El pacto antidesahucios: de una guerra a un acuerdo

Javier Portillo
·Redactor de Política de 'El HuffPost'
·2 min de lectura
De izquierda a derecha, el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, la ministra de Igualdad, Irene Montero y el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, el pasado 12 de octubre. (Photo: EFE)
De izquierda a derecha, el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, la ministra de Igualdad, Irene Montero y el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, el pasado 12 de octubre. (Photo: EFE)

El acuerdo que anunció este jueves el Gobierno para frenar los desahucios de familias vulnerables mientras dure el estado de alarma esconde una guerra intestina. Una negociación difícil entre los socios de la coalición, según las fuentes consultadas.

El pacto es fruto de un tira y afloja que comenzó en septiembre y que tuvo un punto de inflexión: la enmienda que Podemos presentó junto a ERC y Bildu a sus propios presupuestos. Porque hasta ese momento, los morados pensaban que no iba a haber trato.

Aquel fue un golpe de efecto de Pablo Iglesias que provocó malestar en el lado socialista del Gobierno y que no solo sirvió para retomar unas negociaciones estancadas desde finales de septiembre, sino que permitió al jefe morado presentarse con dos partidos clave en la mayoría que ha dado luz verde a las cuentas del Estado para 2021. Y, de paso, alejar a Cs de cualquier acuerdo.

Iglesias no esconde que aspira a una década de ejecutivos progresistas que pivoten sobre esa mayoría. Tampoco que, en el camino, tiene que pelear casi cada medida como si le fuera la vida en ello porque PSOE y Podemos tienen intereses diferentes a pesar de compartir Gobierno. Y el caso de los desahucios es un ejemplo.

El lado socialista ha mostrado una sensibilidad con el tema de los desahucios tremenda Fuentes del Ministerio de Transportes.

Todo arrancó a mediados de septiembre. Con la pandemia desbocada tras el verano y a las puertas del otoño, la secretaria de Estado de Agenda 2030, Ione Belarra, de Podemos, acudió a los equipos de María Jesús Montero, Nadia Calviño, José Luis Ábalos y Teresa Ribera para recordarles que pronto llegaría a su fin la prohibición de desahuciar a los afectados económicamente por la crisis de la covid.

Belarra entendía que, como ya hizo el Gobierno en primavera, negociar un nuevo decreto para el mismo fin sería un mero trámite. Pero se sorprendió, porque encontró ciertas resistencias qu...

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.