El raro pero grave síndrome que podrías provocar al darle (a tu hijo) una aspirina contra la gripe

Los errores más frecuentes (y fatales) que cometemos para combatir este virus

El ácido acetilsalicílico (Aspirina) ya no se recomienda para su uso rutinario en niños ya que puede causar daño cerebral y problemas hepáticos. (Foto: Getty)

Las previsiones meteorológicas indican que ésta será una de las semanas más frías del año, y la cultura popular ya indica, desde hace años, que estos días del año son los más gélidos. De hecho, estamos en lo que se ha venido a llamar la Semana de los Santos Barbudos, que arrancó el día 12 con San Victorián y acabará el día 20 con San Sebastián, y entre medias están San Antón y San Blas.

Por eso no vendría mal recordar los consejos de los profesionales sobre cómo protegernos del frío y cómo las bajas temperaturas pueden afectar nuestra salud.

Y la primera media es no recurrir ni a los antibióticos ni a la Aspirina (ácido acetilsalicílico) para contrarrestar sus efectos y tampoco se debe acudir a urgencias salvo indicación del médico de familia o pediatra.

La gripe se caracteriza por el comienzo repentino de los siguientes síntomas: fiebre, malestar general, dolor de cabeza, dolores musculares. También puede haber tos seca (sin expectoración),  dolor de garganta y en algún caso vómitos y diarrea. Dura alrededor de una semana, aunque la tos y el cansancio pueden prolongarse unas semanas más.

La gripe es una enfermedad benigna que no requiere más tratamiento que analgésicos y antitérmicos.

Desde el Colegio de Médicos de Madrid lanzan un mensaje de tranquilidad a la población, ya que los datos epidemiológicos indican que, hasta el momento, la incidencia de la gripe (en esta Comunidad) es menor que la de 2016. No obstante recuerdan los pasos a seguir en caso de contraer la enfermedad.

El tratamiento consiste en:

●        Reposo relativo.

●        Beber abundantes líquidos.

●        Evitar el consumo de alcohol y tabaco.

●        Tomar medicación que mejore los síntomas de la gripe (como medicamentos para bajar la fiebre, el dolor de cabeza…).

●        La gripe está causada por un virus, así que los antibióticos no mejoran los síntomas ni aceleran la curación.

●        No dar aspirina a niños ni adolescentes ya que podría provocar un síndrome raro pero grave que se denomina Síndrome de Reye.

El síndrome de Reye es una inflamación cerebral (encefalopatía) y hepática que se asocia a cuadros de fiebre por infecciones virales o varicela en niños a los que se les ha tratado con Aspirina o salicilatos.

La asociación entre cuadros de gripe, otros virus respiratorios, o la varicela con la toma de ácido acetilsalicílico (Aspirina) es muy frecuente en la aparición de este síndrome pero se desconoce el mecanismo exacto del proceso. Parece haber una predisposición genética. No siempre el cuadro se asocia a la toma de Aspirina pero la frecuencia es 30 veces superior en este caso.

Si no le baja la fiebre en 3 días, ve al pediatra. (Foto: Getty)

Suele aparecer, en niños de todas las edades (y adolescentes), una semana después de un cuadro infeccioso de vías altas, de gripe o de varicela. Puede aparecer con vómitos, alteraciones del comportamiento, con gran agitación y delirio, que evoluciona rápidamente a un cuadro de convulsiones y coma, que puede producir la muerte.

Las señales de que algo va mal:

  • Aparición una semana antes de un cuadro infeccioso de nariz o de garganta, de varicela o de gripe.
  • Rápida aparición de náuseas y vómitos continuados.
  • Cambios del comportamiento
  • Alteraciones visuales y auditivas
  • Alteraciones del habla
  • Adormecimiento y pérdida del conocimiento
  • Pérdida de fuerza muscular
  • Convulsiones y aparición de posturas extrañas, con los brazos muy extendidos y rectos, girados sobre el cuerpo, las piernas rectas y con los dedos del pie estirados sobre la planta del pie.

Por eso se debe evitar la utilización de ácido acetilsalicílico y otros salicilatos en el tratamiento de la fiebre o malestar de infecciones virales, gripe y varicela de niños y adolescentes (menores de 18 años). Como alternativas se deben utilizar Paracetamol o Ibuprofeno.

No obstante, no hay razón para alarmarse. Según los médicos, en la mayoría de los casos la gripe es una enfermedad benigna que no requiere más tratamiento que analgésicos y antitérmicos, no precisando acudir al médico.

Las complicaciones no son frecuentes, y en caso de ser necesario, hay que acudir al médico de familia y no a urgencias del Hospital.

Las complicaciones de la gripe no son frecuentes y se producen sobretodo en pacientes ancianos, o con enfermedades crónicas. También pueden aparecer en población más joven, aunque son menos frecuentes, salvo que estén inmunodeprimidos o con enfermedades graves.

Los síntomas que nos deben preocupar y que se deben consultar con el médico de familia o pediatra son principalmente:

  1. Duración de la fiebre más allá de unos 5 días (fiebre es la temperatura por encima de 38º),
  2. Aparición de dificultad para respirar por la boca (no por congestión nasal) y
  3. Tos con expectoración verdosa y aumento del malestar general.

En estos casos se debe acudir al centro de salud,  donde el médico que te atienda valorará si es necesario que acudas a urgencias hospitalarias o no. Los médicos insisten en que no se debe acudir a urgencias del hospital cuando los síntomas o molestias son las que describimos al principio (fiebre 3-5 días, malestar general, dolor de cabeza, dolores musculares…).

A pesar de que las complicaciones pueden ser importantes, no son tan frecuentes, y el tratamiento se basa fundamentalmente en la toma de analgésicos como el paracetamol.

En el caso de niños, la gripe y los catarros prolongados pueden degenerar en sinusitis, crisis de asma, otitis y neumonía. En estos supuestos se recomienda llevaral niño al pediatra si la fiebre persiste más de 3 días a pesar de la administración de antitérmicos, si hay dificultad respiratoria, tos persistente, vomitos frecuentes o rechaza el consumo de líquidos. También hay que esta atento antes una deshidratación,  una crisis cerebral febril o cualquier otra manifestación neurológica; y en cualquier caso que presente fiebre elevada.

También te puede interesar:

Por (no hacer) esto tu hijo se pone malo entre 6 y 8 veces cada invierno

¿Verdadero o falso? Destapamos los mitos sobre la gripe en niños