El pomelo puede afectar la acción de tus medicamentos, esto es lo que necesitas saber

·4 min de lectura
El pomelo puede afectar la acción de tus medicamentos, esto es lo que necesitas saber
El pomelo y el zumo de pomelo pueden interactuar con algunos medicamentos comunes. Estos son los detalles que necesitas conocer. (Foto: Getty Images)

Antes de comerte ese delicioso pomelo o beber un vaso de zumo de pomelo, deberías leer el prospecto de los medicamentos que estás consumiendo porque este cítrico tan popular no debe mezclarse con ciertos fármacos.

Mandy Leonard, especialista en farmacoterapia de la Clínica Cleveland, le explicó a Yahoo Vida y Estilo que los pomelos contienen ciertas sustancias químicas y compuestos naturales que pueden interactuar con diferentes medicamentos. “En el pomelo y el zumo de pomelo existen algunas sustancias que pueden afectar la manera en que el cuerpo metaboliza un medicamento”, apuntó Leonard. “Eso puede provocar fluctuaciones en el nivel de medicamento en el cuerpo”.

Entonces, ¿cómo afecta el pomelo la acción de los medicamentos?

Más de la mitad de los medicamentos se metabolizan en el intestino delgado por una enzima conocida como CYP3A4. Sin embargo, un solo vaso de zumo de pomelo puede bloquear esa enzima e interferir en el proceso que pone en marcha el organismo para descomponer un medicamento. “Como resultado, el nivel de medicamento permanece más alto durante más tiempo que sin pomelo”, le explicó a Yahoo Vida y Estilo Joy Peterson, farmacéutica clínica en Wellstar Health System. “El aumento de esos niveles puede hacer que los pacientes experimenten efectos secundarios”.

Por ejemplo, cuando el medicamento para la presión arterial felodipina se toma con zumo de pomelo en vez de agua, los niveles del fármaco en sangre pueden más que duplicarse y causar dolor de cabeza, latidos cardíacos irregulares, hinchazón y retención de líquidos. “En algunos casos, cuando se acumula demasiado medicamento en el cuerpo, puede provocar daño hepático e insuficiencia renal a largo plazo”, le explicó la dietista colegiada Keri Gans a Yahoo Vida y Estilo.

El zumo de pomelo no interactúa únicamente con los medicamentos para la presión arterial, también afecta la acción de otros fármacos comunes, como los anticoagulantes, que ayudan a prevenir la formación de coágulos sanguíneos, los inmunosupresores para evitar el rechazo del trasplante de órganos y ciertos fármacos para la ansiedad. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el pomelo no afecta la acción de todos los medicamentos de esas categorías, sino tan solo a algunos. Por eso es importante que le preguntes a tu médico o farmacéutico si alguno de los medicamentos que consumes interactúan con el pomelo.

El pomelo también puede tener el efecto contrario sobre ciertos antihistamínicos, como Allegra. El cuerpo absorbe los medicamentos para la alergia a nivel celular mediante unas proteínas conocidas como transportadores. Pero el zumo de pomelo bloquea esos transportadores, de manera que reduce la cantidad de medicamento que entra en el cuerpo y disminuye su eficacia.

¿Qué cantidad de pomelo se considera segura?

La respuesta es compleja porque la intensidad de la interacción de este cítrico con los medicamentos varía de una persona a otra y depende del fármaco. “Hay informes de casos de personas que tienen problemas con cantidades muy pequeñas, como una pieza de pomelo o un vaso de zumo de pomelo al día”, apuntó Peterson.

No obstante, también afirmó que “la mayoría de las personas no tendrán problemas a menos que coman grandes cantidades de pomelo, beban más de un litro diario de zumo de pomelo o consuman esta fruta frecuentemente. Los síntomas observados debido a la interacción con los medicamentos varían porque no los provoca el pomelo sino la medicación”.

Lo ideal es espaciar el consumo de pomelo y comprender que consumir esta fruta con los medicamentos no es la mejor solución. De hecho, las interacciones negativas entre los cítricos y los medicamentos pueden durar hasta siete días después de haber consumido el pomelo.

¿Cómo protegerte?

La manera más sencilla de protegerte consiste en leer la etiqueta del medicamento. Ahora muchas etiquetas indican si debes evitar los zumos de frutas. Además, como el pomelo es una mezcla híbrida de naranja dulce y pomelo asiático, es probable que también debas evitar el consumo de otros cítricos. “Según la FDA, la naranja amarga y el tangelo pueden interactuar igual que el pomelo con ciertos medicamentos”, alertó Gans.

También es una buena idea leer el prospecto de los medicamentos que te recetan. “La mejor manera de controlar la interacción del pomelo con un medicamento consiste en buscar los efectos secundarios del fármaco”, dijo Peterson. “Deben aparecer en el prospecto y es probable que el farmacéutico también pueda explicártelos”.

Si no tienes claro cómo el consumo de pomelo podría interactuar con tus medicamentos, Leonard dijo que lo mejor es preguntarle a tu médico o farmacéutico de confianza. “Muchas interacciones entre alimentos y medicamentos y posibles efectos secundarios se pueden evitar siguiendo las indicaciones del médico, farmacéutico o dietista”, afirmó Leonard. “Reducir las interacciones entre los alimentos y los medicamentos te asegurará que los fármacos funcionen correctamente”.

Y si eres una de esas personas a quienes les encanta el pomelo, no todo está perdido. Gans sugirió explorar algunas alternativas: “Los nutrientes que se encuentran en el pomelo, como la vitamina A, C y potasio, se pueden encontrar fácilmente en otras frutas, como el melón, el mango, la papaya, las frutas del bosque y los albaricoques”.

Heather L. Whitley

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente