El pez que todos quieren comer (y el más caro)

Mónica De Haro

¿Pagarías más de ocho mil dolares por este pez ‘místico’ al que se le atribuyen propiedades afrodisíacas, medicinales y regenerativas?

El frenesí por este manjar, conocido como “cocaína de mar”, es descomunal. No es su carne lo valioso sino su “buche” o lo que es lo mismo su vejiga natatoria un órgano al que en la cultura china le atribuyen una serie de beneficios que van desde la longevidad hasta la potencia sexual. (Foto: Getty)
El frenesí por este manjar, conocido como “cocaína de mar”, es descomunal. No es su carne lo valioso sino su “buche” o lo que es lo mismo su vejiga natatoria un órgano al que en la cultura china le atribuyen una serie de beneficios que van desde la longevidad hasta la potencia sexual. (Foto: Getty)

Hasta ahora el marisco lideraba el ranking de alimentos afrodisíacos pero le ha salido un duro competidor: el Totoaba, también conocido por los nombres de corvina blanca o cabicucho. Un pez carnívoro que habita el Alto Golfo de California en México. Puede alcanzar una longitud de hasta dos metros, un peso de 100 kilogramos y vivir más de 20 años. Su maduración sexual y, por consiguiente, reproducción puede tardar entre 5 y 7 años.

Su vejiga natatoria se está vendiendo a 60.000 €/kilo porque muchos aseguran que este órgano aumenta la potencia sexual de quien lo ingiere. Y no sólo eso, también podría disminuir el colesterol, rejuvenecer la piel y prolongar la vida de las personas.

<span>Las vejigas natatorias de la totoaba son apreciadas en la medicina tradicional china y pueden alcanzar hasta 20.000 dólares en el mercado negro</span>. (Foto: AFP /Omar TORRES)
Las vejigas natatorias de la totoaba son apreciadas en la medicina tradicional china y pueden alcanzar hasta 20.000 dólares en el mercado negro. (Foto: AFP /Omar TORRES)

Sus cualidades curativas lo han convertido en un producto más cotizado que la cocaína, por lo que su ‘pesca’ y comercialización está controlada por el crimen organizado que controlan su pesca y exportación. Los furtivos le dan caza sin descanso, provocando auténticas batallas campales.

Pero lo peor de todo es que está causando un cataclismo marino, porque no sólo es esta especie la que están en vías de extinción, sino que su desaparición tiene otro efecto colateral, su pesca está perjudicando a delfines (espacialmente a la “vaquita marina”), tortugas o rayas, entre muchos otros al destrozar el ecosistema en el que viven.

Los traficantes van armados y destripan a las Totoabas capturadas en lancha, tiran los cadáveres al mar y esconden las vejigas en sus botas o en compartimentos secretos. Después, son enviadas a ciudades fronterizas con Estados Unidos, para disecarlas y luego las envian a China y Hong Kong.

Vejigas deshidratadas de Totoaba en una tienda de Medicina Natural en Guangzhou, capital de la provincia de Guangdoing, sur de China. Su precio oscila entre los 500 dólares y los 2.500 dólares por kilogramo. (Foto:<span class="asset-item-link"><span class="asset-item-author">AFP</span></span>)
Vejigas deshidratadas de Totoaba en una tienda de Medicina Natural en Guangzhou, capital de la provincia de Guangdoing, sur de China. Su precio oscila entre los 500 dólares y los 2.500 dólares por kilogramo. (Foto:AFP)

Una vez en el punto de destino, se ofrecen sin ningún tipo de pudor. Sobre una mesa de madera tradicional se disponen vejigas de Totoaba deshidratadas: una de baja calidad cuesta 20.000 yuans (3.160 dólares) y por la mejor piden hasta 130.000 yuans (20.500 dólares). Según los expertos, las vejigas saben mejor cuando son añejas, incluso de una década. Si compras uno pueden darte hasta un estuche forrado de seda dorada y un listón, ¡para exhibirlo en casa!

Este tipo de sopas se sirven en ocasiones especiales como nacimientos, banquetes, matrimonios o fiestas de fin de año. (Foto: Getty)
Este tipo de sopas se sirven en ocasiones especiales como nacimientos, banquetes, matrimonios o fiestas de fin de año. (Foto: Getty)

Al ser tan codiciado, este singular pez representa un símbolo de riqueza y poder entre los chinos de clase alta que suelen tomarlo preparado en una sopa conocida como ‘Seen Kow’ (en cantoné). Un plato exótico, condimentado con vinagre y pimienta, de aspecto gelatinoso debido al colágeno y otras sustancias presentes en el Totoaba. Existen muchas variedades y se le suele añadir salsa de ostras, setas chinas, caldo de ave, yema de bambú, soja, jengibre, ajinomoto y un poco de harina de maíz.

Los asiáticos están convencidos de que su consumo regular mejora la circulación de la sangre, purifica la piel y que tiene propiedades afrodisíacas. Además, se cree que alivian la artritis o el malestar del embarazo y los que la prueban aseguran que “su sabor es delicioso”, muy similar al de la sopa de aleta de tiburón que toma con carne de cangrejo y huevo, y se vende en los restaurantes de comida china en Mexicali.

¿Lo probarías? ¿Pagarías ese precio por este manjar chino?

También te puede interesar:

El placer (gastronómico) con el que sorprenderás a tu pareja

La fórmula perfecta para reactivar tu apetito sexual (a pesar del calor)

‘Kisspeptina’, el último afrodisíaco (natural) para que tu chico muera de deseo