El partidazo de Ceballos: ¿lo has visto, Zidane?

Dani Ceballos en el partido ante Rumanía. (Sebastian Widmann/UEFA/Getty Images)

El maravilloso pase al hueco de Dani Ceballos que acabó en el segundo gol de España lo sentí como cuando te clavan un pequeño puñal. Después de la nefasta pretemporada del Real Madrid y el dubitativo inicio de la Liga, solo faltaba ver el talentazo del que se ha desprendido el equipo blanco para rematar una sensación de que las cosas no se han hecho bien este verano.

No fue el pase un hecho aislado, sino que vimos a un gran Ceballos, convertido en uno de los líderes de la selección española. Si en verano fue el abanderado de la sub-21 para llevar a la Rojita a la victoria, el siguiente paso está ya en marcha, y es verle convertido en un indiscutible con la absoluta.

Pero bueno, pasado el medio enfado tras pensar todo lo que podría haber aportado Ceballos a este Real Madrid sin alma y con un centro del campo cogido con hilos, es mejor pensar con la cabeza fría. Su cesión esta temporada era lo mejor que se podía hacer, porque la otra opción era que se quedara en la plantilla merengue y jugara, muy probablemente, entre poco y muy poco con Zidane.

Por algún motivo, Dani no casó bien con Zizou, y es por ello que solo un golpe encima de la mesa, una temporada brutal fuera del Real Madrid, podrá convencer al galo (si es que sigue la temporada que viene, claro...) de que Ceballos es un talentazo y un jugador imprescindible para el futuro del club blanco.

Ya decíamos hace un par de meses que el Madrid no se podía permitir el lujo de perder al sevillano, y por suerte así ha sucedido. Si sigue a ese nivel, volverá, y lo hará con galones. Da rabia ver que su talento no estará este año vestido de blanco, pero tampoco tengo dudas de que se ha hecho lo que se tenía que hacer. Dani, te esperamos para la temporada que viene, en la que te espera no ya un puesto en el equipo, sino un puesto en el 11 titular.

También te puede interesar:

Peligro para el Madrid con Ceballos: no debe perderlo definitivamente

Un Madrid sin plan seis meses después de la llegada de Zidane

Esto es lo que hay: la vieja guardia, un año más