de Asturias. Entonces, se habló de distintos retoques estéticos: inyecciones de Botox, de ácido hialurónico y hasta de liftings. En concreto, se apuntó a una blefaropliasta con la que se eliminó la piel sobrante de sus párpados.

Entonces, la misma publicación también añadió un aumento de pómulos y una remodelación de la punta de la nariz, aunque recalcó otros cambios físicos experimentados en el aspecto de la madre de Letizia. Por ejemplo, su dentadura ya luce perfecta gracias a los brackets que tuvo que llevar durante un año y medio.

La madre de Letizia, en una imagen de 2005 (Gtres).

También es verdad que Paloma ha actualizado su imagen: además de decantarse ahora por colores neutros y más favorecedores a la hora de vestir, la enfermera jubilada ha dejado atrás sus rizos por una melena más lisa. Todo esto hace que la madre de la reina se haya quitado varios años encima.

Paloma Rocasolano, más joven que nunca (GTRes).

Lo cierto es que Rocasolano está estupenda a su edad, haya tenido o no la ayuda de expertos estéticos. También el resultado es muy natural. ¿Te convence su rejuvenecimiento? ¿Y el de Letizia?